Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Adaptación a la pérdida de una extremidad

La pérdida de una extremidad puede tener un impacto muy profundo. Cada persona reacciona de forma diferente. Es posible que sienta enojo, frustración, miedo, tristeza o soledad. Estos son sentimientos muy comunes tras la pérdida de una extremidad. De hecho, muchas personas atraviesan distintas etapas en reacción al sentimiento de pérdida. Sólo usted sabe exactamente cómo se siente. Pero no dude en pedir el apoyo emocional que necesita. No es necesario que se enfrente solo a este período de adaptación. 

Etapas del sentimiento de pérdida

La pena por la pérdida de algo es un sentimiento complicado. Es una reacción normal que puede comenzar inmediatamente después de la pérdida de la extremidad, o bien es posible que no sienta esta pena hasta una etapa más avanzada en el proceso de recuperación. El sentimiento de pérdida puede dividirse en cinco etapas que pueden ocurrir en cualquier orden. Tal vez sienta una de las etapas de forma más intensa que las otras, o es posible que se quede “atascado” en una etapa. Aprenda a reconocer las etapas del sentimiento de pérdida:

  • Negación o rechazo (“No es posible que me esté pasando esto a mí.")

  • Enojo o rabia (“¿Por qué me está pasando esto a mí?”)

  • Negociación (“Prometo comportarme bien si recupero mi vida de antes.”)

  • Depresión (“Nunca más volveré a ser normal o a sentirme bien.”)

  • Aceptación (“Encontraré una manera de seguir adelante con mi vida.”)

Dos mujeres con piernas ortopédicas que caminan al aire libre.

Adaptación a una nueva imagen de su cuerpo

Todos tenemos una imagen particular de nosotros mismos. Después de la pérdida de su extremidad, es probable que cambie la imagen que tiene de sí mismo. La aceptación de los cambios que ocurren en su cuerpo puede llevar tiempo. Recuerde que la pérdida de una extremidad no resta valor a su persona. A medida progresa en el proceso de recuperación física, es importante que se dé a sí mismo tiempo para recuperarse también en el plano emocional. Tómese todo el tiempo que necesite, pero comprométase a aceptar su cuerpo y a cuidarlo.

Recuerde que no está solo

Pedir ayuda puede ser difícil. Pero todo el mundo necesita apoyo de vez en cuando. No permita que la pérdida de su extremidad lo aísle del mundo. Establezca contacto con los demás y solicite el apoyo y la ayuda que necesita. Estas personas podrán ayudarlo:

  • Consejeros entre iguales (personas que han vivido una amputación y están dispuestas a compartir su experiencia). Hablar con una persona que ha tenido una amputación puede ser una gran ayuda.

  • Familiares y amigos. Las personas que lo aman y se preocupan por usted desean ayudarlo. Dígales lo que necesita y cómo se siente.

  • Psicólogos y otros terapeutas. La terapia puede ayudarle a en el proceso de adaptación.

Notas para los familiares y amigos

Aunque usted puede dar apoyo a la recuperación de su ser querido de muchas maneras, el apoyo emocional es fundamental. Su familiar necesitará comprensión y paciencia. Pero no tema animarlo a reanudar su rutina cotidiana. Escuche atentamente lo que le dice. Hágale preguntas y exprese sus inquietudes. Un cierto nivel de tristeza es normal, pero observe si hay señales de depresión. Comuníquese con un terapeuta si su ser querido:

  • Siente una tristeza abrumadora o implacable.

  • No encuentra placer en ninguna actividad.

  • No acepta la realidad de la pérdida de su extremidad.

  • Se niega a tocar su extremidad residual o a levantarse de la silla de ruedas.

  • No quiere ver a sus amigos o familiares, ni hablar con ellos.

 

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.