Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Si su hijo tiene estenosis aórtica (EA)

El corazón está dividido en cuatro cavidades: dos superiores, denominadas aurículas, y dos inferiores, denominadas ventrículos. Además, hay cuatro válvulas cardíacas, las cuales se abren y se cierran para permitir que la sangre fluya siempre hacia adelante a través del corazón. La válvula aórtica está situada entre el ventrículo izquierdo y la arteria aorta; contiene tres valvas que se abren y se cierran para permitir el paso de la sangre y controlar el flujo sanguíneo desde el corazón al resto del cuerpo (excepto los pulmones). Se produce la estenosis aórtica (EA) cuando esta válvula no se abre del todo, o si la zona situada encima o debajo de la válvula es demasiado estrecha. En consecuencia, se obstruye (bloquea) el flujo sanguíneo desde el corazón al resto del cuerpo. Con el tiempo, esta afección puede ocasionar ciertos problemas del corazón, aunque en muchos casos es tratable.

Tipos de estenosis aórtica

La EA puede ser de tres tipos:

  • Supravalvar, cuando la obstrucción se produce encima de la válvula (es posible que la aorta sea demasiado estrecha).

  • Valvar, cuando la obstrucción se produce a la altura de la válvula (es posible que las valvas sean demasiado gruesas o estén adheridas entre sí).

  • Subvalvar, cuando la obstrucción se produce debajo de la válvula (es posible que la zona situada debajo de la válvula sea demasiado estrecha).

¿Cuáles son las causas de la estenosis aórtica?

La EA es un defecto cardíaco congénito; esto significa que su hijo nació con este problema en la estructura de su corazón. A veces es un solo defecto, mientras que en otros casos es parte de un conjunto más complejo de problemas. Se desconoce su causa exacta, aunque al parecer muchos de los casos surgen al azar. Tener antecedentes familiares de defectos en el lado izquierdo del corazón puede constituir un factor de riesgo.

¿Por qué causa problemas la estenosis aórtica?

  • La EA obliga al ventrículo izquierdo a hacer un mayor esfuerzo para bombear la sangre a través de la válvula aórtica y la aorta para poder llegar a todas las partes del cuerpo. Este mayor esfuerzo produce la hipertrofia (engrosamiento) y el aumento de tamaño del ventrículo izquierdo. Con el tiempo, el ventrículo izquierdo puede llegar a estar tan sobrecargado que ya no es capaz de bombear bien la sangre. Esta afección se denomina insuficiencia cardíaca congestiva (ICC).

  • Los niños con problemas valvulares como la EA están en riesgo de contraer una infección llamada endocarditis infecciosa, que afecta el revestimiento interno del corazón o las válvulas cardíacas.

¿Cuáles son los síntomas de la estenosis aórtica?

Los niños con EA leve o moderada pueden dar la impresión de estar bien de salud y no tener ningún síntoma. Los niños con EA grave o crítica generalmente sí tienen síntomas, tales como:

  • Mareos y desmayos

  • Dificultad para respirar

  • Sudoración

  • Frío en las manos y los pies

  • Dolor de pecho

  • Dificultades para alimentarse (en los bebés)

  • Cansancio fácil durante el ejercicio (en los niños mayores)

¿Cómo se diagnostica la estenosis aórtica?

Durante un chequeo el médico busca indicios de problemas cardíacos tales como un soplo, el cual es un ruido adicional producido cuando la sangre no fluye uniformemente a través del corazón. Si se sospecha que su hijo tiene un problema del corazón, lo remitirán a un cardiólogo pediatra (médico que diagnostica y trata problemas cardíacos en los niños). Para diagnosticar la EA, podrían realizarse las siguientes pruebas:

  • Radiografía del tórax: Se usan radiografías para generar imágenes del corazón y los pulmones.

  • Electrocardiograma (ECG o EKG): Se registra la actividad eléctrica del corazón.

  • Ecocardiograma (“eco”): Se emplean ondas sonoras (de ultrasonido) para crear una imagen del corazón y buscar defectos estructurales.

¿Cómo se trata la estenosis aórtica?

  • Generalmente, la EA de leve a moderada no requiere tratamiento pero sí visitas periódicas al cardiólogo. Estas visitas tienen la finalidad de garantizar que el estrechamiento de la válvula o en sus cercanías no empeore con el tiempo.

  • Los casos graves o críticos de EA deben tratarse. Podrían recetarse unos medicamentos para aliviar los síntomas, y se requerirá tratamiento adicional para mejorar la obstrucción del flujo sanguíneo. La válvula puede abrirse mediante un procedimiento denominado valvuloplastia con balón, o bien repararse o reemplazarse durante una operación quirúrgica del corazón. El cardiólogo evaluará la afección de su hijo y hablará con usted sobre las opciones de tratamiento.

¿Cuáles son los asuntos que hay que abordar a largo plazo?

Todas las opciones de tratamiento de la EA son de índole paliativa (es decir, de alivio de los síntomas). Esto significa que la válvula aórtica no será reparada y que siempre tendrá una anomalía; pueden volver a producirse problemas con la válvula en el futuro.

  • Después del tratamiento, la mayoría de los niños con EA pueden hacer actividad física. El nivel y la magnitud de la actividad física depende de cada niño; quizás tenga que evitar ciertos deportes de contacto, tales como el fútbol. Consulte con el cardiólogo para averiguar las actividades que resulten apropiadas para su hijo.

  • Por el resto de su vida, el niño necesitará acudir a visitas de control periódicas con el cardiólogo para garantizar que la válvula no vuelva a obstruirse o presente una fuga excesiva. Es más probable que los niños con reemplazos de válvula necesiten operarse otra vez en el futuro.

  • Para prevenir la endocarditis infecciosa, es posible que su hijo tenga que tomar antibióticos antes de cualquier operación o trabajo dental. Los antibióticos deben tomarse según las indicaciones del cardiólogo.

 

Si su hijo tiene una válvula aórtica bicúspide

La válvula aórtica bicúspide se caracteriza por tener dos valvas en lugar de tres; además, el tejido de la valva podría ser anormalmente grueso. Este defecto puede o no provocar la EA, por lo que sus síntomas no siempre son evidentes y a menudo pasa desapercibido hasta la edad adulta. Si el problema se diagnostica durante la infancia, se requiere tratamiento únicamente si la válvula empeora con el tiempo. Sin embargo, un niño con una válvula aórtica bicúspide sigue estando en riesgo de contraer la endocarditis infecciosa, por lo que es posible que tenga que tomar antibióticos antes de cualquier operación quirúrgica o trabajo dental. Incluso si el diagnóstico no se realiza hasta la edad adulta, es posible que se requiera reemplazar la válvula más tarde en la vida.

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.