Cuando su hijo tiene una lesión del plexo braquial - Fairview Health Services
 
Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Cuando su hijo tiene una lesión del plexo braquialContorno de un niño que muestra los nervios que salen de la columna vertebral en el cuello y que bajan hacia el brazo. El plexo braquial es un grupo de nervios en el cuello y en el hombro.

A su hijo le han diagnosticado una lesión del plexo braquial (el grupo de nervios del cuello y del hombro), a veces conocida como “quemazón”, la cual produce un dolor agudo que baja desde el cuello a lo largo del brazo. Este tipo de lesión es doloroso pero generalmente no es grave. Hay ciertas medidas que su hijo puede tomar para aliviar el dolor. 

¿Cuál es la causa de una lesión en el plexo braquial o “quemazón"?

Las lesiones en el plexo braquial ocurren cuando la cabeza se fuerza en una dirección a consecuencia de un golpe, mientras que el hombro se fuerza en la dirección contraria. Esto estira y lesiona los nervios del cuello y del hombro. Este tipo de lesiones son más comunes en ciertos deportistas, como futbolistas y luchadores, debido a algunos de los movimientos que se requieren en estos deportes, como el tackle en el futbol y las maniobras para derribar al adversario en la lucha. 

¿Cuáles son las señales y síntomas de una lesión en el plexo braquial?

La “quemazón” se siente inmediatamente al producirse la lesión. Los síntomas pueden ser:

  • Dolor agudo que baja desde el cuello por el brazo. El brazo puede producir una sensación de escozor o quemazón.

  • Pérdida de sensación u hormigueo en el brazo y en el hombro.

  • Debilidad de los músculos del brazo y del hombro (temporal).

Los síntomas suelen durar unos segundos o unos minutos. Si el dolor no desaparece una vez transcurrido ese tiempo, el problema puede ser más grave. Hable con el médico del niño si los síntomas persisten.

¿Cómo se diagnostica una lesión del plexo braquial?

El médico le preguntará si el niño ha tenido otras lesiones o dolores, y le examinará el cuello y el hombro. Es posible que le hagan también radiografías u otras pruebas de imágenes (pruebas en las que se toman imágenes del interior del cuerpo) para averiguar si existen otros problemas.

¿Cómo se trata una lesión del plexo braquial?

El médico hablará con usted acerca del mejor plan de tratamiento para su hijo. Si el niño sufre una lesión de este tipo, deberá hacer de inmediato lo siguiente:

  • Evitar toda actividad física hasta que el dolor desaparezca y haya recuperado la fuerza del brazo.

  • Aplicar frío al cuello y al hombro con una bolsa de hielo envuelta en una toalla o paño delgado durante 15-20 minutos para aliviar el dolor.

  • Tomar medicamentos antiinflamatorios, como ibuprofeno, según le indiquen.

Llame al médico de inmediato si el niño tiene cualquiera de estos síntomas:

  • Pérdida del conocimiento (desmayo)

  • Dolor persistente en el cuello, hombro o brazo

  • Falta de sensación o adormecimiento persistente en el brazo

¿Cuáles son los posibles problemas a largo plazo?

Una lesión del plexo braquial no suele causar daños permanentes. Pero si los nervios se lesionan una y otra vez, el dolor puede hacerse crónico (puede durar meses o incluso años). Si el dolor no se alivia con el reposo, es posible que el niño deba evitar el tipo de actividad que dio lugar a la lesión. En este caso, pídale al médico que le recomiende a un neurólogo para que lo examine.

Para prevenir estas lesiones, su hijo puede hacer lo siguiente:

  • Utilizar equipo de protección mientras practica deportes. Para los jugadores de futbol, esto significa utilizar almohadillaje protector, a la medida, en el cuello y los hombros.

  • Recibir entrenamiento sobre las técnicas adecuadas para realizar bloqueos y tackles.

  • Hacer ejercicios para fortalecer los músculos del cuello y de los hombros antes de comenzar la temporada de deportes.

  • Hacer ejercicios de estiramiento de los músculos del cuello y de los hombros antes de empezar cada actividad.

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.