Prevención de las infecciones respiratorias frecuentes - Fairview Health Services
 
Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Prevención de las infecciones respiratorias frecuentes

Las infecciones respiratorias como los resfriados y la gripe (abreviada flu en inglés) son muy frecuentes en el invierno. A menudo, las infecciones respiratorias son causadas por virus y, aunque presenten varios síntomas comunes, no todas son iguales; algunas son enfermedades más graves que otras. Usted puede tomar medidas para prevenir las infecciones respiratorias frecuentes. Y si llega a enfermarse, puede cuidarse a sí mismo para impedir que su infección empeore.

Hombre envuelto en una manta tomando su temperatura con un termómetro.

¿Qué es un resfriado?

  • Los síntomas del resfriado son goteo nasal, tos, estornudos y dolor de garganta, y tienden a ser más leves que los de la gripe.

  • Los síntomas tienden a manifestarse lentamente y pueden durar entre varios días y una semana.

  • El resfriado no impide hacer la mayoría de las actividades habituales.

¿Qué es la gripe?

  • Los síntomas de la gripe son fiebre, dolor de cabeza, cansancio, tos, dolor de garganta, goteo nasal y dolores musculares. Los niños pueden tener además el estómago revuelto y vómitos (estos síntomas no suelen afectar a los adultos).

  • Los síntomas tienden a presentarse rápidamente y algunos, como el cansancio y la tos, pueden durar varias semanas.

  • La gripe causa agotamiento y a veces impide realizar las actividades normales.

  • Si un adulto tiene vómitos o diarrea por uno o dos días, lo más probable es que NO se trate de una gripe; esta enfermedad, que en inglés se conoce como stomach flu, probablemente sea una infección gastrointestinal (GI).

Cuando la infección empeora

Sin los cuidados adecuados, una infección respiratoria puede empeorar y volverse grave. De hecho, todos los años mueren cerca de 36,000 personas por complicaciones de la gripe. Si no mejora, llame su proveedor de atención médica. Algunas de las complicaciones son:

  • Bronquitis, una infección de las vías respiratorias que provoca falta de aliento y expectoración (expulsión al toser) de flema espesa de color amarillo o verde

  • Neumonía, una infección de los pulmones caracterizada por acumulación de líquido y flema en los pulmones, lo que dificulta la respiración

  • Empeoramiento de afecciones crónicas como insuficiencia cardíaca, enfermedad pulmonar crónica, asma o diabetes

  • Deshidratación (pérdida de líquidos) grave

  • Problemas de los senos paranasales (sinusitis)

  • Infecciones de los oídos

¡Póngase la vacuna antigripal!

La vacuna antigripal le brinda protección contra la gripe (pero no contra los resfriados y otras infecciones). Vacúnese todos los años en el otoño, antes de que comience la temporada de la gripe. Para esto puede acudir a un centro de consultas externas, consultorio médico, farmacia, centro para la tercera edad o ciertos lugares de trabajo. La vacuna puede venir en forma de inyección o de spray nasal. Su proveedor de atención médica puede indicarle cuál es la más adecuada para usted.

Evite la transmisión de los gérmenes

A nadie le gusta enfermarse. Para protegerse a sí mismo y a otras personas contra el contagio de los gérmenes del resfriado y la gripe:

  • Lávese las manos a menudo. Cuando no tenga acceso al agua y el jabón, use desinfectante para manos a base de alcohol.

  • Para tratar de mantener los gérmenes fuera de su cuerpo, evite tocarse los ojos, la nariz y la boca.

  • Trate de no frecuentar a personas afectadas de infecciones respiratorias. Quizás le convenga evitar las multitudes durante la temporada de gripe (el invierno).

  • Pregúntele a su proveedor de atención médica si le conviene vacunarse contra la neumonía.

Cómo lavarse las manos

  • Use agua tibia y mucho jabón; frótese las manos hasta formar abundante espuma.

  • Límpiese la mano entera, debajo de las uñas, entre los dedos y sobre las muñecas. Lávese por lo menos durante 15-20 segundos. No se limite a un lavado superficial; frótese bien la piel.

  • Enjuáguese las manos, dejando que el agua le corra de los dedos hacia abajo y no de las muñecas hacia arriba.

  • En los baños públicos, use una toalla de papel para cerrar la llave del agua y abrir la puerta.

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.