Si su hijo tiene una alergia alimentaria: generalidades - Fairview Health Services
 
Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Si su hijo tiene una alergia alimentaria: generalidades

Usted se acaba de enterar de que su hijo tiene una alergia alimentaria. Esto significa que el cuerpo del niño tiene una reacción alérgica a determinado alimento que la mayoría de las personas puede comer sin problemas. Las alergias alimentarias pueden poner en peligro la vida. El sistema inmunológico de los niños que tienen este tipo de alergia interpreta erróneamente que ciertos alimentos son perjudiciales y libera poderosas sustancias químicas en el torrente sanguíneo para combatirlos. Estas sustancias químicas pueden producir síntomas leves como salpullidos. Pero otros síntomas más graves, que se conocen como anafilaxis, pueden llegar a ser fatales si no se tratan de la manera correcta. Lea a continuación para aprender más acerca de las alergias alimentarias y la anafilaxis.

Madre e hija en el consultorio médico.

Alimentos comunes que pueden causar reacciones alérgicas

Muchos alimentos pueden causar reacciones alérgicas, pero a los que los niños suelen ser más alérgicos son:

  • los huevos

  • la leche

  • los cacahuates (maní)

  • la soya

  • el trigo

  • los mariscos (tales como los camarones, la langosta y el cangrejo)

  • las nueces de árboles (tales como las almendras, los anacardos y las nueces de Castilla)

  • el pescado (tal como el atún o el salmón)

¿Cuáles son los síntomas de una alergia alimentaria?

Los síntomas de una alergia alimentaria suelen aparecer entre unos minutos y 1–2 horas después de que se come un alimento problemático, y pueden comprender cualquiera de los siguientes:

  • Desmayos o mareos

  • Hinchazón de la cara, los labios, la lengua y la garganta

  • Ronchas y comezón

  • Eczema (resequedad y picazón en la piel) que empeora

  • Silbidos o problemas al respirar o tragar

  • Congestión nasal

  • Dolor o retortijones en el estómago

  • Diarrea

  • Náuseas o vómito

La anafilaxia: una reacción peligrosa

La anafilaxia es el tipo de reacción alérgica más grave, pudiendo llegar a ser mortal si no se trata rápidamente. La reacción puede producirse en cuestión de minutos después de la exposición a un alergeno, o hasta varias horas después. Algunos de los síntomas de anafilaxia son:

  • Mareos o desmayos

  • Hinchazón de la cara, los labios, la lengua y la garganta

  • Silbidos o dificultad para respirar o tragar

  • Congestión nasal

  • Palpitaciones fuertes

  • Náuseas, vómito o diarrea severa

Si su hijo tiene síntomas de anafilaxia, ¡actúe sin demora!

Si el médico le ha recetado epinefrina inyectable (como EpiPen, Adrenaclick y Twinject), adminístrela de inmediato y luego llame al 911 o a un servicio de emergencias.

¿Cuáles son los factores de riesgo?

Los siguientes factores aumentan la propensión a tener alergias alimentarias:

  • Antecedentes familiares: Muchos niños con alergias alimentarias vienen de familias que tienen antecedentes de estas mismas alergias, fiebre del heno o asma.

  • Eczema: Muchos niños que tienen alergias alimentarias también tienen eczema.

  • Primeros años de vida: Las alergias alimentarias surgen con mayor frecuencia en bebés y niños pequeños.

¿Cómo se diagnostican las alergias alimentarias?

Además de realizar una historia completa de la dieta, el médico de su hijo podría pedirle que lleve un diario de los alimentos que el niño come con el fin de identificar los que le causan problemas. Ciertas pruebas también pueden ayudar a detectar los alimentos a los que su hijo es alérgico, tales como:

  • Prueba cutánea con punción: El médico coloca una pequeña gota de un supuesto alergeno (sustancia que causa alergia) en la piel del niño y efectúa una pequeña punción. La piel tarda hasta 15 minutos en reaccionar. Al examinar la reacción, el médico puede determinar si su hijo es alérgico a cierto alimento.

  • Análisis de sangre (RAST o prueba radioalergosorbente): En esta prueba se determina la respuesta del sistema inmunológico de su hijo a ciertos alimentos. En el consultorio del médico se extrae una muestra de sangre que luego se envía a un laboratorio para fines de análisis. En algunos niños se realizan los análisis de sangre en lugar de las pruebas cutáneas.

  • Dieta de eliminación: De la dieta del niño se quitan ciertos alimentos que luego se vuelven a agregar poco a poco. El médico de su hijo puede darle más información sobre este método de detección de alergias alimentarias.

¿Cómo se tratan las alergias alimentarias?

Las alergias alimentarias no tienen cura, aunque en muchos niños tienden a desaparecer con la edad. Generalmente, el tratamiento consiste en evitar por completo los alimentos problemáticos. Algunos niños también deben evitar alimentos parecidos al alergeno. Por ejemplo, si su hijo es alérgico a los cacahuates, es posible que el médico del niño le recomiende evitar todo tipo de nueces. También hay que tener cuidado con el contacto cruzado (es decir, cuando un alimento que su hijo puede comer sin peligro entra en contacto con uno que le produce alergia). El contacto cruzado puede producirse en el hogar, un restaurante o durante el procesamiento o almacenamiento de un alimento. El médico o nutricionista de su hijo le ayudará a saber los alimentos que debe evitar y a planificar comidas balanceadas y sabrosas que no contengan ningún alergeno. Los niños que no superan sus alergias con la edad deben aprender a leer las etiquetas de los alimentos y a preguntar sobre la preparación de las comidas que consumen fuera de su casa.

Para mantener la seguridad de su hijo

Las siguientes medidas pueden ayudar a garantizar la seguridad de su hijo:

  • Lea detenidamente las etiquetas de todos los alimentos procesados y asegúrese de buscar alergenos ocultos.

  • Informe a las personas más importantes en la vida de su hijo sobre la alergia alimentaria del niño. Por ejemplo, dígaselo a los adultos que pasan tiempo con el niño, tales como el personal de la guardería, los maestros, los parientes y otros padres. Hágales saber las señales de alerta de una reacción alérgica y lo que deben hacer si se presenta, y enséñeles a usar la epinefrina inyectable.

  • Prepare un plan de acción. Describa los cuidados que su hijo necesitará en caso de tener una reacción alérgica. Entregue una copia del plan a la enfermera del colegio, los empleados de los servicios alimentarios y las personas que cuidan a su hijo.

  • Póngale una pulsera de alerta médica a su hijo para indicar al personal de atención médica y otras personas que su hijo tiene una alergia alimentaria. Podrá conseguir esta pulsera en la mayoría de las farmacias y a través de Internet.

  • Lleve consigo una “tarjeta para el chef”. En esta tarjeta personalizada se explica la alergia de su hijo a los empleados de restaurantes. Podrá elaborar su propia tarjeta o imprimir una copia de ciertos sitios web en Internet.

Ley sobre etiquetado de alimentos

A partir de 2006, las etiquetas de todos los alimentos de paquete deben indicar claramente si un producto contiene cualquiera de los ocho principales alergenos alimentarios: huevos, leche, cacahuates, soya, trigo, mariscos, nueces de árboles y pescado. Los alimentos que no vienen en paquetes, tales como las frutas y verduras frescas y las carnes, no llevarán estas etiquetas.

¿Desaparecen con la edad las alergias alimentarias en los niños?

Aunque muchos niños superan sus alergias con la edad, en otros las reacciones alérgicas persisten durante toda su vida. Es menos probable que las alergias al cacahuate, los mariscos y las nueces de árboles desaparezcan con el tiempo. Las visitas de control con el médico o alergólogo del niño le ayudarán a mantenerse informado conforme su hijo crece.

¿En qué se distingue la intolerancia a ciertos alimentos de la alergia alimentaria?

No todas las reacciones desagradables a los alimentos son alergias; a veces, un niño puede tener intolerancia alimentaria. A continuación se describen varias diferencias importantes entre estas dos reacciones.

La intolerancia alimentaria:

  • Generalmente produce síntomas digestivos tales como diarrea, hinchazón abdominal y gas.

  • No afecta el sistema inmunológico y a menudo significa que su hijo no puede digerir ciertos alimentos debidamente.

  • Quizás no produzca ninguna reacción si el alimento se consume en pequeñas cantidades.

La alergia alimentaria:

  • Puede provocar síntomas en todo el cuerpo.

  • Es una respuesta del sistema inmunológico.

  • Se produce ante la más mínima exposición a un alimento problemático.

Para más información

Visite el sitio web de Food Allergy & Anaphylaxis Network: www.foodallergy.org

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.