Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Si su hijo tiene migrañas

Las migrañas son un tipo de cefalea (dolor de cabeza) muy intenso. Aunque las cefaleas migrañosas pueden ser muy dolorosas, hay cosas que usted puede hacer para ayudar a su hijo a sentirse mejor y a prevenir las migrañas.Mujer poniendo una compresa en la frente de un niño.

Las cuatro fases de las migrañas

Las migrañas suelen evolucionar en cuatro fases. Su hijo podría o no experimentar las cuatro fases, que quizás no sean las mismas cada vez que tiene una migraña. Las cuatro fases básicas de las migrañas son:

  • Pródromo. En esta etapa inicial, quizás su hijo se sienta cansado, inquieto o malhumorado. Tal vez pasen horas o días antes de que le comience a doler la cabeza.

  • Aura. Hasta una hora antes de que aparezca el dolor de cabeza, su hijo podría experimentar un aura (olores, visiones o sonidos extraños) que quizás esté acompañada de luces centelleantes, puntos ciegos, otros problemas de la visión, confusión o dificultades para hablar.

  • Cefalea migrañosa. El niño tiene dolor en uno o ambos lados de la cabeza, y quizás sienta náuseas o tenga una alta sensibilidad a la luz, los sonidos y los olores; también podría vomitar y/o tener diarrea. Esta fase puede durar de 4-72 horas.

  • Postcefalea o recuperación. Durante aproximadamente un día después de la desaparición del dolor de cabeza, su hijo se podría sentir cansado, adolorido y agotado.

¿Cuáles son las causas de las migrañas?

No está claro por qué ocurren las migrañas. Si algún miembro de la familia tiene migrañas, es más probable que su hijo también las tenga. Muchas personas encuentran que sus migrañas empiezan a causa de un “desencadenante”. Algunos desencadenantes comunes de las migrañas son:

  • Sustancias químicas que están presentes en ciertas comidas y bebidas, tales como los quesos añejos, las carnes frías para sándwich, el chocolate, el café, los refrescos de soda y las salchichas o hot dogs

  • Sustancias químicas transportadas por el aire, tales como el humo del tabaco, los perfumes, los pegamentos, las pinturas o los productos de limpieza

  • La deshidratación (insuficiencia de líquido en el cuerpo)

  • La falta de sueño

  • Los cambios hormonales que se producen en el cuerpo durante la pubertad

  • Ciertos factores ambientales, tales como las luces intensas o destellantes, el sol caliente o los cambios en la presión atmosférica

¿Cuáles son los síntomas de las migrañas?

Es posible que su hijo tenga algunos o todos los síntomas siguientes:

  • Dolor, en muchos casos intenso, que aparece en una zona específica de la cabeza (como por ejemplo, detrás de un ojo)

  • Aura (olores, visiones o sonidos extraños)

  • Náuseas y/o vómito, o diarrea

  • Sensibilidad a la luz o el sonido

¿Cómo se diagnostican las migrañas?

Para diagnosticar las migrañas, el proveedor de atención médica hará lo siguiente:

  • Le preguntará sobre los síntomas de su hijo y otros posibles trastornos de salud que pueda tener. También podrían preguntarle si algún miembro de la familia tiene antecedentes de migrañas.

  • Examinará a su hijo.

  • Les pedirá a usted y a su hijo que lleven un “diario de los dolores de cabeza” por un breve período. Aquí tendrán que anotar la hora del día a la que a su hijo le dan los dolores de cabeza, el lugar donde siente el dolor, la frecuencia con que le ocurren las cefaleas y la intensidad de los dolores. También podrían pedirles que anoten las cosas que mejoran o empeoran el dolor de cabeza. El diario puede ayudar al proveedor de atención médica a obtener más información sobre los dolores de cabeza y a determinar el tratamiento óptimo.

¿Cómo se previenen y tratan las migrañas?

El objetivo consiste en procurar que la migraña se detenga en sus primeras fases.

  • Trabaje junto con su hijo para averiguar los factores que le desencadenan las migrañas; luego, conversen sobre las maneras de hacer lo posible por evitarlos.

  • Tenga antiinflamatorios no esteroides (AINE) como el ibuprofeno a la disposición de su hijo en todo momento, incluso durante las horas escolares y las actividades que realiza después del colegio. Si su hijo siente la fase de pródromo o de aura de una migraña, debe tomar el AINE de inmediato. (Asegúrese de que el niño siga las instrucciones que le haya dado el proveedor de atención médica respecto a las dosis; quizás necesite tomar una dosis más alta de lo normal para calmar el dolor de la cefalea migrañosa.) Si su hijo es mayor de 7 años de edad y tiene migrañas frecuentes, el proveedor de atención médica podría recomendarle un analgésico (calmante del dolor) de venta con receta.

Si el dolor de cabeza de su hijo ya le ha comenzado:

  • Dele una dosis de AINE, si el niño aún no la ha tomado.

  • Pídale que se acueste en una habitación oscura y tranquila.

  • Aplique una compresa fría sobre la cara y los ojos de su hijo (si el niño lo desea). 

  • Indique a su hijo que permanezca tranquilo y quieto hasta que se le quite el dolor.

¿Cuáles son los asuntos que hay que abordar a largo plazo?

A medida que su hijo va creciendo, es posible que le cambie la frecuencia con que le dan migrañas. Además, la probabilidad de que el niño tenga migrañas toda su vida puede aumentar si uno de sus padres también las tiene.

 

Llame de inmediato al proveedor de atención médica de su hijo si el niño tiene alguno de estos síntomas:

  • Fiebre y rigidez del cuello con dolor de cabeza

  • Dolor de cabeza que no responde a los AINE

  • Dolor de cabeza que parece ser diferente o mucho peor que los episodios anteriores

  • Dolor de cabeza al despertarse por las mañanas o en plena noche

  • Mareos, torpeza u otros cambios con dolor de cabeza

  • Migrañas que le dan más de una vez por semana o que de repente se vuelven más frecuentes

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.