El transplante de hígado de su hijo: el procedimiento - Fairview Health Services
 
Print

Doctors and providers who treat this condition

  

El trasplante de hígado de su hijo: el procedimiento

Durante un trasplante de hígado, se extrae el hígado enfermo del niño y se sustituye por el hígado sano de un donante. Un trasplante de hígado constituye cirugía mayor. Este folleto está pensado para que usted y su hijo sepan lo que cabe esperar de la operación.

Antes de la operación de trasplante

Si su hijo está en una lista de espera, usted recibirá una llamada del coordinador de trasplantes cuando hayan encontrado un hígado adecuado. Cuando llegue al centro de trasplantes o al hospital, se revisará la salud del niño y el estado de su enfermedad. Una enfermedad actual o reciente, ciertos cambios en el estado del hígado o problemas con el hígado del donante, podrían ser motivo para posponer el trasplante. Todo esto puede resultar frustrante, pero recuerde que estas decisiones se basan en lo que se considera mejor para la salud de su hijo. Una vez programada la operación:

  • Haga los preparativos para el trasplante tal como le hayan indicado.

  • Comience a administrar los medicamentos antirrechazo (vea el cuadro a continuación) tal como le hayan indicado.

  • Llame al centro de trasplantes si el niño contrae un resfriado u otras enfermedades durante el período de preparación, ya que estos factores pueden ser importantes para decidir si se lleva a cabo el trasplante.

Durante la operación de trasplanteCuatro proveedores de atención médica vestidos con ambos quirúrgicos, guantes, mascarillas y cofias practican una cirugía.

Una operación de trasplante de hígado puede tardar 3-12 horas. El niño recibirá anestesia (medicamentos que bloquean el dolor y duermen al niño durante la operación). Se extrae el hígado enfermo del cuerpo del niño y se sustituye por el hígado del donante. A continuación se conectan los vasos sanguíneos y los conductos biliares.

Después de la operación

Su hijo permanecerá en el hospital durante un mínimo de 7-10  días. El niño se recuperará en la unidad de cuidados intensivos durante un cierto tiempo después de la operación. Durante este período de cuidado intensivo, el niño estará conectado a una máquina para ayudarle a respirar. Enfermeras y médicos especializados vigilarán el estado de salud del niño y el funcionamiento de su hígado. Se llevarán a cabo ciertas pruebas para determinar si el hígado trasplantado está funcionando correctamente. Estas pruebas pueden consistir en ecografías (ultrasonido), biopsia del hígado y análisis de sangre. En algunos casos, se lleva a cabo una segunda operación de control antes de dar de alta al niño (normalmente unos 7 días después de la primera operación).

¿En qué consiste el rechazo de un órgano?

El sistema inmunológico protege al organismo de los microbios así como de los materiales extraños (como por ejemplo una astilla) que entran en el cuerpo y podrían provocar una infección. Cuando se trasplanta un órgano, el sistema inmunológico interpreta el cambio como si el nuevo órgano fuera un elemento invasor, y en consecuencia comienza a combatirlo. Este proceso se conoce como rechazo. Los medicamentos antirrechazo inhiben el sistema inmunológico para evitar el rechazo. Consulte con el proveedor de atención médica del niño para obtener información acerca de estos medicamentos y los riesgos que entrañan. Asegúrese de que todos los demás médicos y proveedores de atención médica del niño sepan que está tomando medicamentos antirrechazo.

¿Cuáles son los posibles problemas a largo plazo?

Mientras el niño se recupera de la operación, será necesario observar si manifiesta señales de algún problema. Entre los problemas posibles se encuentran el rechazo del órgano, la infección y otras complicaciones derivadas de la operación o de los medicamentos. Después de la recuperación, la mayoría de los niños llevan una vida normal. En algunos casos, el bazo del niño puede agrandarse después de la operación. Un bazo agrandado puede requerir la restricción de ciertas actividades. El médico de su hijo podrá darle más información.

Después de la operación de trasplante, llame al médico si el niño:

  • Tiene fiebre superior a 100.4°F.

  • Tiene vómitos o diarrea durante 24 horas o más.

  • Tiene señales de deshidratación: reducción de la cantidad de orina, boca seca, se niega a beber, ausencia de lágrimas al llorar.

  • Está muy irritable o soñoliento.

  • Pierde el conocimiento.

  • Tiene hinchazón en las manos, los brazos, los pies, los tobillos, el abdomen o la cara.

  • Sangra por la nariz, la boca o el recto, o bien tiene sangre en las heces.

  • Le quedan marcas de contusiones (moretones) con mayor facilidad que de costumbre.

 

 

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.