Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Para niños de 12 a 17 años de edad: Cómo hacer frente a la diabetes

Tu doctor dice que tienes diabetes. Este serio problema de salud te puede hacer sentir enfermo si se deja sin tratar. Pero tú puedes aprender a vivir con la diabetes y mantenerte sano. Tendrás que hacer algunos cambios en tu vida para que la diabetes no te impida hacer las cosas que te gustan. Esta hoja te dará información básica para hacer frente a la diabetes. Si quieres saber más, puedes hablar con tu equipo de atención médica y visitar sitios en Internet.

Tú no estás solo

Enterarte de que tienes diabetes puede ser una noticia difícil de aceptar. Pero no tienes que enfrentarla tú solo. Hay muchas personas que están dispuestas a ayudarte. Estas personas, que forman tu “equipo de la diabetes”, pueden incluir a tus padres, tus hermanos y hermanas, y el proveedor de atención médica de tu familia. También hay miembros especiales del equipo que saben mucho sobre la diabetes. Estas personas son:

  • El endocrinólogo o “endo”. Este doctor se encarga de atender a los niños que tienen diabetes.

  • El nutricionista. El nutricionista te enseña el efecto que tienen los alimentos sobre tu nivel de azúcar en la sangre.

  • El educador en diabetes. El educador en diabetes es alguien como una enfermera, un farmacéutico o un trabajador social que te enseña a controlarte el azúcar en la sangre.

¿Qué papel cumples tú? Niño en una mesa del salón de clase revisando su nivel de glucosa con un glucómetro.

Siempre necesitarás el apoyo de tu familia y de tu equipo de la diabetes. Pero quizás ya estés listo para encargarte de algunos de tus cuidados de la diabetes, como por ejemplo medirte el azúcar en la sangre y ponerte las inyecciones de insulina tú mismo. Habla con tus padres y tu proveedor de atención médica y diles hasta dónde quieres participar en tus cuidados de la diabetes. No trates de hacer todo de una vez. Sin embargo, mientras más cuidados de la diabetes puedas hacer tú mismo, más independencia tendrás. Si te sientes abrumado, ¡di lo que piensas!

El control de tu azúcar en la sangre en el colegio

Es probable que las clases, los deportes y otras actividades ocupen una gran parte de tu tiempo. Tener mucho que hacer en el colegio podría hacer más difícil que te acuerdes de controlarte el azúcar en la sangre. Pase lo que pase, es importante que cumplas con tu plan de control.

Antes de que comience el año escolar, siéntate con tus padres, maestros y administradores del colegio y asegúrate de que ellos sepan tu plan de control de la diabetes.

  • Los maestros y administradores del colegio también necesitan saber lo que deben hacer si te baja demasiado el nivel de azúcar en la sangre (hipoglucemia o hipoglicemia). No tengas miedo de pedir ayuda cuando la necesites.

Cuando haces actividades físicas

Al igual que los alimentos y la insulina, ser activo te puede ayudar a controlar el azúcar en la sangre. La actividad, como por ejemplo practicar deportes o montar en bicicleta, puede impedir que te suba demasiado el azúcar en la sangre. Sin embargo, hacer mucha actividad puede hacer que te baje demasiado el azúcar en la sangre. Por esto es importante que te midas el azúcar en la sangre más a menudo cuando haces ejercicio.    Quizás también sea necesario que ajustes la cantidad de insulina que te pones cuando haces ejercicio. Tu equipo de la diabetes te dirá cómo hacer esto. NOTA: No te inyectes la insulina en un músculo, como por ejemplo en la pierna, justo antes de comenzar una actividad física. Si lo haces, la insulina se absorberá demasiado rápido.

Tus amigos te pueden ayudar

No tienes por qué hablar de la diabetes con nadie a menos que quieras hacerlo. Pero quizás te sirva de ayuda hablar con tus amigos sobre tu diabetes. Tus verdaderos amigos te darán apoyo e incluso pueden aprender a reconocer las señales de una baja de azúcar en la sangre. De esta forma, si te comportas como si tuvieras una baja, podrán conseguir a un adulto que te ayude. Pero ten mucho cuidado con la “policía de la diabetes”. Este grupo está compuesto por personas que critican los alimentos que eliges o te dan la lata sobre tu nivel de azúcar en la sangre. Si sientes que otros niños te están juzgando, habla con tus padres o tu equipo de la diabetes para que te recomienden maneras de enfrentarte a ellos.

Comportamientos arriesgados

Esto ya lo has oído en otras ocasiones: el alcohol, el cigarrillo, las drogas y el sexo sin protección te pueden hacer daño. Y es la verdad. Pero estas cosas son aún más peligrosas si tienes diabetes. Tú has estado haciendo grandes esfuerzos por mantenerte sano. El alcohol, los cigarrillos y las drogas pueden destruir todos esos esfuerzos. Además, el sexo sin protección puede causar infecciones de transmisión sexual y embarazos no planificados. Los embarazos no planificados pueden ser muy peligrosos para las muchachas que tienen diabetes, ya que el exceso de azúcar en la sangre puede hacerle daño a un bebé que no ha nacido. Si te sientes presionado para beber, fumar, drogarte o tener relaciones sexuales, pídeles consejos a tu equipo de la diabetes o a tus padres.

 

Es normal que tengas altibajos

Habrá momentos en que sientes el control total de tu situación. Pero en otras ocasiones, te sentirás muy estresado o cansado de tener que lidiar con la diabetes. Cuando esto te suceda, ¡no te des por vencido! Pide ayuda. Tu equipo de la diabetes te ayudará a buscar maneras de facilitarte las cosas. No es necesario que seas perfecto; puedes mantenerte sano aunque hagas cambios en tu plan. Un modo de aliviar el estrés es ingresar a un grupo de apoyo para la diabetes. Este grupo está integrado por otros niños de tu edad que tienen diabetes; ellos pueden comprender por lo que estás pasando porque es la misma situación que ellos viven.

Recursos

Para obtener más información sobre la diabetes, visita los siguientes sitios en Internet:

  • American Diabetes Association www.diabetes.org/youthzone

  • Children with Diabetes www.childrenwithdiabetes.org

  • Juvenile Diabetes Research Foundation www.kids.jdrf.org

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.