Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Síndrome de dificultad respiratoria (RDS) del niño prematuro

El RDS es un problema respiratorio común en los niños prematuros. Muchos bebés que nacen con menos de 34 semanas de edad gestacional tienen algún grado de RDS. Su bebé puede ser atendido en la NICU (unidad de cuidados intensivos neonatales) o en otra parte del hospital. Esta hoja le ayudará a entender el cuidado que recibe su bebé.

Bebé con la cabeza hacia un lado en el que se ven las vías respiratorias y los pulmones. Primer plano de las vías respiratorias y alvéolos normales. Primer plano de las vías respiratorias y alvéolos colapsados.

¿Qué produce el RDS?

El RDS se presenta cuando los pulmones no se han desarrollado completamente para producir una sustancia llamada surfactante. Esta sustancia es necesaria para la respiración normal. Cuando se inhala aire limpio, éste viaja a través de las vías respiratorias de los pulmones hasta unas pequeñas bolsas de aire (alvéolos). El oxígeno pasa de las bolsas de aire al torrente sanguíneo. Luego, se exhala el aire de desecho. Normalmente, el surfactante ayuda a mantener los alvéolos abiertos después de exhalar. De esa manera, puede inhalarse fácilmente el aire limpio. Pero, si los pulmones tienen poco o nada de surfactante, las bolsas de aire colapsan después de cada respiración. El bebé tiene que hacer un mayor esfuerzo para abrirlos de nuevo. Los bebés con RDS no son lo suficientemente fuertes para respirar sin ayuda.

¿Cómo se trata el RDS?

Los tratamientos dependen de qué tan severo y persistente sea el RDS. Pueden incluir:

  • Surfactante artificial. Cada dosis se administra a través de un tubo endotraqueal (ETT). Éste es un tubo que va desde la boca o la nariz del bebé hasta la tráquea. Mediante este tubo, se pueden administrar 1–4 dosis de surfactante. Si el bebé responde bien y respira mejor sin ayuda, se puede retirar el tubo.

  • Oxígeno sin ventilación. Generalmente, se administra con una cánula nasal (tubos flexibles colocados debajo de las fosas nasales del bebé). También se puede administrar el oxígeno con una cámara de oxígeno (caja plástica transparente que se coloca alrededor de la cabeza del bebé). Estos métodos pueden suministrarle oxígeno a su bebé sin necesidad de introducirle tubos en las vías aéreas.

  • CPAP (presión positiva continua de las vías respiratorias). Una máquina CPAP suministra un flujo de aire continuo a los pulmones del bebé. Así se evita que los alvéolos colapsen. La CPAP se puede usar con o sin suplemento de oxígeno.

  • Ventilador. Esta máquina realiza todo o parte del trabajo de la respiración. Primero se introduce un ETT. Luego se conecta el ventilador, que envía aire a los pulmones para ayudar al bebé a respirar. A fin de evitar lesiones en los pulmones, la máquina usa la menor cantidad de presión posible. El ventilador se utiliza hasta que los pulmones del bebé logran producir surfactante y el bebé está lo suficientemente fuerte para respirar sin ayuda.

¿Cuáles son los efectos a largo plazo?

Para muchos bebés, el RDS no tiene efectos a largo plazo. Incluso si los alvéolos están dañados, el bebé aún puede desarrollar nuevos alvéolos. En caso de que se produzcan complicaciones, éstas pueden incluir:

  • Mayor sensibilidad a los irritantes de los pulmones.

  • Mayor riesgo de infecciones respiratorias.

  • Lesiones pulmonares causadas por el RDS o por uso de ventilación durante tiempo prolongado. Los daños del tejido pulmonar a veces pueden producir displasia broncopulmonar (dificultades respiratorias permanentes).

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.