Cuando su hijo necesita un yeso en espiga - Fairview Health Services
 
Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Si su hijo necesita un yeso en espiga

Su hijo necesita un yeso en espiga. Este es un yeso que cubre la parte inferior del cuerpo del niño y se usa para tratar ciertos problemas como fracturas (huesos rotos) en las caderas o en los muslos. Un yeso en espiga comienza en el pecho y cubre las caderas y ambas piernas, con una abertura en la entrepierna para que el niño pueda hacer sus necesidades. Es posible que conecten las piernas con una varilla o barra para dar más estabilidad al yeso. El yeso en espiga lo coloca un ortopedista (un médico que se especializa en el tratamiento de problemas de hueso y de cadera). Esta operación suele realizarse en un quirófano. Su hijo llevará el yeso durante 4-12 semanas .

¿Cuándo es necesario un yeso en espiga?

El yeso en espiga se usa para estabilizar y proteger la zona de la cadera o de los muslos durante un período determinado. Esto ayuda a curar los problemas y lesiones en estas zonas. El yeso en espiga puede usarse después de las siguientes situaciones:Bebé con yeso en espiga en la parte inferior del tronco y las piernas. Una barra une el yeso en el extremo inferior de las piernas.

  • Una fractura del fémur

  • Problemas o fracturas de las caderas o de la pelvis

  • Luxación (desplazamiento) de la articulación de la cadera

  • Ciertas operaciones (como la liberación de un tendón)

Cómo cuidar al niño

Le darán instrucciones específicas para el cuidado de su hijo y del yeso en espiga. Estas son algunas pautas generales:

  • Inspeccione periódicamente el yeso y al niño para ver si:

    • El yeso tiene zonas ásperas o cortantes cerca de la piel.

    • El niño tiene la piel enrojecida, irritada o sensible.

    • Hay una erupción de la piel cerca del yeso o debajo.

    • Tiene pérdida de sensibilidad en la piel o alteración de su color.

  • Mantenga seco el yeso. No permita que entre agua bajo el yeso. Lave al niño con una esponja húmeda según le indiquen. Limpie bien la zona de la ingle.

  • Cubra con cinta los bordes de la abertura en la entrepierna. Esto ayuda a mantener el yeso limpio. Muchos padres usan cinta sellaductos o de molesquín.

  • Utilice pañales según le indique su proveedor de atención médica. A menudo se coloca un pañal debajo de la abertura del yeso y otro pañal grande sobre el yeso. Puede usar una toalla sanitaria dentro del pañal para aumentar la absorbencia. Cámbiele los pañales con frecuencia para evitar que la piel se lastime y que se manche el yeso. Si el niño ya no usa pañales, probablemente será necesario ayudarle cuando va al inodoro. Los niños mayores quizás necesiten un bacín u orinal.

  • Una vez colocado el yeso, limite la actividad del niño para permitir que se estabilice la fractura. Puede hacer actividades tranquilas, tales como jugar juegos de mesa, leer, escuchar música, armar rompecabezas, hacer artesanías y jugar videojuegos. El médico del niño le dará pautas específicas de actividades para el niño mientras tiene puesto el yeso.

  • Póngale la ropa POR ENCIMA del yeso. Lo más adecuado es usar ropa holgada y amplia, como los pantalones deportivos o los mamelucos grandes. Para facilitar el cambio de ropa, puede cortar las prendas más granes y colocarles velcro.

  • Cambie con frecuencia la posición del niño, aproximadamente, cada dos a cuatro horas. Piense en la posibilidad de usar un sillón "puff", cojines o un sillón reclinable para que su hijo esté más cómodo.

  •  Si el niño es mayor, quizás necesite una silla de ruedas para moverlo. Puede alquilar una en una tienda de suministros médicos. Para un niño más pequeño puede usar una carriola (coche para bebés) o un carrito de juguete. Recuerde usar siempre las correas de seguridad. 

 

Llame al médico si el niño muestra cualquiera de los siguientes síntomas:

  • Enrojecimiento, irritación o sensibilidad en la piel cercana al yeso

  • Alteración del color de los dedos de los pies, o los pies se sienten muy fríos al tocarlos Erupción de la piel cercana al yeso o debajo del mismo

  • El niño no puede mover los dedos de los pies

  • Erupción en la piel alrededor o debajo del yeso

  • El niño se queja de dolor o escozor en algún lugar debajo del yeso

  • El niño tiene un dolor que no se calma al elevar las piernas y tomar acetaminofén u otros calmantes recetados

  • Adormecimiento (falta de sensación) u hormigueo en los dedos de los pies

  • Aparecen roturas, grietas o zonas puntiagudas o cortantes en el yeso

  • Si algo se cae dentro del yeso y no se puede sacar

  • El yeso se moja o se pone muy sucio, o bien la abertura de la entrepierna se ensucia con excrementos u orina

 

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.