Cuando su hijo tiene una fractura del fémur - Fairview Health Services
 
Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Cuando su hijo tiene una fractura del fémur

Su hijo tiene una fractura (rotura) en el fémur (el hueso del muslo). El fémur es un hueso fuerte y difícil de romper, por lo que una fractura de este hueso suele ser consecuencia de una gran fuerza ejercida en el momento de producirse una lesión grave (como un accidente de automóvil, una mala caída o una lesión durante la práctica de un deporte). Tal vez su hijo ya haya recibido tratamiento inicial de la fractura en una sala de emergencias, pero es necesario que reciba tratamiento adicional para facilitar la curación de la pierna. A un niño con una fractura de fémur probablemente le recomendarán un cirujano ortopédico (un cirujano especialista en problemas de huesos y articulaciones).

 

Nota para los padres de niños jóvenes

Los proveedores de atención médica están capacitados para determinar si una fractura de fémur es señal de posible abuso físico. Es posible que varios proveedores de atención médica le hagan preguntas acerca de la manera en que su hijo se lesionó. Estas preguntas son obligatorias por ley para proteger a los niños. Por favor tenga paciencia y no se ofenda.

Tipos de fracturas

Un hueso puede romperse de muchas maneras diferentes. Estos son algunos de los tipos de fracturas de los que tal vez oiga hablar:

  • Una fractura puede estar desplazada (los extremos fracturados no están alineados) o no desplazada (los extremos rotos están alineados).

  • La fractura puede ser abierta (el hueso desgarra la piel y es visible en el exterior). Estas solían llamarse fracturas “compuestas”. O bien la fractura puede ser cerrada (el hueso no atraviesa la piel).

  • La fractura también puede ser conminuta (el hueso está fracturado en más de dos fragmentos).

¿Cuáles son las señales y síntomas de una fractura de fémur?

  • Dolor en el muslo

  • Hinchazón en el muslo

  • Alteración del color de la piel (moretones)

  • Incapacidad de caminar

  • Muslo torcido

¿Cómo se diagnostica una fractura de fémur?

La fractura de fémur suele diagnosticarse cuando el médico examina al niño. Una radiografía (prueba que crea imágenes de huesos) confirmará la fractura. Debido a que la fractura del fémur requiere mucha fuerza, es posible que hagan radiografías adicionales en los huesos cercanos, o en los huesos de otras partes del cuerpo, para determinar si hay otras fracturas.

¿Cómo se trata una fractura de fémur?

El objetivo principal del tratamiento de una fractura es mantener juntos los extremos fracturados para que puedan curarse. El mejor método de tratamiento para su hijo dependerá de su edad, la ubicación de la fractura, el tipo de fractura, y el nivel de gravedad de la misma. El médico de su hijo le explicará las opciones disponibles y le hará recomendaciones apropiadas a su caso. En general, una fractura de fémur tarda de  4-12 meses en curarse completamente. El tratamiento de una fractura de fémur puede incluir lo siguiente:

Yeso en espiga

Un yeso en espiga cubre al niño desde la cintura hasta el tobillo y mantiene el fémur y la zona de la cadera completamente inmóviles para que el hueso pueda curarse correctamente.

  • Este tipo de yeso se usa durante unas 8-12 semanas hasta que el hueso se cura. Es probable que el niño no pueda andar mientras tiene puesto este yeso.

  • Una vez que se ha quitado el yeso, es posible que el niño deba usar muletas durante 3-4 semanas mientras la pierna recupera su fuerza.

  • Este tipo de yeso se usa sobre todo en niños pequeños.

Cirugía para colocar dispositivos de fijación

Puede hacerse una operación para colocar dispositivos de fijación que inmovilizan los huesos mientras se curan. Esta opción permite que los niños regresen a la escuela y reanuden otros aspectos de su vida normal (con muletas o con una andadera) más pronto que con el yeso. Durante la operación:

  • La fractura puede reducirse (realineando los extremos fracturados del hueso) en caso necesario.

  • A continuación se coloca uno de los siguientes tipos de fijación:

    • Fijación interna: Se colocan clavos largos y flexibles dentro del fémur para inmovilizar el hueso fracturado mientras se cura. Generalmente estos clavos se quitan una vez que la fractura se ha curado. En algunos casos, poco frecuentes, los clavos se dejan puestos.

    • Fijación externa: Este tipo de fijación se usa cuando la fijación interna no es una opción viable. Se insertan clavos metálicos en el hueso fracturado, a través de la piel. Estos clavos se conectan a una barra colocada en el exterior de la piel del muslo. Los clavos y la barra fijan el hueso en su sitio hasta que la fractura termina de curarse.

    • Placas y tornillos: Se coloca una pequeña placa metálica sobre la fractura del fémur y se mantiene en su sitio con tornillos. La placa y los tornillos se quitan una vez que se ha curado la fractura.

 

Tracción seguida de yeso en espiga

En algunos casos, poco frecuentes, puede ser necesario aplicar tracción antes de poner el yeso. Para aplicar tracción se utiliza un sistema de cuerdas, poleas y pesas conectadas a clavos metálicos que se colocan en el hueso de la pierna. Este sistema tira suavemente de los huesos de la pierna para ayudar a alinearlos correctamente.

  • El tratamiento de tracción se lleva a cabo en el hospital y el sistema se mantiene conectado de forma continua hasta 2 semanas. Durante este período el niño debe permanecer en la cama.

  • Una vez completado el tratamiento de tracción, se coloca un yeso en espiga para inmovilizar el hueso realineado hasta que se cure completamente.

¿Cuáles son los posibles problemas a largo plazo?

  • Una vez curada la fractura, no se preocupe si el niño no empieza a caminar de inmediato. Su hijo empezará a caminar de nuevo sobre la pierna afectada cuando esté listo para hacerlo. Caminar demasiado pronto puede causar más daños en la pierna.

  • Cuando el niño empiece a caminar de nuevo, es posible que lo haga de forma extraña o que ande cojo. Esto puede durar hasta un año, pero en la mayoría de los casos desaparece.

  • Una vez que el hueso se ha curado, es posible que recomienden un curso de fisioterapia para ayudar a fortalecer la pierna. El médico de su hijo podrá darle más información.

  • Es posible que la pierna no quede del todo recta inmediatamente después de que se cure la fractura. De todas formas, el hueso estará todavía pasando por un proceso llamado remodelamiento. Durante este proceso, el hueso reparado se reforma lentamente. La mayoría de los ángulos o curvas del hueso se enderezan durante esta etapa, en un proceso que dura de 1 a 3 años.

  • En algunos casos, el fémur fracturado puede crecer más rápidamente que el de la otra pierna. En consecuencia, la pierna lesionada resulta ligeramente más larga que la otra. Si este es el caso de su hijo, el médico le informará de ello.

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.