Print

Doctors and providers who treat this condition

  

La diabetes y su hijo: La diabetes tipo 1

Se le ha informado que su hijo tiene diabetes tipo 1. En esta enfermedad, el cuerpo tiene dificultades para usar un azúcar llamado glucosa como fuente de energía. La diabetes es una afección que dura toda la vida y, si se deja sin tratar, puede ocasionar graves problemas de salud. Sin embargo, ya que la diabetes se puede controlar, su hijo podrá tener una vida plena y sana.

La fuente de energía del cuerpo

Cuando su hijo come, su aparato digestivo descompone los alimentos; una parte de estos alimentos se convierte en glucosa en el intestino. La glucosa (que también recibe el nombre de azúcar en la sangre) circula por el torrente sanguíneo hasta llegar a las células para darles energía. Sin embargo, la glucosa necesita la ayuda de una hormona denominada insulina para entrar en las células. La insulina se produce en un órgano llamado el páncreas, el cual la libera en el torrente sanguíneo; una vez allí, la insulina se desplaza hasta las células de la misma forma que la glucosa. Cuando llega a una célula, la insulina actúa como una llave y abre una “puerta” para permitir la entrada de la glucosa. 

 

 

Si su hijo tiene diabetes tipo 1

En los niños que tienen diabetes tipo 1, el páncreas deja de producir insulina. Los alimentos siguen descomponiéndose para formar glucosa, la cual se desplaza hasta las células; sin embargo, ya que no hay insulina, la glucosa no puede entrar en las células y se acumula en la sangre. El exceso de glucosa en la sangre se denomina hiperglucemia o hiperglicemia (lo que significa “alto nivel de azúcar en la sangre”). Sin la glucosa, las células de su hijo no logran obtener la energía que necesitan. Con el tiempo, los altos niveles de azúcar en la sangre pueden ocasionar otros trastornos de salud.

¿Cuáles son las causas de la diabetes tipo 1?

Se desconoce la causa exacta de la diabetes tipo 1; lo que sí se sabe es que esta enfermedad NO es causada por comer demasiado azúcar. La diabetes tipo 1 puede afectar a varios miembros de la misma familia, aunque también es posible que su hijo sea el único familiar en desarrollarla. Lo importante que debe recordar es que esto no es culpa suya, y que nada de lo que usted o el niño haya hecho puede haberle causado esta enfermedad.

¿Cuáles son los síntomas de la diabetes tipo 1?

Cuando el páncreas deja de producir insulina, las células del cuerpo se privan de la energía necesaria; esta carencia puede provocar que su hijo se sienta cansado y agotado. Es posible que el niño tenga los siguientes síntomas:

  • Sed muy intensa

  • Mayor necesidad de orinar

  • Visión borrosa

  • Cansancio sin motivo aparente

  • Náuseas

  • Hambre extrema

  • Dolores de cabeza

  • Síntomas parecidos a los de la gripe

  • Orinarse en la cama

  • Pérdida de peso inexplicada

¿Cómo se diagnostica la diabetes tipo 1?

Unos sencillos análisis de sangre pueden permitir que el proveedor de atención médica determine si su hijo tiene diabetes tipo 1. En estos análisis se mide el nivel de glucosa de la sangre de su hijo para ver si está elevado. Podría ser necesario repetir los análisis de glucosa para confirmar el diagnóstico.

¿Cuál es el tratamiento de la diabetes tipo 1?

Aunque la diabetes tipo 1 no tiene cura, lo bueno es que sí se puede controlar. Ya que el páncreas de su hijo no está produciendo insulina, es necesario introducir esta hormona en el cuerpo del niño. Pero la insulina no se puede tomar en pastillas, sino que se administra casi siempre en forma de inyecciones. Si bien la idea de ponerle inyecciones a su hijo podría darle miedo al principio, la mayoría de los padres y los niños encuentran que el proceso es más fácil de lo que pensaban. El proveedor de atención médica de su hijo le enseñará a medir el nivel de azúcar en la sangre de su hijo; de esta forma, podrá saber cuánta insulina debe ponerle a su hijo para mantener unos niveles adecuados de azúcar en la sangre.

¿Cuáles son los asuntos que hay que abordar a largo plazo?

Las personas cuyo nivel de azúcar en la sangre permanece demasiado elevado durante muchos años pueden desarrollar trastornos de salud que afectan el corazón, los ojos, los riñones y los nervios. Usted PUEDE ayudar a retardar o incluso prevenir estos problemas en su hijo si le controla el nivel de azúcar en la sangre según las instrucciones.

La fase de “luna de miel”

Después del diagnóstico, es posible que el páncreas de su hijo siga produciendo pequeñas cantidades de insulina por su cuenta. Durante este período, denominado la fase de “luna de miel”, el azúcar en la sangre de su hijo podría controlarse con muy poca insulina. Ya que la fase de luna de miel puede durar meses o incluso años, tal vez usted llegue a pensar que la diabetes de su hijo se le ha quitado o “curado”. Pero esto no es cierto. Con el tiempo, el páncreas de su hijo dejará de ser capaz de producir aunque sea diminutas cantidades de insulina. Hable con el proveedor de atención médica de su hijo sobre la mejor manera de controlarle el azúcar en la sangre durante la fase de luna de miel.

Recursos

Para obtener más información sobre la diabetes, visite los siguientes sitios en Internet:

  • American Diabetes Association www.diabetes.org

  • Children with Diabetes www.childrenwithdiabetes.org

  • Juvenile Diabetes Research Foundation www.jdrf.org

  • American Association of Diabetes Educators www.aadenet.org

  • American Association of Clinical Endocrinologists www.aace.com

  • National Diabetes Information Clearinghouse www.diabetes.niddk.nih.gov

NOTA: Esta hoja no contiene toda la información que usted requiere para prestarle cuidados a su hijo con diabetes. Consulte con el proveedor de atención médica de su hijo para obtener más información.

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.