Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Cómo cambiar y limpiar la traqueostomía de su hijo

La traqueostomía requiere cuidados periódicos para mantener limpia la zona y prevenir las infecciones y el deterioro de la piel. Limpie y revise la piel al menos 1 vez al día. Cambie la cánula de traqueostomía cada 30 días o con la frecuencia que le haya indicado su proveedor de atención médica. Si es posible, sería recomendable que hubiera dos adultos presentes para el cambio de la cánula de traqueostomía. Siga las recomendaciones generales indicadas a continuación y cualquier otra instrucción específica que le hayan dado.

Reúna los utensilios necesarios

Algunas personas encuentran de utilidad preparar los utensilios y hacer el cambio y la limpieza en el mismo lugar cada vez. Elija un espacio limpio y bien iluminado que esté cerca de un lavabo. Para la limpieza y el cambio de la cánula necesitará los siguientes utensilios:

  • Toalla enrollada o almohada

  • Guantes limpios, desechables y sin talco

  • Gasa

  • Agua estéril

  • Tijeras y ataduras de la cánula de traqueostomía, cortadas a la longitud apropiada

  • Cánula de traqueostomía

  • Dos recipientes estériles o desechables

  • Toalla pequeña

  • Aparato de aspiración

Limpie y revise la piel

Pregunte a su proveedor de atención médica si se necesita un apósito de traqueostomía. Si es así, cambie esta gasa cada vez que limpie el lugar de la traqueostomía. No use gasa que contenga algodón porque su hijo podría inhalar las pequeñas fibras. Emplee únicamente gasas precortadas. Si corta las gazas usted mismo los bordes se deshilacharán y eso aumenta el riesgo de infección.

  • Acueste a su hijo boca arriba en una posición cómoda y colóquele la toalla enrollada debajo de los hombros.

  • Lávese las manos con agua y jabón, alcohol o espuma desinfectante y póngase guantes desechables.

  • Limpie las lengüetas de la cánula de traqueostomía y la piel debajo. Use trozos de gasa limpios u otro material con bordes no deshilachados empapado en agua estéril. 

  • Usted puede considerar emplear una técnica de limpieza meticulosa que consiste en limpiar el estoma paso por paso, de a un cuarto por vez. Comience por la posición de las 12 horas pasando la gasa hasta las 3 y continúe con un trozo nuevo para cada tramo. Limpie de las 12 a las 9 y luego siga de las 3 a las 6 y termine de las 9 a las 6.

  • Seque la zona dándole toques suaves (sin frotar) con una gasa seca.

  • Revise la piel para ver si tiene algún indicio de infección, como enrojecimiento, hinchazón o calor.

  • Al terminar, lávese las manos.

Cambie la cánula de traqueostomía

Pregunte al médico si es necesario que use un obturador, el cual podría facilitar la inserción de la cánula; además, sus bordes redondeados también protegen el estoma durante la inserción. Si necesita usar un lubricante, asegúrese de preguntar al médico la cantidad que requiere. Tenga listo un aparato de aspiración, si lo va a necesitar. Si su hijo tiene la edad suficiente para comprender, explíquele el procedimiento lo mejor que pueda. Si hay dos personas disponibles, una de ellas retira la cánula de traqueostomía usada mientras la otra fija la nueva.

 

 

  • Acueste a su hijo boca arriba en una posición cómoda y colóquele la toalla enrollada debajo de los hombros.

  • Lávese las manos con agua tibia y jabón líquido, luego séqueselas bien. También puede usar alcohol o espuma desinfectante.

  • Póngase unos guantes desechables.

  • Prepare las nuevas ataduras de traqueostomía colocándolas alrededor del cuello de su hijo.

  • Abra el envase de la nueva cánula de traqueostomía e inserte en esta el obturador (si lo va a usar).

  • Retire toda la cánula de traqueostomía usada y deposítela sobre la toalla. Si usó gasa, retírela también.

  • Sustituya inmediatamente la cánula de traqueostomía usada por la nueva. Mientras sujeta los bordes de la cánula, retire inmediatamente el obturador (si lo está utilizando). Su hijo no podrá respirar si le deja puesto el obturador.

  • Asegure las ataduras de la traqueostomía.

Tome las precauciones adecuadas con el cuidado de la piel

A menos que la zona esté infectada, actualmente se recomienda evitar el uso de agua oxigenada sobre la piel. La razón es que causa inflamación y aumenta el riesgo de infección. Además, puede provocar irritación de las mucosas y aumentar las secreciones de la tráquea. Asegúrese de preguntar al médico de su hijo si el uso de agua oxigenada es adecuado y cuándo emplearla para su hijo antes de usarla. Si la usa en una zona infectada, es importante enjuagar luego el lugar con agua estéril. 

 

Asegúrese de impedir que el jabón o el agua penetren en el estoma o la cánula de traqueostomía. Esté pendiente de cualquier indicio de infección: dolor durante la aspiración, hinchazón, calor, enrojecimiento, supuración maloliente o fiebre. Si sospecha que se ha infectado la traqueostomía, llame en el acto al médico de su hijo.

Llame al médico en el acto si su hijo tiene cualquiera de estos síntomas:

  • Enrojecimiento, dolor o sangrado en el estoma

  • Flema amarilla o verde, maloliente, sanguinolenta o espesa procedente del estoma

  • Fiebre

    • En un bebé menor de 3 meses, una temperatura rectal de 100.4°F (38ºC) o más alta

    • En un niño de 3 a 36 meses, una temperatura rectal de 102°F (39ºC) o más alta

    • En un niño de cualquier edad que presenta una temperatura de 104°F (40ºC) o más alta

    • Fiebre que dura más de 24 horas en un niño menor de 2 años, o 3 días en un niño de 2 años o mayor

    • Su hijo presenta una convulsión provocada por la fiebre

  • Hinchazón alrededor de la cánula de traqueostomía

  • Dolor durante la aspiración de la cánula de traqueostomía

  • Falta de aliento o cualquier dificultad para respirar

  • Vómito

  • Dificultad para insertar la cánula de traqueostomía o la sonda de aspiración

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.