Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Si su hijo está comiendo menos de lo habitual

Aunque quizás le preocupe el hecho de que su hijo está comiendo menos de lo que comía habitualmente, se trata de una etapa normal del desarrollo de un niño en crecimiento. Esta hoja le ayudará a entender los cambios normales en los hábitos alimenticios de su hijo.

La alimentación y el crecimiento normales

Bebé regordete de seis meses. Bebé regordete de 12 a 18 meses. Niño pequeño delgado de tres años de edad. La flecha muestra cómo el bebé crece hasta convertirse en un niño pequeño delgado.

La velocidad a la que los niños aumentan de peso disminuye entre los 18 meses y los 3 años de edad. Esto significa que es perfectamente normal que su bebé regordete pierda peso al crecer y se convierta en un niño delgado. Siempre y cuando el niño esté aumentando de peso a una velocidad normal con el tiempo, no tiene por qué preocuparse. Es probable que el proveedor de atención médica de su hijo registre periódicamente la estatura y el peso de su hijo; de esta forma se revelará si el crecimiento general de su hijo es normal.

Si su hijo comienza a comer menos de lo habitual

Algunas señales normales de que los hábitos alimenticios de su hijo están cambiando son:

  • Se niega a comer cuando le dan alimentos

  • Se niega a comer alimentos que antes le gustaban

  • Come cantidades más pequeñas en cada comida

  • Come menos variedades de alimentos

  • Come porciones pequeñas a menudo en lugar de pocas comidas grandes

  • Come mucho un día y poco el día siguiente

  • Tiene sólo una comida completa al día

Lo que usted puede hacer

A la hora de las comidas, los padres y los hijos desempeñan distintos papeles. Aprenda el papel que le corresponde a usted y luego deje que su hijo ponga de su parte.

Usted es responsable de:

  • Hacer la compra. Compre muchos tipos de alimentos sanos, incluyendo frutas y verduras.

  • Preparar las comidas. Cocine comidas sanas en su casa.

  • Servir las comidas. Ofrezca distintos tipos de alimentos nutritivos a su hijo en cada comida.

  • Fomentar buenos hábitos dando el ejemplo. Enseñe a su hijo lo que le gustaría que comiera alimentándose bien también usted.

Su hijo es responsable de:

  • Decidir lo que va a comer. Deje que su hijo escoja entre por lo menos 2 ó 3 tipos de alimentos sanos en cada comida.

  • Decirle cuándo está lleno. Tal vez su hijo quiera comer mucho en ciertas comidas y no tanto en otras. Esto es normal. La nutrición se equilibra con el tiempo.

  • Probar una pequeña cantidad de nuevos alimentos. No pretenda que su hijo se coma una gran cantidad de un nuevo alimento al principio, pero sí pídale que lo pruebe. Tarde o temprano su hijo podría comenzar a escoger este alimento por su propia cuenta.

Consejos para la hora de las comidas

Aquí tiene unos consejos que le ayudarán a hacer frente a estos cambios:

  • No peleen a causa de los alimentos. Ofrezca a su hijo varias opciones y deje que el niño escoja los alimentos que quiera comer.

  • Ofrezca buenas opciones alimenticias. Tenga alimentos sanos en la casa en todo momento.

  • Asegúrese de sentarse a la mesa con sus hijos a la hora de las comidas.

  • No deje que su hijo se tome un vaso de leche u otras bebidas en lugar de comer. Para cualquier niño mayor de 1 año de edad, la leche es una bebida y no un sustituto de una comida.

  • No deje que su hijo ande de un lado a otro mientras come; tenga un sitio reservado para las comidas en familia.

  • Deje que su hijo coma sólo cuando tiene hambre.

  • No pretenda que su hijo coma una cierta cantidad fija de alimentos todos los días. Observe los hábitos alimenticios de su hijo a lo largo de varias semanas, no de un día para otro.

  • No suponga que es necesario agregar vitaminas a la dieta de su hijo. Si le preocupa el consumo de vitaminas de su hijo, pregunte al proveedor de atención médica si el niño debe tomar un multivitamínico diario.

  • Tenga paciencia; aunque quizás las cosas no siempre marchen sobre ruedas tal como a usted le gustaría, su hijo no tardará en superar esta fase.

Llame de inmediato al proveedor de atención médica de su hijo si el niño:

  • No ha aumentado de peso en 3 meses

  • Ingiere objetos no comestibles como papel, tierra o tiza (esta afección se llama malacia)

  • Suele estar cansado o pálido

  • Tiene heces flojas o diarrea durante más de 2 semanas

  • Tiene hábitos alimenticios anormales (por ejemplo, si come sólo un tipo de alimento en cada comida)

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.