Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Pruebas de audición para lactantes y niños

Ningún niño es demasiado pequeño para que le hagan una prueba de audición. De hecho, es posible hacer algunas pruebas de audición a los recién nacidos. Estas pruebas son importantes porque ayudan a identificar problemas de audición temprano. Cuanto más temprano se detecte un problema de audición, se podrá comenzar con mayor rapidez a tratar la pérdida de audición. Esto permite lograr el mejor resultado posible para el niño. Si usted tiene alguna inquietud sobre la audición de su hijo, no deje de mencionarla al proveedor de atención médica de su hijo, quien le enviará a un audiólogo (profesional de la salud que se especializa en problemas de audición). El audiólogo le hará una o más pruebas de audición a su hijo. A continuación se describen algunas pruebas de audición comunes que se hacen a lactantes y niños.  Niño con audífonos puestos.

Audiometría de respuesta auditiva del tronco del encéfalo (ABR, por sus siglas en inglés)

También llamada respuesta auditiva evocada del tronco del encéfalo (BAER, por sus siglas en inglés) o potenciales auditivos evocados del tronco del encéfalo (BAEP, por sus siglas en inglés).

  • ¿Qué mide la prueba?

    • Registra qué tan bien se desplazan hasta el cerebro las señales de sonido a lo largo del nervio auditivo. Ayuda a predecir la capacidad del niño para escuchar.

  • ¿Cómo se hace la prueba?

    • El niño puede estar durmiendo o sedado.

    • Se colocan electrodos sobre almohadillas adhesivas en o detrás de los oídos del niño y en la cabeza. Los electrodos miden las respuestas del cerebro a diferentes sonidos. Estos sonidos se transmiten a través de audífonos o auriculares colocados en el interior o encima de los oídos del niño.

    • La prueba dura de 30-60 minutos.

Emisiones otoacústicas (OAE, por sus siglas en inglés)

  • ¿Qué mide la prueba?

    • Examina el funcionamiento del oído interno. Se envía un sonido al conducto auditivo y se mide la respuesta del oído interno. La prueba ayuda a determinar si existe un problema y si es necesario hacer otras pruebas.

  • ¿Cómo se hace la prueba?

    • El niño debe estar dormido o sentado y tranquilo.

    • Se envía un sonido al conducto auditivo a través de una sonda (instrumento médico pequeño y delgado con una punta de caucho) que envía y registra el sonido. Se mide la respuesta del oído al sonido.

    • La prueba verifica si funciona el oído del niño.

    • La prueba dura unos minutos.

Audiometría de impedancia-admitancia acústica

Hay dos tipos de pruebas de impedancia-admitancia acústica: timpanometría y prueba de reflejo acústico.

  • ¿Qué miden las pruebas?

    • Examinan cómo responde el oído medio al sonido o a la presión. Las pruebas ayudan a identificar problemas en el oído medio que pueden causar problemas de audición.

  • ¿Cómo se hacen las pruebas?

    • Se coloca una sonda en el conducto auditivo.

    • En la timpanometría, el instrumento suavemente introduce y saca aire del conducto auditivo. Los cambios en la presión del aire mueven el tímpano. Se mide el movimiento del tímpano.

    • Para la prueba de reflejo acústico, se envía un sonido al conducto auditivo. Se mide la reacción al sonido de los músculos del oído medio.

    • La prueba dura unos minutos.

Audiometría de observación conductual

  • ¿Qué mide la prueba?

    • Examina la respuesta a los sonidos. Ayuda al audiólogo a descartar una pérdida de audición mayor. La prueba se puede realizar en niños desde el nacimiento hasta los 4 meses.

  • ¿Cómo se hace la prueba?

    • Se emite un sonido hablando o con un objeto especial. El audiólogo evalúa la respuesta del niño al sonido. Esto puede incluir voltear la cabeza, quedarse en silencio, sobresaltarse o abrir mucho los ojos.

Audiometría por refuerzo visual

  • ¿Qué mide la prueba?

    • Examina la respuesta a los sonidos. Determina el sonido más suave que su hijo puede escuchar. La prueba se puede realizar en niños que tienen entre 6 meses y 3 años de edad.

  • ¿Cómo se hace la prueba?

    • Se presenta un sonido al niño. Cuando lo oye, se le dice al niño que se vuelva hacia el origen del sonido. Luego se ilumina un juguete o pantalla de video. Se evalúan los movimientos de la cabeza y ojos del niño.

Audiometría de juego condicionado

  • ¿Qué mide la prueba?

    • Examina la respuesta a los sonidos. Determina el sonido más suave que el niño puede escuchar. La prueba se puede realizar en niños que tienen entre 2-4 años de edad y que son capaces de seguir instrucciones.

  • ¿Cómo se hace la prueba?

    • El niño realiza una acción, como arrojar una pelota en un balde, cada vez que escucha un sonido. Se evalúa la respuesta del niño a los sonidos.

Audiometría convencional

  • ¿Qué mide la prueba?

    • Se realiza para determinar si hay problemas de audición. La prueba se puede realizar en niños que tienen 4 años de edad o más.

  • ¿Cómo se hace la prueba?

    • El niño utiliza auriculares y escucha diferentes sonidos. Levanta la mano cada vez que escucha un sonido.

 

Consejos sobre cómo preparar a su hijo para las pruebas de audición

Ayude a su hijo a prepararse para la prueba de audición siguiendo estos consejos:

  • Si usted tiene audífonos o auriculares, permita que su hijo se los coloque para escuchar música tranquila, a fin de que se acostumbre a usarlos.

  • Tranquilice a su hijo asegurándole que las pruebas de audición no causan dolor y que no se le aplicarán inyecciones.

  • Dígale a su hijo que participará en juegos durante la prueba.

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.