Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Cuando su hijo tiene el síndrome del vómito cíclicoNiña que se aprieta el abdomen, con expresión de malestar.

Su hijo tiene accesos de vómito o arcadas que continúan durante horas o incluso días. Durante estos ataques, puede tener también dolores de cabeza o de estómago. Luego el problema desaparece durante varias semanas o meses. Es posible que su hijo tenga un trastorno poco frecuente llamado el síndrome del vómito cíclico (CVS por sus iniciales en inglés), conocido también como migraña abdominal.

¿Cuál es la causa del síndrome del vómito cíclico?

No se sabe con certeza cuál es la causa de este trastorno. Es probable que esté relacionado con las migrañas o dolores de cabeza, y que sus desencadenantes (los factores que lo producen) sean similares. En algunos casos, si un miembro de la familia tiene migrañas, es más probable que los niños tengan el síndrome del vómito cíclico. Puede afectar a los niños de cualquier edad y suele manifestarse por primera vez entre los 3 y 7 años de edad.

¿Cuáles pueden ser los desencadenantes de un episodio de este síndrome?

Los desencadenantes pueden ser varios. Entre los más comunes se encuentran los siguientes:

  • Estrés o exceso de excitación (por ejemplo en los días festivos, acontecimientos escolares o vacaciones)

  • Infecciones virales (como catarros)

  • Alergias o problemas de sinusitis

  • Ciertos alimentos (como chocolate o queso)

Las cuatro fases del síndrome del vómito cíclico

Este síndrome se presenta en cuatro fases o etapas:

  • Fase de pródromo: Esta fase señala que está a punto de comenzar un episodio. Los síntomas pueden ser: aura (sensaciones extrañas), sensibilidad a la luz, dolor de estómago, dolor de cabeza o náuseas. La fase de pródromo puede aparecer en pocos minutos o en el espacio de unas horas. A veces, durante esta fase, resulta posible detener un episodio con medicamentos.

  • Fase de episodio: Durante esta fase, que puede durar muchas horas o incluso días, su hijo tiene vómitos, arcadas y náuseas. Es posible que no pueda tomar alimentos ni medicamentos por la boca.

  • Fase de recuperación: Esta fase comienza cuando cesa el vómito o las arcadas. Es probable que su hijo esté muy cansado y que se duerma de inmediato. Es frecuente que los niños se despierten con dolores musculares causados por los accesos de vómito.

  • Fase libre de síntomas: La fase libre de síntomas es el período durante el cual el niño se siente bien. Esta fase puede durar semanas o meses hasta el comienzo de un nuevo episodio.

¿Cómo se diagnostica el síndrome del vómito cíclico?

Para diagnosticar este síndrome, el médico debe descartar primero otros problemas. Probablemente le hará preguntas acerca de la historia clínica del niño, a fin de poder determinar si hay un ciclo de síntomas que sugieren la existencia del síndrome.  También pueden realizarse pruebas, entre ellas análisis de sangre, a fin de descartar otras posibles causas del vómito. Una de estas pruebas es una serie de radiografías conocida como serie del tracto gastrointestinal superior, que puede mostrar al médico si hay un problema con el sistema digestivo del niño.

¿Cómo se trata el síndrome del vómito cíclico? 

Este síndrome es incurable, pero usted y su hijo pueden aprender formas de intentar prevenir los episodios o ataques. También puede aprender a detener un episodio durante su inicio (consulte la sección “Prevención de futuros episodios”). Una vez que comienza un episodio de vómito intenso, probablemente el niño deberá ir de inmediato al hospital, donde le darán medicamentos para intentar detener el vómito. Para mantenerse hidratado, es probable que el niño necesite recibir líquidos, los cuales suelen administrarse a través de una sonda intravenosa. En caso necesario, también se puede administrar nutrición a través de esta sonda. Probablemente el niño permanecerá en el hospital hasta que termine el episodio, y allí también podrá recibir atención durante la fase de recuperación.

Prevención de futuros episodios

Los episodios del síndrome del vómito cíclico pueden ser estresantes y dar miedo a su hijo. Puede ser útil saber que hay cosas que usted puede hacer para prevenir o controlar los episodios. Comience por aprender cuáles son los factores que desencadenan episodios de vómito en su hijo. Si su hijo está expuesto a un desencadenante, o tiene síntomas de la fase de pródromo, tome las medidas correspondientes según le haya indicado el médico. De esta forma, tal vez pueda detener el episodio antes de que comience. Algunas veces no resulta posible detener o prevenir en casa un episodio de vómito. En estos casos, el niño deberá ser admitido al hospital o a la sala de emergencias, donde recibirá el tratamiento necesario, hidratación (líquidos) y observación.

Problemas de largo plazo

Las buenas noticias son que los niños pueden dejar atrás el síndrome del vómito cíclico. Esto suele ocurrir durante la adolescencia. De todas formas, las probabilidades de que el niño tenga dolores de cabeza en la edad adulta pueden ser mayores. De momento, es importante que preste mucha atención a los dientes del niño. El vómito frecuente puede destruir el esmalte de los dientes, ya que contiene ácidos fuertes procedentes del estómago. Esto puede provocar el deterioro de la dentadura. Para evitarlo, haga lo siguiente:

  • Asegúrese de que su hijo se enjuague a menudo la boca con agua durante los episodios.

  • Asegúrese de que vaya al dentista por lo menos dos veces al año.

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.