Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Cuando su hijo tiene el síndrome del intestino irritable

El síndrome del intestino irritable (IBS, por sus siglas en inglés) es un trastorno relativamente común en los niños. Se trata de un problema que afecta al tracto digestivo (el conducto a través de cual se absorben los alimentos para obtener energía y crecer). Nadie sabe a ciencia cierta qué es exactamente lo que causa este síndrome, aunque puede ser el resultado de una hipersensibilidad de ambos intestinos. El síndrome del intestino irritable puede aparecer y desaparecer periódicamente, pero hay ciertas medidas que usted puede tomar para ayudar al niño a sentirse mejor.

¿Cuál es la causa del síndrome del intestino irritable?

No se conoce la causa exacta de este síndrome, pero posiblemente tenga que ver con el movimiento muscular que desplaza la comida y los líquidos a lo largo del tracto digestivo. Si los alimentos se mueven demasiado rápidamente, el colon no logra absorber suficiente agua, lo cual puede provocar cólicos dolorosos y excremento con mucha agua (diarrea). Si los alimentos se mueven demasiado lentamente, se absorbe demasiada agua, lo cual puede dar lugar a excrementos secos y duros (estreñimiento).

¿Cuáles son los síntomas del síndrome del intestino irritable?

Los síntomas de este síndrome pueden variar de un niño a otro. Entre los síntomas más comunes se encuentran los siguientes:

  • Cólicos dolorosos

  • Gas

  • Sensación de llenura

  • Diarrea

  • Estreñimiento

¿Cómo se diagnostica el síndrome del intestino irritable?

Para diagnosticar este síndrome, el proveedor de atención médica comenzará por hacer ciertas preguntas sobre la historia clínica del niño. Se realizará un examen médico. También es posible que ordene ciertas pruebas para descartar otros problemas digestivos.

¿Cómo se trata el síndrome del intestino irritable?

El síndrome del intestino irritable es incurable, pero los síntomas pueden controlarse. Es posible que el  proveedor de atención médica recete medicamentos para ciertos síntomas, como la diarrea y el estreñimiento. Además, hay cosas que usted y su hijo pueden hacer en casa para controlar el problema.

  • Ayude a su hijo a evitar los alimentos y bebidas que parecen agravar los síntomas. Ciertas sustancias pueden irritar el tracto digestivo del niño, y estas sustancias pueden ser distintas para cada niño. Tome nota y haga una lista de lo que su hijo come y bebe, y cuáles son los síntomas. Utilice esta lista como guía para ayudar a su hijo a evitar las comidas irritantes.

  • Asegúrese de que el niño beba abundante agua. Pregunte al proveedor de atención médica cuánta agua debe beber el niño cada día. Si el niño muestra síntomas del síndrome del intestino irritable, limite las bebidas que contienen cafeína y gas.

  • Si el proveedor de atención médica se lo recomienda, aumente la cantidad de fibra en la dieta de su hijo. La fibra se encuentra en muchos tipos de alimentos vegetales y ayuda a retener suficiente agua en las heces para que estos pasen fácilmente a través del colon. Su hijo puede obtener más fibra bien sea en los alimentos o mediante suplementos de fibra con receta médica.

  • Haga que su hijo coma en colaciones. Si comer desencadena los síntomas de su hijo, es posible que comer pequeñas cantidades con frecuencia lo beneficie.

  • Ayude a su hijo a reducir el estrés y la ansiedad. Aunque el estrés por sí solo no causa el síndrome del intestino irritable, puede empeorar los síntomas. Ayude a su hijo a identificar las causas del estrés y explíquele cómo hacer frente a situaciones estresantes. Un consejero o terapeuta puede enseñar a su hijo a controlar el estrés mediante meditación u otros métodos de relajación.

  • Promueva la actividad física. La actividad física es una manera excelente de aliviar el estrés e incluso puede aliviar el estreñimiento y otros síntomas del síndrome del intestino irritable. Por lo tanto, es importante que el niño juegue y se mantenga activo todos los días.

 

Cuándo debe llamar al proveedor de atención médica

Incluso si los síntomas de su hijo están bajo control, llame al proveedor de atención médica si nota:

  • Pérdida de peso

  • Sangre en las heces

  • Miedo a utilizar el inodoro, bien sea en casa o en la escuela

  • Fiebre superior a 100.4°F (38.0°C)

  • Tendencia a aislarse de los demás o períodos prolongados de tristeza (que podría ser señal de depresión)

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.