Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Si su hijo necesita cirugía ortopédica

A su hijo le harán una operación de huesos o de articulaciones. El médico que realiza esta operación es un cirujano ortopédico. Esta hoja le ayudará a preparar a su hijo y a obtener información sobre lo que puede esperar.

Dos maneras de realizar la cirugía ortopédica

La operación puede hacerse de dos maneras diferentes, según cuáles sean las razones por las que su hijo necesita la cirugía. El médico hablará con usted acerca de la cirugía de su hijo y el tipo de operación que realizará.

  • La cirugía abierta es el método tradicional de la intervención quirúrgica. Se realiza a través de una sola incisión lo suficientemente grande como para que el cirujano pueda ver directamente el área en la que va a operar.

  • La cirugía artroscópica (también llamada artroscopia) se realiza a través de varias incisiones pequeñas. Se introduce un artroscopio (un tubo con una cámara de video diminuta y una luz) a través de una de las incisiones. De esta forma el cirujano ve claramente el área en la que realiza la operación. A continuación, se introducen instrumentos quirúrgicos a través de otras incisiones pequeñas para realizar la cirugía.

Cómo ayudar al niño a prepararse

La idea de una operación quirúrgica puede ser inquietante. Usted puede preparar a su hijo de antemano para que tenga una experiencia más positiva durante la operación. La manera en que hará esto dependerá de las necesidades particulares del niño. Muchos hospitales para niños tienen un especialista que podrá ayudarles a usted y a su hijo a prepararse. Aquí tiene algunos consejos:

  • Explíquele a su hijo en qué consiste la cirugía, en términos sencillos y con brevedad. Los niños pequeños no mantienen la atención durante largos períodos; por lo tanto, esto debe hacerse poco antes de la operación. A los niños mayores puede dárseles más tiempo para entender la operación de antemano. 

  • Dígale al niño en qué parte del cuerpo le van a hacer la operación.

  • Explíquele también que estará “dormido” durante la cirugía. Tranquilice al niño explicándole que no sentirá nada durante la operación.

  • Deje que el niño le haga preguntas.

  • Si lo encuentra adecuado, puede usar algún juego para explicarle en qué consiste el procedimiento. Por ejemplo, puede representar un papel con uno de los juguetes u objetos favoritos del niño. A los niños un poco mayores puede ser útil mostrarles ilustraciones de lo que les harán durante la operación.

  • Ayude a su hijo a elegir un “objeto reconfortante” para que lo lleve consigo al hospital. Cualquier objeto pequeño puede servir, como un juguete, un animal de peluche o una manta. El niño podrá tenerlo hasta que empiece la operación.

Las semanas anteriores a la operación

Le darán instrucciones específicas para ayudar al niño a prepararse para la operación. Siga cuidadosamente todas las instrucciones que le dé el cirujano de su hijo. A continuación, se indican dos instrucciones comunes a la mayoría de las operaciones quirúrgicas:

1. Dígale al médico qué medicamentos está tomando el niño, incluyendo los medicamentos de venta libre, las hierbas medicinales y otros suplementos. Es posible que su hijo deba dejar de tomar ciertos tipos de medicamentos antes de la cirugía para prevenir la posibilidad de hemorragias y otros problemas tanto durante la cirugía como después de ella.

2. Asegúrese de que el niño tenga el estómago vacío en la mañana del día de la operación. No le dé al niño nada de comer ni de beber desde entre seis y doce horas antes de la cirugía. Esto significa que no debe darle ni siquiera agua o chicles. Si hay ciertos medicamentos que el niño debe tomar y que han sido aprobados para que los tome antes de la operación, puede ingerirlos con una pequeña cantidad de agua.

El día de la cirugía:

  • Llegue al hospital puntualmente. Le pedirán que llene ciertos formularios.

  • El niño deberá quitarse la ropa y ponerse una bata de hospital.

  • Usted y el niño se reunirán con un anestesiólogo o un enfermero anestesista, quienes les explicarán el tipo de medicamentos que utilizarán para que el niño permanezca dormido durante la cirugía. No dude en hacerles cualquier pregunta que tenga.

  • Es posible que varias personas le pidan que confirme en qué parte del cuerpo le van a hacer la operación al niño. Esta es una pregunta rutinaria que se hace por la seguridad del niño. También es posible que marquen la parte que se va a operar con una pluma o un marcador.

  • A su hijo le pondrán una sonda intravenosa (IV) para administrarle líquidos y medicamentos. Según cuál sea la edad del niño, le pondrán la sonda en el brazo o en la mano y es posible que comiencen a administrarle fluidos una vez que esté dormido.

Durante la cirugía

  • Su hijo recibirá anestesia general y se quedará profundamente dormido.

  • Es posible que al niño le coloquen un tubo suave (catéter) en la vejiga para drenar la orina durante la cirugía e inmediatamente después.

  • El cirujano realizará la cirugía empleando el método conversado con usted.

La recuperación en el hospital:

  • Después de la cirugía, llevarán al niño a una sala de recuperación, que también se conoce como unidad de cuidados postanestésicos, o “PACU”, por sus siglas en inglés. Aquí, habrá monitores conectados a su hijo para vigilarle la respiración, la presión arterial y el pulso.

  • A su hijo le darán medicamentos para ayudar a aliviar el dolor.

  • El catéter que se usa para drenar la orina probablemente se quitará poco después de la cirugía. La sonda intravenosa puede que se mantenga durante algunos días más.

  • En algunos casos, la cirugía se hace sin hospitalizar al niño (es decir, como paciente ambulatorio), y podrá irse a casa el mismo día. En otros casos, su hijo necesitará permanecer uno o más días en el hospital. Si su hijo se queda hasta el otro día, puede que lo trasladen a una habitación de hospital común. Pregunte si puede permanecer al lado del niño.

La recuperación en casa:

  • Dele a su hijo los medicamentos tal como le hayan indicado. El control del dolor después de la cirugía es importante para facilitar la recuperación, por lo que los medicamentos contra el dolor deben administrarse siguiendo el horario establecido.

  • Programe una visita de control con su cirujano para después de la cirugía.

  • Un cierto grado de actividad física ayuda al proceso de recuperación del niño, pero el exceso de actividad puede dificultar la cicatrización de las incisiones. Siga todas las instrucciones que le den.

  • Si el niño necesita fisioterapia durante la recuperación, es posible que comience poco después de la cirugía.

  • Siga todas las demás instrucciones que le den para la recuperación de su hijo.

Llame al médico del niño si tiene alguno de los siguientes síntomas después de la operación:

  • Fiebre:

    • En un bebé menor de tres meses de edad, una temperatura rectal de 100.4°F (38.0°C) o más.

    • En niños de tres a 36 meses, una temperatura rectal de 102°F (39.0°C) o más.

    • En un niño de cualquier edad, una temperatura de 103°F (39.4°C) o más.

    • Una fiebre que dura más de 24 horas en un niño menor de dos años o durante tres días en un niño mayor de dos años.

    • Una convulsión causada por la fiebre.

  • Aumento del dolor o la hinchazón en el lugar de la incisión.

  • Supuración inesperada procedente de una incisión.

  • Aumento del enrojecimiento cerca de una incisión.

  • Sangrado en el lugar de una incisión.

  • Problemas respiratorios.

Si el niño tiene un yeso o una férula, llame al médico si:

  • El niño se queja de que la parte del cuerpo enyesada le produce hormigueo o se le duerme.

  • El yeso le queda demasiado ajustado o demasiado flojo.

  • Le aparece una erupción cutánea o salpullido bajo el yeso o bajo la férula.

  • Los dedos de la mano o del pie se le hinchan, están muy fríos o se ponen de color azulado o gris.

  • El yeso o la férula se agrietan o tienen bordes ásperos que lastiman al niño.

  • El yeso se moja.

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.