Si su hijo necesita una operación: La anestesia - Fairview Health Services
 
Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Si su hijo necesita una operación: La anestesia

A su hijo lo van a operar. Durante la operación a su hijo le pondrán anestesia, un medicamento que lo relajará y/o dormirá e impedirá que sienta algún dolor. Más abajo encontrará más información sobre los distintos tipos de anestesia. La anestesia la administra un médico especializado llamado anestesiólogo, que quizás cuente con la asistencia de un enfermero anestesista. Estos profesionales forman parte del equipo quirúrgico de su hijo.

Tipos de anestesia

Su hijo podría recibir cualquiera de los siguientes tipos de anestesia durante la operación.Madre e hija con un profesional de la salud.

  • Anestesia general: es el tipo de anestesia que se utiliza más comúnmente. Puede administrarse en forma de gas que se inhala a través de una mascarilla, o en forma líquida a través de una sonda intravenosa (IV). A veces se usan los dos métodos. La anestesia general hacer dormir a su hijo e impide que sienta algún dolor durante la operación.

  • Anestesia regional: puede usarse para ciertos procedimientos quirúrgicos. Se duerme una parte del cuerpo inyectando anestesia cerca de la columna vertebral o los nervios del cuello, los brazos o las piernas. Su hijo podría permanecer despierto o dormir un sueño ligero.

  • Vigilancia anestésica monitorizada (llamada también “sedación monitorizada”): suele emplearse en operaciones cortas y en las que no se requiere penetrar en regiones profundas del cuerpo. Podrían administrarse sedantes (medicamentos que ayudan a su hijo a relajarse) por medio de una sonda IV; también puede utilizarse un anestésico local (medicamento que adormece la zona). Aunque su hijo podría permanecer despierto o dormir un sueño ligero, probablemente no recordará nada sobre la operación.

Antes de la operación

  • Siga todas las instrucciones sobre alimentos, bebidas y medicamentos que le dé el proveedor de atención médica de su hijo. Esto suele significar que su hijo no puede comer ni beber absolutamente nada durante un determinado número de horas antes de la operación.

  • El día de la operación, usted y su hijo se reunirán con un anestesiólogo que les explicará el tipo de anestesia que le pondrán al niño durante la operación. Quizás usted tenga que firmar un formulario de consentimiento para permitir que su hijo reciba la anestesia.

 

Informe al anestesiólogo

Para proteger la seguridad de su hijo, informe al anestesiólogo si el niño:

  • Comió o bebió algo antes de la operación.

  • Tiene alguna alergia.

  • Está tomando medicamentos.

  • Ha tenido alguna enfermedad recientemente.

Durante la operación

  • La anestesia podría iniciarse en una sala de inducción o en el quirófano.

  • Quizás le permitan quedarse con su hijo hasta que se duerma; consulte sobre esto con el anestesiólogo del niño.

  • Durante la operación, el anestesiólogo y/o el enfermero anestesista controlan la cantidad de anestesia que su hijo recibe. Unos equipos especiales vigilan la frecuencia cardíaca, la presión arterial y los niveles de oxígeno sanguíneo de su hijo.

  • La anestesia se deja de administrar una vez concluida la operación; posteriormente su hijo se despertará.

Después de la operación

  • Su hijo será trasladado a una unidad de cuidados postanestésicos (PACU por sus siglas en inglés) o a una sala de recuperación.

  • Quizás le permitan acompañar a su hijo en la PACU o en la sala de recuperación. Cada niño reacciona de forma diferente a la anestesia; es posible que su hijo se despierte desorientado, angustiado o incluso llorando. Estas reacciones son normales y suelen pasar rápidamente.

  • Cuando esté listo, a su hijo le darán líquidos claros después de la operación; gradualmente irá recibiendo alimentos sólidos y volverá a una dieta normal.

  • El cirujano le dirá si su hijo necesita permanecer hospitalizado por más tiempo después de la operación; si se requiere que el niño pase la noche en el hospital, generalmente se lo informarán de antemano.

  • Siga todas las instrucciones de alta y cuidados en el hogar una vez que su hijo salga del hospital.

Llame al médico si su hijo tiene cualquiera de estos síntomas:

  • Náusea o vómito

  • Dolor de garganta que no desaparece

  • Fiebre de 100.4°F o más alta

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.