Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Infección por Clostridium difficile

¿Qué es la infección por Clostridium difficile?

Las bacterias Clostridium difficile (o C. difficile) pueden ser muy perjudiciales. Afectan el ntestino y provocan síntomas que varían de una diarrea leve a una inflamación grave del colon (intestino grueso). La infección por C. difficile es más común durante un tratamiento con antibióticos, o días o semanas después de este. Cualquiera puede contraer esta infección, pero el riesgo es mucho más alto para las personas que están en hospitales, en hogares para ancianos y en centros de cuidado de largo plazo por las siguientes razones:

  • Es común que las personas que están hospitalizadas o viven en un hogar de ancianos o están en un centro de cuidado de largo plazo reciban tratamiento con medicamentos antibióticos.

  • Los gérmenes se propagan con facilidad entre pacientes o entre los objetos y las superficies y los pacientes. 

Primer plano de manos que se lavan con agua y jabón.

¿Cuáles son las causas de la infección por C. difficile?

El tracto digestivo (el estómago y los intestinos) contiene cientos de tipos de bacterias. Muchos de estos tipos de bacterias de hecho ayudan a evitar que bacterias perjudiciales como las C. difficile causen problemas. La presencia de C. difficile en pequeñas cantidades es normal y no es dañina. Cuando una persona toma antibióticos, es probable que se quiebre el equilibrio entre bacterias "malas" y "buenas".  Puede ser que haya muy pocas bacterias buenas y demasiadas malas como la C. difficile. En hospitales y hogares para ancianos, las bacterias C. difficile pueden propagarse de un paciente infectado a otros. Esto puede ocurrir cuando el personal o los visitantes tocan a pacientes infectados o entran en contacto con objetos como los rieles de las camas, los estetoscopios y los orinales, y luego tocan a otros pacientes u otras superficies.

¿Cuáles son los síntomas de una infección por C. difficile?

Alrededor de mitad de las personas infectadas con las bacterias C. difficile no presenta ningún síntoma, pero igualmente pueden transmitir la infección a otras. En cambio, otras personas sí tienen síntomas que incluyen:

  • Diarrea aguada, que puede contener mucosidad

  • Dolores y calambres

  • Fiebre

Otras personas infectadas sí pueden presentar problemas graves y sus síntomas incluyen:

  • Dolor abdominal

  • Hinchazón abdominal

  • Náuseas y vómitos

  • Diarrea leve o ausencia de diarrea

¿Cómo se diagnostica la infección por C. difficile?

Para confirmar la infección, le tomarán una muestra de heces para ver si contiene la bacteria o las toxinas producidas por esta. 

¿Cómo se trata la infección por C. difficile?

  • El primer paso requiere suspender el tratamiento con antibióticos. Es posible que el proveedor de atención médica le recete un medicamento diferente. En ciertos casos, podría administrarse un antibiótico dirigido específicamente a tratar la infección por C. difficile.

  • A menudo se administran líquidos a través de una sonda IV o de una vena. Esto ayuda a reponer los que se han perdido a través de la diarrea.

  • Si el tratamiento no logra curar los síntomas graves, podría requerirse una operación quirúrgica.

  • Para aliviar los síntomas

    • Asegúrese de tomar abundante líquido para reponer el agua perdida en la diarrea. Hable con su proveedor de atención médica o enfermera sobre cuáles son las mejores opciones de líquidos.

    • Siga las instrucciones de su proveedor de atención médica sobre qué y cuándo puede comer.

    • No tome medicamentos antidiarreicos a menos que su proveedor de atención médica le diga que lo haga.

    • Informe a su proveedor de atención médica si vuelve a tener síntomas, ya que, incluso después del tratamiento, las bacterias C. difficile pueden reaparecer.

¿Cuáles son las complicaciones de la infección por C. difficile?

Las complicaciones incluyen:

  • Deshidratación (cantidad insuficiente de líquidos en el cuerpo)

  • Desequilibrio de electrólitos (falta o exceso de minerales importantes en el cuerpo)

  • Nivel bajo de proteínas en la sangre

  • Dilatación o ensanchamiento grave del intestino grueso

  • Perforación intestinal

  • Presión sanguínea baja

  • Insuficiencia renal

  • Inflamación o infección en todo el cuerpo

  • Muerte

¿Cómo se previene la infección por C. difficile?

Los hospitales y hogares de ancianos toman las siguientes medidas para ayudar a prevenir las infecciones por C. difficile:

  • Uso limitado de antibióticos. Limitar el uso de antibióticos solo a situaciones estrictamente necesarias puede ayudar a reducir las infecciones por C. difficile.

  • Lavado de las manos. Los profesionales médicos de los hospitales deben lavarse las manos antes y después de tratar a cualquier paciente. También deben lavarse las manos después de tocar cualquier superficie en las habitaciones de los pacientes. El agua y el jabón son más eficaces que los antisépticos de alcohol para las manos.

  • Ropa de protección. Los profesionales de atención médica deben ponerse guantes y una bata cuando entran en la habitación de un paciente infectado con C. difficile, y deben quitárselos antes de irse y lavarse las manos.

  • Habitaciones privadas. Las personas infectadas con las bacterias C. difficile deben asignarase a habitaciones privadas o compartidas con otras que tengan la misma infección.

  • Limpieza profunda. Los equipos y las superficies de las habitaciones deben limpiarse y desinfectarse a diario.

  • Educación. Los pacientes y visitantes deben recibir instrucciones sobre las mejores maneras de evitar la infección.

 

Los pacientes pueden tomar las siguientes medidas para prevenir la infección por C. difficile:

  • Tome antibióticos solo cuando realmente los necesite. Tenga presente que los antibióticos no mejorarán las enfermedades de origen viral como los resfriados y la gripe (flu). No le pida antibióticos a su proveedor de atención médica si el profesional le dice que no funcionarán en su caso.

  • Si le indican tomar antibióticos, tómelos según las instrucciones. No aumente ni reduzca la dosis, ni tome el medicamento por más o menos tiempo del que le recomiende su proveedor, ni siquiera si se siente mejor.

  • Lave bien sus manos. Hágalo después de ir al baño y antes de comer. Use abundante agua tibia y jabón; es posible que los antisépticos con alcohol para las manos no maten los gérmenes C. difficile.

Todos pueden prevenir la infección por C. difficile tomando estas medidas:

 

En un hospital o en un centro de atención:

  • Lávese bien las manos antes y después de visitar a alguien que esté infectado con C. difficile. Use agua y jabón; es posible que los antisépticos con alcohol para las manos no maten las bacterias de C. difficile.

  • Si el personal médico así se lo solicita, use guantes. Cumpla todas las demás medidas que le indiquen para ayudar a prevenir la infección.

En casa:

  • Cuando esté atendiendo a un familiar infectado con C. difficile, póngase guantes y deséchelos después de cada uso. Luego, lávese bien las manos.

  • Lave la ropa, las sábanas y las toallas del paciente por separado en agua caliente con detergente y blanqueador líquido.

  • Desinfecte las superficies de la habitación del paciente, incluso el teléfono, los interruptores de las lámparas y los controles remotos.

Consejos para lavarse las manos correctamente

  • Use agua tibia y mucho jabón. Restriegue bien las manos.

  • Lave bien toda su mano. Lave debajo de las uñas, entre los dedos y hasta las muñecas.

  • Lávese por lo menos entre 15 y 20 segundos. Puede cantar el Feliz cumpleaños o la Canción del alfabeto mientras se lava las manos. Las dos duran entre 15 y 20 segundos.

  • Enjuague sus manos. Deje que el agua le corra desde las muñecas bajando hasta las puntas de los dedos.

  • Seque bien sus manos. Use una toalla de papel para cerrar el grifo y abrir la puerta.

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.