Cuando su hijo necesita una serie gastrointestinal superior - Fairview Health Services
 
Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Cuando su hijo necesita una serie gastrointestinal superior

Una serie gastrointestinal superior es un examen con rayos X (radiografías) del tracto digestivo superior, que incluye la boca, el esófago, el estómago y el duodeno (la primera parte del intestino delgado). Este examen se usa para detectar problemas como estenosis (estrechamiento) o úlceras (lesiones en la mucosa del tracto gastrointestinal). Durante el examen se utiliza contraste de bario u otros tipos de medio de contraste. Este es un líquido gracias al cual los órganos aparecen más claramente en las radiografías. En algunos casos, durante una serie gastrointestinal superior, el médico también examina el intestino delgado. Una serie gastrointestinal superior tarda aproximadamente 60 minutos. Una serie gastrointestinal superior y del intestino delgado tarda aproximadamente 3 horas.

Antes del examen

  • No le dé al niño nada de comer ni de beber desde 4-6 horas antes del examen.

  • Siga todas las demás instrucciones que le haya dado el médico.

Informe al tecnólogo

Para la seguridad de su hijo, informe al tecnólogo si el niño:

  • Tiene alergias.

  • Ha tenido alguna operación quirúrgica.

  • Tiene problemas de salud.

  • Está tomando algún medicamento.

Niño con bata de hospital, de pie frente a un aparato de radiografía, bebiendo un líquido de contraste. Hay un proveedor de atención médica de pie, cerca de ella.

Durante el examen

La serie gastrointestinal superior es llevado a cabo por un radiólogo (un médico capacitado para usar radiografías en las pruebas o el tratamiento de pacientes). También es posible que un tecnólogo en radiología preste ayuda en el examen.

  • Usted puede permanecer con su hijo en la sala de radiografías. Le pedirán que se ponga un delantal de plomo para su seguridad. A las mujeres embarazadas no se les permite entrar en la sala de radiografías.

  • El niño estará parado frente a la mesa de rayos X durante la primera parte del examen y se acostará una vez que haya bebido el contraste de bario. Los bebés y los niños de 1 a 3 años permanecerán acostados durante todo el examen.

  • Se toman radiografías del tracto gastrointestinal superior del niño.

  • A continuación el niño bebe el contraste de bario, que puede estar disponible en diversos sabores para que tenga un gusto más agradable. Los bebés pueden beber el contraste de bario en un biberón. Los niños de 1 a 3 años pueden beberlo en un vaso con boquilla de seguridad para niños. Si su hijo no puede beber el bario, se puede usar una sonda nasogástrica. Esta sonda consiste en un tubo flexible que se introduce por la nariz del niño hasta el estómago, para conducir el bario al tracto gastrointestinal superior.

  • El movimiento afecta la calidad de los resultados. Si su hijo no puede estarse quieto, puede ser necesario sujetarlo.

  • También es posible que le den cristales de bicarbonato de sodio para producir gas en el estómago. El niño debe resistir el deseo de eructar o vomitar, de lo contrario deberá tomar más cristales de bicarbonato de sodio o más bario.

  • Las imágenes obtenidas directamente con rayos X (fluoroscopia) se observan en una pantalla mientras el bario se va desplazando por el tracto gastrointestinal superior del niño.

  • Es posible que el niño deba darse vuelta, cambiar de posición o respirar profundamente y retener el aire en los pulmones mientras se hacen las radiografías.

Después del examen

  • Hay una pequeña espera mientras se revisan los resultados de las radiografías. Si las imágenes no son claras, será necesario hacer más radiografías.

  • A menos que le indiquen lo contrario, su hijo podrá reanudar de inmediato sus actividades y su dieta normal. Pero asegúrese de que el niño beba abundante agua. El agua ayuda a aliviar el estreñimiento que puede ocurrir después del examen.

  • El excremento del niño tendrá un aspecto blancuzco o claro durante 1–2 días a consecuencia del bario en el medio de contraste. Si el bario no se evacúa en un plazo de 24 horas, llame al médico.

  • Es posible que el radiólogo le explique los resultados preliminares después del examen. A continuación se presenta un informe al médico del niño, quien establecerá los resultados definitivos.

Cómo ayudar al niño a prepararse

Usted puede ayudar a su hijo preparándolo de antemano para la prueba. La manera en que hará esto dependerá de las necesidades particulares del niño.

  • Explíquele que el radiólogo va a revisar si hay problemas en el tracto gastrointestinal superior. Describa el examen utilizando términos sencillos y con brevedad. Los niños pequeños no mantienen la atención durante largos períodos; por lo tanto, esto debe hacerse poco antes del examen. A los niños mayores puede dárseles más tiempo para entender el examen de antemano. 

  • Descríbale al niño, lo más claramente posible, cómo se sentirá durante el examen. Es posible que al niño no le guste el sabor del contraste de bario, que se sienta lleno o que tenga necesidad de expulsar gases.

  • Deje que el niño le haga preguntas.

  • Recurra a jugar al teatro cuando le parezca útil. Por ejemplo, puede representar el papel de un paciente con uno de los juguetes favoritos del niño. Para los niños mayores también puede resultar útil mostrarles fotos de lo que ocurre durante el examen. 

Riesgos y complicaciones posibles de una serie gastrointestinal superior

  • Exposición a la radiación de los rayos X

  • Estreñimiento u obstrucción intestinal a consecuencia de la retención de bario

  • Reacción alérgica al bario (como urticaria, comezón o sonidos sibilantes al respirar)

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.