Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Factor IX (factor antihemofílico B)

¿Tiene esta prueba otros nombres?

Hemofilia B, enfermedad de Navidad, hemofilia del factor IX, FIX, prueba de deficiencia del factor IX.

¿Qué es esta prueba?

Cuando las personas con hemofilia se cortan o tienen una herida, es difícil detener el sangrado ya que su sangre no tiene las sustancias de coagulación normales. Esto es peligroso especialmente cuando alguna persona tiene una herida grave. La hemofilia también puede causar dolor y sangrado dentro de los músculos o las articulaciones.

La prueba del factor IX forma parte de una prueba de detección más amplia que determina el tipo de hemofilia que usted tiene. Si usted no tiene la sustancia de coagulación denominada factor IX, tiene un trastorno de sangrado poco frecuente que se encuentra, en su mayor parte, en los hombres. Este trastorno se denomina hemofilia B. Solo ocurre en 1 de cada 20,000 a 34,500 hombres en el mundo.

Las mujeres son portadoras del gen que causa esta enfermedad, pero es posible que no tengan problemas de sangrado, excepto cuando menstrúan. Una mujer tiene el 50% de probabilidades de transmitir a sus hijos el gen que causa el trastorno. 

¿Por qué debo realizarme esta prueba?

La hemofilia en una enfermedad hereditaria, y se realizan pruebas para confirmar si usted la tiene. Es posible que un proveedor de atención médica le pida esta prueba si su familia tiene antecedentes de problemas de sangrado. Si está embarazada y tiene antecedentes familiares considerables, es especialmente importante que se realice una prueba antes del nacimiento de su bebé.

Esta prueba puede realizarse a un recién nacido y, nuevamente, cuando el bebé tiene 6 meses de vida. Los niños mayores son evaluados, a menudo, si tienen una gran cantidad de moretones inusuales o con relieve.

Si usted es un adulto con antecedentes de problemas de sangrado inusual, es posible que su médico le pida esta prueba para ver si tiene hemofilia. Es posible que las personas con formas más leves de hemofilia no tengan problemas hasta que sean mayores.

Si le preocupa la posibilidad de tener hemofilia, pero no tiene problemas de sangrado, es posible que su médico le pida una prueba genética. Una prueba genética puede encontrar el gen que causa la hemofilia en la mayoría de las personas.

Aunque la hemofilia no tiene cura, puede tratarse una vez que un médico sepa qué forma de la enfermedad presenta.

¿Qué otras pruebas podría hacerme junto con esta prueba? 

También es posible que el médico le pida las siguientes pruebas para obtener más información sobre sus problemas de sangrado:

  • Prueba de tiempo de tromboplastina parcial activada (APTT, por sus siglas en inglés). Esta prueba identifica los problemas de coagulación del factor IX, además de otras sustancias de coagulación.

  • Prueba de tiempo de protrombina (PT, por sus siglas en inglés). Esta prueba también identifica los problemas de coagulación del factor IX, además de otras sustancias de coagulación.

  • Hemograma completo (CBC, por sus siglas en inglés). Esta prueba mide la cantidad, el tamaño y la calidad de las células sanguíneas.

  • Prueba de fibrinógeno. Esta prueba determina el nivel de fibrinógeno, una proteína que ayuda a que la sangre se coagule.

  • Pruebas de factores de coagulación. Estas pruebas determinan si usted tiene un trastorno de sangrado y qué tan grave es. Una persona sin un trastorno de sangrado tiene una coagulación saludable en un 50% a un 100% de sus células sanguíneas. Si tiene menos del 50%, es posible que tenga hemofilia.

  • Prueba de heces y análisis de orina. Es posible que estas pruebas se realicen para detectar la presencia de sangre en sus heces y en su orina. 

¿Qué significan los resultados de mi prueba?

El resultado de una prueba de laboratorio puede verse afectado por muchos aspectos, incluido el método que usa el laboratorio para realizar la prueba. Aunque los resultados de sus pruebas sean diferentes del valor normal, es posible que usted no tenga ningún problema. Para saber qué significan sus resultados, hable con su proveedor de atención médica.

Esta prueba le indicará si tiene una forma de trastorno de sangrado poco frecuente conocida como hemofilia B. Hable con su médico sobre la necesidad de realizarse una prueba para detectar otros tipos de hemofilia. 

¿Cómo se realiza esta prueba?

Para esta prueba, se requiere una muestra de sangre, que se extrae a través de una aguja que se coloca en una vena de su brazo.

¿Implica esta prueba algún riesgo?

Dar una muestra de sangre implica pequeños riesgos, como sangrado, infección, moretones y mareo. Cuando pinchen su brazo con la aguja, es posible que sienta una leve sensación de dolor o escozor. Después, el sitio puede estar dolorido.

¿Qué aspectos podrían afectar los resultados de mi prueba?

Esta prueba de detección tendrá un resultado positivo solo si usted tiene el trastorno. Es posible que sea necesario volver a realizar esta prueba a los bebés cuando sean más grandes si, al nacer, no tienen suficiente cantidad de la sustancia de coagulación denominada factor IX.

¿Cómo me preparo para esta prueba?

Usted no necesita prepararse para esta prueba.

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.