Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Cuando su hijo necesita una prueba de trago de bario modificado

La prueba de trago de bario modificado (también llamada "examen videofluoroscópico de la deglución" o “estudio de la motilidad orofaríngea”) se utiliza para probar la capacidad del niño para tragar alimentos. Durante este examen se usa bario, una sustancia que facilita la visualización de los órganos en las radiografías. Es posible que se indique esta prueba si su hijo tiene problemas para tragar la comida. Entre los problemas posibles se encuentran el silbido, el atragantamiento o la aspiración (cuando entra comida o líquido en los pulmones) o cuando se sospecha la presencia de enfermedad por reflujo gastroesofágico (GERD, por sus siglas en inglés). Esta prueba también puede servir para determinar si el niño está listo para dejar la alimentación por sonda y comenzar la alimentación oral. La prueba dura unos 60 minutos.

Niño pequeño sentado en un asiento para niños en un aparato de radiografía. Una proveedora de atención médica le da de comer al niño con un cuchara. Otro proveedor de atención médica está cerca de pie.

Antes de la prueba

  • No le dé a su hijo nada de comer ni de beber a partir de entre cuatro y seis horas antes de la prueba.

  • Siga todas las demás instrucciones del médico.

Informe al tecnólogo

Para la seguridad de su hijo, avísele si el niño:

  • Tiene alguna alergia

  • Se ha realizado alguna operación

  • Tiene problemas de salud

  • Está tomando algún medicamento

 

Durante el examen

La prueba del trago de bario modificado está a cargo de un patólogo del habla o un especialista en alimentación, quienes están capacitados para ayudar a los pacientes que tienen problemas para tragar o para alimentarse. También está presente un radiólogo, que es un médico que estudió para usar radiografías para hacer pruebas y tratar pacientes.

  • Usted puede permanecer en la sala de radiografías y ayudar a dar los alimentos a su hijo. Le pedirán que se ponga un delantal protector de plomo para su seguridad. No se permiten embarazadas en la sala de radiografías.

  • La mesa de rayos X se coloca en posición vertical. Su hijo se sentará en una silla especial colocada contra la mesa de rayos X.

  • El niño recibirá alimentos y líquidos de diferentes texturas para que los trague. Esto puede incluir líquidos claros (como agua), líquidos más espesos (como leche) o alimentos sólidos (como pudín). Estos alimentos y líquidos vendrán recubiertos de bario.

  • El patólogo del habla o el especialista en alimentación observa cómo traga su hijo. Se observa si su hijo muestra cualquier señal de problemas a medida que traga cada alimento o líquido.

  • También se graban en video las imágenes radiográficas del tracto gastrointestinal superior mientras el niño traga cada alimento o líquido.

Después del examen

  • Se estudian el video de las imágenes radiográficas y las notas de la prueba. Le recomendarán los alimentos o líquidos que sean seguros para su hijo.

  • Es posible que el niño no esté listo todavía para tragar alimentos y que necesite una sonda nasogástrica (NG). Esta sonda consiste en un tubo flexible que se introduce en el tracto gastrointestinal, a través de la nariz, para enviar alimento directamente al estómago del niño. Si esto fuese necesario, el médico de su hijo le dará más información.

  • Si el niño puede beber líquidos, el agua le ayudará a aliviar el estreñimiento que posiblemente tendrá después de la prueba.

  • Las heces del niño tendrán un aspecto blancuzco o claro durante 1 o 2 días a consecuencia del bario. Si el bario no se evacúa en un plazo de 24 horas, llame al médico.

Cómo ayudar al niño a prepararse

Usted puede ayudar a su hijo preparándolo de antemano para la prueba. La manera de hacerlo dependerá de las necesidades particulares del niño:

  • Explíquele en qué consiste la prueba, en términos sencillos y con brevedad. Los niños pequeños no mantienen la atención durante largos períodos; por lo tanto, esto debe hacerse poco antes de la prueba. A los niños mayores puede dárseles más tiempo para entender la prueba de antemano. Tal vez al niño le ayude saber que será usted quien le dará los alimentos durante la prueba. Incluso es posible que le permitan traer muestras de ciertos alimentos que usted sabe que le gustan al niño.

  • Descríbale al niño, lo más claramente posible, cómo se sentirá durante la prueba. Deje que el niño le haga preguntas.

  • Recurra al juego teatral cuando le parezca útil. Por ejemplo, puede representar el papel de un paciente con uno de los juguetes favoritos del niño. A los niños mayores también puede resultarles útil ver imágenes de lo que ocurre durante la prueba.

 

Riesgos y complicaciones posibles de una prueba de trago de bario modificado

  • Aspiración

  • Exposición a la radiación de las radiografías

  • Estreñimiento y obstrucción intestinal a consecuencia de la retención de bario

  • Reacción alérgica al bario (como urticaria, comezón o silbidos al respirar)

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.