Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Para niños de 9 a 11 años de edad: cómo hacer frente a la diabetes

Tu doctor dice que tienes diabetes. Esa es la razón por la que a lo mejor te has estado sintiendo enfermo. Pero tú puedes aprender a vivir con la diabetes para sentirte mejor. ¡Tener diabetes no es culpa tuya! Lo que sí significa es que tendrás que hacer cambios en tu vida. Tal vez sientas que tienes mucho que aprender. Pero la diabetes no tiene por qué impedirte que hagas las cosas que te gustan.

Niña durmiendo en clase.

No estás solo

Enterarte de que tienes diabetes puede ser difícil, pero no tienes que enfrentarla solo. Muchas personas que forman tu "equipo de diabetes" te ayudarán. Ellas podrían incluir a tu papá y tu mamá, tus hermanos y hermanas, y el doctor que atiende a tu familia. También hay algunos miembros especiales del equipo que saben mucho sobre la diabetes. Estas personas son:

  • Un endocrinólogo o “endo”. Es un doctor que se encarga de atender a los niños que tienen diabetes.

  • Un nutricionista. Te enseña el efecto que tienen los alimentos en el azúcar de tu sangre.

  • Un educador en diabetes. Es una persona que puede ser enfermero, farmacéutico o trabajador social y te enseña cómo manejar tu nivel de azúcar en la sangre.

  • Un pediatra o médico de familia. Es un doctor que se encarga de cualquier otro problema de salud, lo que generalmente se llama atención primaria.

  • Un farmacéutico. Es la persona que surte las recetas de tus medicamentos para la diabetes. 

  • Un podiatra.Es un doctor que trata cualquier complicación de los pies. 

  • Un dentista. Es un doctor que se asegura de que tus dientes estén lo más saludables que sea posible. 

Hazte detective de tu diabetes

Verás a tu equipo de diabetes a menudo. Estas personas están encargadas de enseñarte lo que necesitas saber sobre la diabetes. ¡Pero la persona más importante que te puede ayudar eres TÚ! Te puedes convertir en un detective de la diabetes y buscar pistas sobre lo que está pasando en tu cuerpo. Esto significa hacer varias cosas, como medirte el azúcar en la sangre y anotar los resultados. De esta forma, podrás ayudar a tus padres a calcular cuánta insulina necesitas. Hacerte detective de la diabetes te ayudará a mantenerte saludable y sentirte mejor. Quizás te parezca que un detective de la diabetes tiene que trabajar duro. Pero no hace falta que seas bueno en todo esto ahora mismo. No tengas miedo de pedirle ayuda a una persona mayor cuando la necesites. Con la práctica, ¡te convertirás en un gran detective!

Cómo cuidarte el azúcar en la sangre en la escuela

Tus maestros y otros adultos de la escuela aprenderán maneras de ayudarte. Para el momento en que hables con ellos, ¡quizás ya sepas más tú que ellos sobre la diabetes!

  • Primero tu papá y tu mamá se reunirán con tus maestros. Tendrán que decidir quién te ayudará con tus inyecciones de insulina.

  • Tus padres explicarán lo que necesitas para medirte a menudo el nivel de azúcar en tu sangre. Deberías poder medirlo directamente en tu pupitre. De esa forma, si está bajo, podrás comer o beber algo de inmediato.

Si te cuidas tu azúcar en la sangre en clase, podrás sentirte mejor y mantenerte al día con tus tareas escolares. Además, significa que no tendrás que dejar de practicar deportes ni hacer actividades en la escuela.

Niña en un pupitre de un aula escribe su lectura de glucosa en un registro.

Cuando haces actividades físicas

Al igual que los alimentos y la insulina, mantenerte en movimiento te puede ayudar a manejar tu azúcar en la sangre. La actividad, como por ejemplo practicar deportes o montar en bicicleta, puede ayudar a impedir que suba demasiado tu azúcar en la sangre. Sin embargo, hacer mucha actividad a veces puede hacer que baje demasiado tu azúcar en la sangre. Por eso es importante que midas tu azúcar en la sangre más a menudo cuando haces ejercicio. Quizás también sea necesario que ajustes la cantidad de insulina que te pones cuando haces ejercicio. Tu equipo de diabetes te dirá cómo hacerlo.

Tus amigos te pueden ayudar

No tienes por qué hablar de la diabetes con nadie a menos que quieras hacerlo. Pero tal vez tus amigos tengan preguntas. Trata de no enojarte, aunque te parezcan tontas sus preguntas. Antes de que te diera diabetes, es probable que tú tampoco supieras mucho sobre esta enfermedad. A muchos niños les ayuda hablar con sus amigos sobre su diabetes. Tus verdaderos amigos son los que te ayudan para que te cuides. Si tus amigos saben que tienes diabetes, pueden actuar como tus detectives de “relevo”. Pueden aprender a reconocer las señales de las bajas de azúcar en la sangre. Así, si tus amigos ven que te estás comportando como si tuvieras una baja de azúcar, pueden buscar a un adulto para que te ayude.

Es normal que se te suba y baje el ánimo

Habrá momentos en que sentirás el control total de tu situación. Pero a veces quizás te sientas harto de lidiar con la diabetes. Cuando esto te suceda, ¡no te des por vencido! Pide ayuda. Tu equipo de diabetes te ayudará a buscar maneras de facilitarte las cosas. No es necesario que seas perfecto. Puedes mantenerte sano aunque hagas cambios en tu plan. Quizás sería bueno que les preguntes a tus padres si puedes asistir a un campamento sobre la diabetes. El campamento es un lugar en el que otros niños con diabetes se reúnen y se divierten juntos. Ellos comprenden lo que estás atravesando porque les está pasando lo mismo que a ti.

Recursos 

Para obtener más información sobre la diabetes, visita los siguientes sitios en Internet:

  • Asociación Americana de la Diabetes www.diabetes.org/youthzone

  • Children with Diabetes (Niños con Diabetes) www.childrenwithdiabetes.org

  • Juvenile Diabetes Research Foundation International (Fundación Internacional para la Investigación de la Diabetes Juvenil) www.jdrf.org

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.