Print

Doctors and providers who treat this condition

  

¿Qué es la bronquitis?

La bronquitis se produce cuando los bronquios (vías respiratorias situadas en los pulmones) se irritan a causa de virus, bacterias o alergenos. Esta irritación genera una tos aguda (de corta duración) o crónica (de larga duración o recurrente) que produce flema amarilla o verdosa. Fumar o estar expuesto al humo de segunda mano (humo pasivo) es la causa más común de la bronquitis crónica.

El interior de unos pulmones sanos

El aire entra y sale de los pulmones a través de las vías respiratorias. El revestimiento de las vías respiratorias produce flema, una sustancia que atrapa las partículas que entran en los pulmones. Unas diminutas estructuras llamadas “cilios” se encargan de barrer las partículas para expulsarlas de las vías respiratorias.

Vía respiratoria sana: Las vías respiratorias normalmente están abiertas y dejan entrar y salir el aire fácilmente.

Cilios sanos: Los diminutos cilios, que parecen pelos, barren la flema y las partículas hacia arriba para expulsarlas de las vías respiratorias.

Una tos muy molesta

La bronquitis suele producirse cuando un virus del resfriado o la gripe infecta las vías respiratorias. Una vez infectadas, las vías respiratorias se inflaman (enrojecen y se hinchan) y se forma un exceso de flema, lo que desencadena una tos profunda y “perruna”. En estas circunstancias puede producirse una segunda infección, esta vez de origen bacteriano. Las vías respiratorias irritadas por alergenos o el humo son más propensas a infectarse.

 

Vía respiratoria inflamada: La inflamación y el exceso de flema estrechan la vía respiratoria y provocan falta de aliento.

Cilios deteriorados: El exceso de flema deteriora los cilios y provoca congestión y sibilancias (silbidos al respirar). El cigarrillo puede paralizar los cilios y empeorar el problema.

Realización de un diagnóstico

Un chequeo, preguntas sobre sus antecedentes de salud y ciertas pruebas ayudan a su proveedor de atención médica a saber el posible origen de la tos. Esta información se usa para planificar el tratamiento.

Antecedentes de salud

Es posible que su proveedor de atención médica le haga preguntas como las siguientes:

  • Cuánto le ha durado la tos y por cuánto tiempo ha estado produciendo flema.

  • Otros síntomas, como goteo nasal, dolor de garganta o fiebre.

  • Medicamentos que ha usado para tratar los síntomas.

  • Si el problema le había ocurrido antes, cuándo y con cuánta frecuencia.

  • Si usted fuma o se ha expuesto al humo de segunda mano.

  • Afecciones pulmonares como el asma o la EPOC (enfermedad pulmonar obstructiva crónica).

  • Factores que aumentan el riesgo de complicaciones, como la edad y ciertos trastornos de salud.

El chequeo

Durante el chequeo, su proveedor de atención médica le escuchará el pecho para ver si está congestionado, y quizás le revise también los oídos, la nariz y la garganta.

Posibles pruebas

  • Una prueba de esputo para detectar bacterias; requiere una muestra de flema expulsada de los pulmones.

  • Un exudado nasal o faríngeo (de la garganta) para detectar el virus de la gripe.

  • Una radiografía de tórax, si su proveedor de atención médica sospecha que usted tiene neumonía.

  • Pruebas para detectar enfermedades que podrían causar bronquitis, como alergias, asma o EPOC. Quizás lo remitan a un especialista para estas pruebas.

Tratamiento de la tos

El tratamiento principal de la bronquitis consiste en aliviar los síntomas. Evitar el humo, los alergenos y demás factores que desencadenan la tos suele mejorar la bronquitis. Si la infección es de origen bacteriano, podrían usarse antibióticos. Durante la enfermedad, limite la actividad física y duerma lo suficiente. Para aliviar los síntomas:

  • No fume y evite el humo de segunda mano.

  • Use un humidificador o inhale vapor de una ducha caliente para ayudar a aflojar la flema.

  • Beba líquidos, porque pueden calmar la irritación de la garganta y ayudar a diluir la flema.

  • Siéntese o acuéstese con la cabeza y los hombros apoyados sobre almohadas, para aliviar la congestión.

  • Pregunte a su proveedor de atención médica si debe usar medicamentos para la tos, el dolor y la fiebre, o un descongestionante.

Si se recetan antibióticos

El problema, ¿se debe a una infección bacteriana? Si es así, los antibióticos podrían acelerar la curación y prevenir las complicaciones. Sin embargo, la mayoría de los casos de bronquitis son causados por virus del resfriado o la gripe. Los antibióticos no tratan las enfermedades virales, y tomarlos cuando no son necesarios podría fomentar la producción de bacterias que son más difíciles de matar. Su proveedor de atención médica le recetará antibióticos si piensa que estos medicamentos podrían ayudarlo. Si se los recetan:

  • Tome sus antibióticos hasta que se le terminen, aunque le hayan mejorado los síntomas. Si no lo hace, la bronquitis podría reaparecer.

  • Tome estos medicamentos según las indicaciones. Por ejemplo, algunos medicamentos deben tomarse con la comida.

  • Consulte con su proveedor de atención médica o farmacéutico para averiguar los efectos secundarios frecuentes y lo que debe hacer si se le presentan.

Visita de control

Se recomienda que vaya a una visita de control en 2–3 semanas; para ese momento sus síntomas deberían haber mejorado. Una infección que dura más tiempo podría ser señal de que existe un problema más grave.

Para prevenir infecciones en el futuro

  • Evite el humo del tabaco. Si fuma, abandone el hábito. Aléjese de los ambientes llenos de humo. Pida a sus amigos y familiares que no fumen en sus alrededores, ni en su hogar o su carro.

  • Asegúrese de conseguir tratamiento para cualquier alergia que tenga.

  • Consulte con su proveedor de atención médica sobre la posibilidad de ponerse una vacuna antigripal (flu shot) todos los años.

  • Lávese las manos a menudo, para tratar de reducir la posibilidad de contagiarse con virus que causan resfriado y gripe.

Llame a su proveedor de atención médica si:

  • Le empeoran los síntomas o le aparecen unos nuevos.

  • Los problemas respiratorios se vuelven graves.

  • Tiene una erupción en la piel, urticaria o sibilancias; cualquiera de estas señales podría indicar una reacción alérgica a los antibióticos.

  • Los síntomas no le mejoran en un plazo de una semana, o al cabo de 3 días de estar tomando antibióticos.

 

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.