Print

Doctors and providers who treat this condition

  

La diabetes y su hijo: El plan para días de enfermedad

Cuando su hijo se enferme, se interrumpirán las rutinas que sigue para comer, inyectarse insulina y hacer ejercicios con regularidad; estas interrupciones podrían dificultar el control de sus niveles de azúcar en la sangre. En estos casos, usted tendrá que vigilar a su hijo más estrechamente y medirle sus niveles de azúcar en la sangre con mayor frecuencia. También es posible que tenga que ajustar la dosis de insulina del niño. Para estar preparado, trabaje en colaboración con su equipo de atención médica a fin de elaborar un plan para los días de enfermedad. El equipo de atención médica le ayudará a mantener la seguridad de suNiño sentado midiéndose el nivel de azúcar en la sangre con su madre al lado. hijo cuando se enferme.

El cuidado de su hijo

Las infecciones, la gripe o incluso un resfriado común pueden causar que aumente el nivel de azúcar en la sangre de su hijo. Cuando su hijo se enferme, siga estos consejos:

  • Tenga preparada una caja para días de enfermedad. Antes de que el niño se enferme, prepare una caja para días de enfermedad que contenga: un termómetro, tiras de análisis de cetonas y un supositorio que ayude a detener las náuseas y el vómito. Además, agregue una lata de sopa, galletas saladas, y jugos normales y sin azúcar. Y tenga siempre en el congelador varias barras de jugo congelado (una mezcla de barras con y sin azúcar). Una vez al mes, revise las fechas de vencimiento de los artículos que tiene en la caja para días de enfermedad.

  • Si su hijo puede comer, siga su plan de comidas habitual. Esto ayudará a regular el azúcar en la sangre de su hijo e impedirá que se deshidrate.

  • Si su hijo no puede comer, haga que tome sorbos de jugos de fruta, gaseosas con azúcar o cubitos de hielo hechos con jugo o agua azucarada. O bien, pruebe a darle gelatina, barras de jugos congelados o helado con bajo contenido de grasa.

  • Asegúrese de que su hijo beba abundante agua. Es importante que el niño se mantenga hidratado.

  • Mídale el nivel de azúcar en la sangre con frecuencia. Hágale el examen con la frecuencia indicada en el plan para días de enfermedad, y siga midiéndole el nivel de azúcar en la sangre aunque su hijo no esté comiendo. Una elevación en los niveles de hormonas puede causar un aumento del nivel de azúcar en la sangre. Esto significa que tiene que seguir poniéndole inyecciones para que el niño no corra peligro y el azúcar en la sangre se le mantenga en el nivel adecuado.

  • NO se salte las inyecciones de insulina. Siga poniéndole las inyecciones COMO SIEMPRE. Ajuste la cantidad de insulina que le administra a su hijo según el plan para días de enfermedad pero NO deje de ponerle las inyecciones, ni siquiera si su hijo está vomitando. La falta de insulina podría producir la cetoacidosis (lea a continuación). Llame al médico de su hijo si no está seguro de cuánta insulina debe ponerle al niño.

¿Qué son las cetonas?

El cuerpo necesita glucosa como fuente de energía. Si no recibe la glucosa que necesita, el cuerpo comienza a quemar grasas. El problema es que las grasas no son el mejor combustible para el cuerpo y, cuando se queman, forman un producto de desecho denominado cetonas. Las cetonas se pueden acumular a niveles peligrosos en la sangre y la orina. El cuerpo de su hijo no puede tolerar grandes cantidades de cetonas. Haga siempre un análisis de cetonas cuando el niño tenga:

  • Un nivel de azúcar en la sangre superior a 240.

  • Diarrea o vómito.

  • Fiebre de 100.4°F (38°C) oral o 101.4°F (38.5°C) rectal o más alta, o como le haya indicado el proveedor de atención médica del niño.

  • Si hay cetonas presentes en la sangre o la orina, llame de inmediato al médico de su hijo.

¿Qué es la cetoacidosis?

La acumulación de cetonas en el cuerpo puede ocasionar cetoacidosis. (A veces, la cetoacidosis recibe el nombre de “cetoacidosis diabética” o CAD.) La principal causa de la cetoacidosis es la falta de insulina, lo cual puede ocurrir si su hijo deja de recibir sus inyecciones. Los síntomas de la cetoacidosis son:

  • Náuseas y vómito

  • Cólicos

  • Respiración rápida y profunda

  • Aliento con olor a frutas

  • Visión borrosa

La cetoacidosis es una afección muy grave. Si sospecha que el niño tiene cetoacidosis, llévelo inmediatamente a la sala de emergencias de un hospital.

Llame al médico de su hijo si:

  • No está seguro de la cantidad de insulina que debe administrar cuando el niño está enfermo.

  • El nivel de azúcar en la sangre de su hijo es mayor de 240 y no baja después de que se le inyecta insulina.

  • Su hijo tiene cetonas.

  • El niño tiene síntomas de cetoacidosis. Si le hace un análisis de cetonas a su hijo y sospecha que tiene cetoacidosis, llévelo inmediatamente al departamento de emergencias de un hospital.

Recursos

Para obtener más información sobre la diabetes, visite los siguientes sitios en Internet:

  • American Diabetes Association www.diabetes.org

  • Children with Diabetes www.childrenwithdiabetes.org

  • Juvenile Diabetes Research Foundation www.jdrf.org

NOTA: Esta hoja no contiene toda la información que usted requiere para prestarle cuidados a su hijo con diabetes. Consulte con el equipo de atención médica de su hijo para obtener más información.

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.