El ejercicio y la enfermedad pulmonar crónica: Consejos para comenzar - Fairview Health Services
 
Print

Doctors and providers who treat this condition

  

El ejercicio y la enfermedad pulmonar crónica: Consejos para comenzar

Esta hoja le ayudará a comenzar a hacer sus ejercicios sin peligro. Siga estos consejos tanto en su centro de rehabilitación pulmonar como en su casa.Anciano caminando apoyado en un bastón.

Preparativos para su sesión de ejercicios

  • Planifique su sesión de ejercicios para la hora del día en que normalmente tenga un máximo de energía.

  • Vístase cómodamente y póngase zapatos que brinden un buen apoyo a sus pies.

  • Si le han recetado un broncodilatador, úselo. Para obtener los mejores resultados, inhale el broncodilatador 20-30 minutos antes de hacer ejercicios o cualquier otra actividad enérgica.

  • Si es necesario, elimine la flema de sus pulmones.

  • Si le recetaron oxígeno para que lo utilice durante la actividad física, úselo. Aumente el flujo SÓLO si su médico le ha indicado que lo haga. (Aumentarlo por decisión propia podría resultarle peligroso.)

  • Antes de comenzar, fíjese en el estado del tiempo. Los días cálidos o húmedos, acorte su sesión de ejercicios, descanse más a menudo y beba una mayor cantidad de líquido. Haga ejercicios más temprano en el día, antes de que suba la temperatura. Si afuera hace frío o el aire es de mala calidad, haga ejercicios en ambientes interiores. Por ejemplo, camine dentro de su casa o en un centro comercial.

 

Mi objetivo inicial es hacer _______ minutos de ejercicio, _______ días a la semana.

Una sesión de ejercicios segura

  1. Para calentarse, comience haciendo unos cuantos estiramientos; de esta forma, tendrá los músculos preparados para el ejercicio.

  2. Después de sus estiramientos, pase a hacer actividades más enérgicas. Controle el esfuerzo que hace y no se olvide de respirar.

  3. Hacia el final de su sesión de ejercicios, aminore la marcha para que su cuerpo pueda enfriarse. Luego vuelva a estirarse, para relajar los músculos y evitar sentirse adolorido.

  4. Descanse y relájese.

Aumente la actividad con el tiempo

Propóngase prolongar gradualmente sus sesiones hasta lograr un objetivo de 30–60 minutos de ejercicio casi todos los días de la semana. Hay varias maneras de lograr esta meta:

  • Incorpore el ejercicio a su rutina diaria. Asegúrese de asistir a las sesiones de ejercicio de su programa de rehabilitación pulmonar.

  • Mantenga el interés en el ejercicio practicando actividades que disfruta.

  • Póngase un reloj y lleve un diario para registrar sus progresos. Establezca metas asequibles que le signifiquen un reto.

  • Prolongue sus sesiones de ejercicio un poquito cada semana, hasta alcanzar su objetivo.

  • Una vez que haya prolongado sus sesiones al tiempo deseado, aumente la intensidad (el esfuerzo que hace). Por ejemplo, camine por una subida suave en lugar de hacerlo en terreno plano.

Para proteger su seguridad durante el ejercicio

  • Siga las recomendaciones que le haya indicado su proveedor de atención médica o equipo de rehabilitación pulmonar.

  • Tome abundante agua antes, durante y después del ejercicio.

  • Lleve consigo su inhalador de rescate y úselo si lo necesita.

  • Recuerde que es normal que le falte el aliento, siempre y cuando pueda hablar y controlar su respiración. Si le aumenta la falta de aliento, reduzca la intensidad de sus ejercicios; si el problema persiste, deténgase y descanse.

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.