La infección por Staphylococcus aureus resistente a la meticilina - Fairview Health Services
 
Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Staphylococcus aureus resistente a la meticilina

Las bacterias Staphylococcus aureus, o estafilococos, son microbios comunes que pueden producir infecciones leves o graves en la piel, los pulmones, los huesos y la sangre. En el pasado, las infecciones por estafilococos se trataban sin problemas con antibióticos. Pero existe un tipo de estafilococo que ya no responde a muchos antibióticos. Estas bacterias, llamadas MRSA por sus iniciales en inglés, afectan a menudo a las personas que se encuentran en hospitales o centros de atención de largo plazo, y también se están extendiendo entre los niños y adultos fuera del sistema de atención médica. Cuando una persona sana es portadora de esta bacteria, se dice que está siendo colonizada por MRSA. La persona portadora puede contagiar a otras. Cuando una persona se enferma a causa de la bacteria, se dice que ha sido infectada por MRSA. Esta persona también puede contagiar a otras. Si no se tratan debidamente, las infecciones por MRSA pueden ser mortales. Esta hoja contiene más información sobre los MRSA y las medidas que están tomando los hospitales para controlar este importante problema.Proveedor de atención médica lavándose las manos en una sala de hospital.

¿Cuáles son los factores de riesgo de la MRSA?

Cualquier persona puede tener una colonización por MRSA o enfermarse al resultar infectada. Ciertos factores de riesgo aumentan la probabilidad de colonización o de infección. Entre estos se encuentran los siguientes:

  • Practicar deportes de contacto o compartir toallas o equipos deportivos

  • Vivir o tener un contacto estrecho con una persona infectada o colonizada

  • Una estadía actual o reciente en un hospital o centro de cuidados a largo plazo

  • Una operación o tratamiento de heridas reciente

  • Tener puesta una sonda de alimentación o catéter (tubo colocado en el cuerpo)

  • Recibir diálisis renal

  • Edad avanzada

  • Tener el sistema inmunológico debilitado o una enfermedad grave

  • Inyectarse drogas ilícitas

¿Cómo se transmite la MRSA?

  • Las personas colonizadas por MRSA pueden tenerla en la nariz o sobre la piel. Aunque ellas mismas no estén enfermas, estas personas pueden transmitir los microbios a otros.

  • En hospitales y centros de cuidados a largo plazo, la MRSA puede propagarse de un paciente a otro a través de las manos de los profesionales de atención médica. También puede diseminarse sobre objetos como los manubrios de los carritos de hospital, los rieles de las camas y las sondas o los catéteres.

  • Fuera del ámbito de la atención médica, la MRSA suele propagarse mediante el contacto de piel a piel, toallas o equipos deportivos compartidos o el contacto estrecho con una persona infectada.

¿Cuáles son los síntomas de la infección por MRSA?

Algunas infecciones por MRSA comienzan con unos pequeños bultos rojos en la piel, que se parecen a granos o picaduras de araña. Estas úlceras pueden transformarse rápidamente en graves abscesos (zonas infectadas llenas de pus). Además, la infección por MRSA puede comenzar con otras manifestaciones, o propagarse a zonas más profundas del cuerpo, donde puede provocar uno o varios de los siguientes problemas:

  • Infecciones en los huesos, músculos y otros tejidos

  • Neumonía (grave infección de los pulmones)

  • Infección en la incisión de una operación

  • Infección en la sangre

  • Endocarditis (infección del revestimiento del corazón y las válvulas cardíacas)

  • Infección de las vías urinarias (vejiga y riñones)

¿Cómo se diagnostica la MRSA?

Se puede tomar una muestra de sangre, orina o tejido infectado para diagnosticar la infección por MRSA. Para diagnosticar la colonización se toma una muestra con un palillo de algodón en el interior de la nariz y se envía a un laboratorio para determinar si contiene MRSA.

¿Cómo se trata la infección por MRSA?

Las infecciones por MRSA suelen tratarse con un potente antibiótico que se administra a través de una sonda intravenosa insertada en el brazo. Si hay un absceso en la piel, es posible que se drene la zona afectada.

¿Cómo se trata la colonización por MRSA?

Los pacientes con un resultado positivo en los análisis de colonización por MRSA pueden someterse a un proceso llamado descolonización. El médico puede recetar antibióticos que se aplican en la nariz para eliminar las bacterias. No todas las personas que tienen colonización por MRSA requieren el proceso de descolonización. Hable con su médico sobre los riesgos y beneficios del tratamiento.

Prevención de la MRSA: medidas que están tomando los hospitales

 

Muchos hospitales y hogares de ancianos toman las siguientes medidas para ayudar a prevenir la MRSA:

  • Lavado de las manos: Esta es la medida más importante que puede tomarse para prevenir la propagación de microbios. Los profesionales de la atención médica se lavan las manos con agua y jabón o se las limpian con un antiséptico de alcohol en gel antes y después de tratar a cada paciente. También se limpian las manos después de tocar cualquier superficie que pudiera estar contaminada.

  • Ropa protectora: Los profesionales de la atención médica y los visitantes pueden ponerse guantes y una bata cuando entran en la habitación de un paciente infectado por MRSA; luego, se quitan estos artículos antes de irse.

  • Habitaciones privadas: Los pacientes con infecciones por MRSA se asignan a habitaciones privadas o compartidas con otras personas que tengan la misma infección.

  • Artículos para el cuidado personal: Las personas con MRSA pueden tener sus propios artículos para la atención médica, tales como termómetros y estetoscopios. Si se comparten, estos artículos se limpian por completo y se desinfectan antes de reutilizarse.

  • Vigilancia: Los hospitales vigilan la propagación de la MRSA y dan instrucción a los cuidadores sobre las mejores maneras de prevenir la infección.

Prevención de la MRSA: lo que pueden hacer los pacientes

  • Pida a todos los miembros del personal médico del hospital que se laven las manos antes de tocarlo. ¡No tema expresar su opinión!

  • Lávese las manos a menudo con agua y jabón. O bien use un antiséptico de alcohol en gel para las manos (que contenga al menos un 60 por ciento de alcohol).

  • Solicite que se limpien los estetoscopios y otros instrumentos con alcohol antes de utilizarlos con usted.

  • Si tiene una sonda urinaria (tubo blando insertado en la vejiga para drenar la orina), pida que se la quiten lo antes posible.

  • Si tiene una infección en la piel, asegúrese de que le hagan la prueba de MRSA. El tratamiento de una infección con un antibiótico equivocado puede retardar su recuperación y hacer que la MRSA sea más difícil de tratar.

Prevención de la MRSA: lo que puede hacerse fuera del hospital

  • Lávese las manos a menudo con agua caliente y jabón. O bien use un antiséptico de alcohol en gel para las manos (que contenga al menos un 60 por ciento de alcohol).

  • Mantenga cualquier cortada y rasguño limpios y protegidos hasta que cicatricen.

  • Evite tener contacto con las heridas o apósitos de otras personas.

  • Evite compartir toallas, afeitadoras, ropa y equipos deportivos.

Consejos para lavarse las manos correctamente

  • Use agua tibia y mucho jabón; frótese las manos hasta formar abundante espuma.

  • Limpie completamente cada mano, debajo de las uñas, entre los dedos y sobre las muñecas.

  • Lávese por lo menos durante 15 segundos. No se limite a lavar superficialmente; frótese bien.

  • Enjuáguese las manos, dejando que el agua le corra de los dedos hacia abajo y no de las muñecas hacia el brazo.

  • Séquese bien las manos; use una toalla de papel para cerrar la llave del agua y abrir la puerta.

Uso de antisépticos de alcohol en gel para las manos

Use antisépticos de alcohol en gel cuando sus manos no tengan suciedad visible.

  • Apriete el frasco hasta poner aproximadamente una cucharada de gel en la palma de una mano.

  • Frótese las manos enérgicamente, limpiándose los dorsos, las palmas, entre los dedos y sobre las muñecas.

  • Frótese hasta que el gel desaparezca y usted tenga las manos completamente secas.

Precauciones que deben tomarse al atender a una persona con MRSA

  • Lávese bien las manos con agua y jabón antes y después de estar en contacto con el paciente. También es una buena precaución limpiarse las manos con un antiséptico de alcohol en gel que contenga al menos un 60 por ciento de alcohol.

  • Póngase guantes cuando vaya a cambiar un apósito o tocar una herida infectada. Deseche los guantes después de cada uso y lávese bien las manos.

  • Lave las sábanas, las toallas y la ropa del paciente en agua caliente con detergente y blanqueador líquido (cloro).

 

En qué consiste la resistencia a los medicamentos

Los microbios difíciles de eliminar (resistentes) como el MRSA se desarrollan si se toman antibióticos durante más tiempo del necesario o cuando no se requieren. Cualquier microbio que sobreviva al tratamiento con un antibiótico puede continuar reproduciéndose y crear más microbios resistentes. Cuanto más a menudo se usen los antibióticos, más posibilidades hay de que se desarrollen microbios resistentes. Por esta razón, su proveedor de atención médica podría dudar a la hora de recetarle antibióticos, a menos de que tenga la certeza de que realmente son necesarios.

 

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.