Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Cuando su hijo necesita una ecografía abdominal

En una ecografía abdominal se utilizan ondas de ultrasonido para crear imágenes de los órganos abdominales. Se trata de un procedimiento no invasivo y sin dolor que se usa con frecuencia para evaluar la causa de un dolor abdominal o detectar problemas como el agrandamiento de ciertos órganos. Una ecografía abdominal dura 30–45 minutos aproximadamente.

Antes de la ecografía

  • No le dé al niño nada de comer ni de beber desde 4-6 horas antes de la ecografía.

  • Es posible que le digan que el niño venga a la prueba con la vejiga llena.

  • Siga todas las demás instrucciones que le haya dado el médico.

Informe al sonografista

Para obtener los mejores resultados, informe al sonografista si el niño:

  • Ha tenido cirugía abdominal previa.

  • Le han hecho ecografías alguna vez.

  • Tiene problemas de salud.

  • Está tomando algún medicamento.

Niño acostado sobre una mesa de examinación. Un proveedor de atención médica sostiene una sonda de ecografía sobre el abdomen del niño mientras mira la imagen en el monitor.

Durante la ecografía

En general, la ecografía es llevada a cabo por un sonografista. También puede realizarla un radiólogo (un médico capacitado para hacer ecografías y otras técnicas de toma de imágenes) o estar de guardia en caso de que surjan problemas.

  • Usted puede permanecer con su hijo en la sala de exámenes. Su hijo puede traer un juguete u objeto favorito (como un animal de peluche o una manta) para ayudarle a reconfortarse.

  • El niño se acuesta en una mesa de examen con el vientre descubierto.

  • Le aplicarán un gel transparente, sin grasa, sobre la piel.

  • Se pasa un transductor de mano (electrodo) sobre el vientre del niño.

  • Las ondas sonoras del transductor son procesadas por una computadora y una pantalla muestra las imágenes de los órganos abdominales. 

  • Es posible que le pidan al niño que respire hondo y retenga el aire en los pulmones, o que se dé vuelta hacia un costado y luego hacia el otro.

Después de la ecografía

  • A menos que le indiquen lo contrario, su hijo podrá reanudar de inmediato sus actividades y su dieta normal.

  • Un radiólogo examinará las imágenes de la ecografía y tal vez le explique los resultados preliminares. A continuación se envía un informe al médico del niño, quien establecerá los resultados definitivos.

Cómo ayudar al niño a prepararse

Usted puede ayudar a su hijo preparándolo de antemano para la prueba. La manera en que hará esto dependerá de las necesidades particulares del niño.

  • Explíquele a su hijo en qué consiste la prueba, en términos sencillos y con brevedad. Los niños pequeños no mantienen la atención durante largos períodos; por lo tanto, esto debe hacerse poco antes de la prueba. A los niños mayores puede dárseles más tiempo para entender la prueba de antemano. 

  • Asegúrese de que el niño entienda cuál es la parte del cuerpo que se va a examinar durante la prueba. Puede decirle, por ejemplo, que la ecografía abdominal se usa para detectar si hay problemas en el estómago o la “barriga”.

  • Descríbale al niño, lo más claramente posible, cómo se sentirá durante la prueba. El movimiento del transductor sobre el vientre no produce dolor, pero es posible que le haga cosquillas al niño. Si le indican que el niño debe llegar a la prueba con la vejiga llena, esto puede causarle un poco de presión.

  • Deje que el niño le haga preguntas.

  • Recurra a jugar al teatro cuando le parezca útil. Por ejemplo, puede representar el papel de paciente con uno de los juguetes favoritos del niño. Para los niños mayores también puede resultar útil mostrarles fotos de lo que ocurre durante la prueba. 

Riesgos y complicaciones posibles de la ecografía abdominal

No existen riesgos o complicaciones conocidos relacionados con las ecografías abdominales.

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.