Hernias in the Newborn - Fairview Health Services
 
Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Hernias en el recién nacido

El intestino está sujeto al interior del abdomen (vientre) mediante una pared muscular. Una hernia ocurre cuando una parte del intestino sobresale por una zona débil del músculo. Es posible que pueda observan más fácilmente esto en una situación de tensión en el bebé (por ejemplo, al llorar, comer, o evacuar). La hernia parece un bulto debajo de la piel. Puede volver al interior del abdomen a través de la zona débil del músculo. De modo que es posible que no siempre vea la protuberancia.

¿Cuáles bebés desarrollan hernias?

Cualquier bebé puede presentar una hernia, pero ésta es más frecuente en:

  • Bebés prematuros, ya que el músculo abdominal aún no se ha desarrollado completamente.

  • Los varones, ya que es fácil que una hernia se forme en el espacio en el que descienden los testículos.

  • Bebés con enfermedades pulmonares, ya que a menudo hacen mucho esfuerzo para respirar.

Dos tipos de hernia

Abdomen inferior de un bebé varón que muestra una protuberancia en el escroto dónde se encuentra la hernia inguinal y una protuberancia por debajo del ombligo dónde se encuentra la hernia umbilical.

  • La hernia inguinal ocurre cuando una parte de intestino se extiende hacia la zona de la ingle (la línea que separa la pierna del bebé de su abdomen). En el caso de los varones, podría extenderse también hacia el escroto. Por lo general, es necesario operar para tratar este tipo de hernia.

  • La hernia umbilical ocurre cuando una parte del intestino se extiende hacia una zona débil cercana al ombligo. Este tipo de hernia suele curarse por sí sola.

¿Cuál es el problema?

En muchos casos, las hernias no son peligrosas. Siempre y cuando la hernia pueda retraerse hacia el abdomen, generalmente no representa un problema. Sin embargo, si el intestino se estrangula (es decir, se queda atascado en la zona débil), el problema se torna más grave. El músculo abdominal ejerce presión sobre el intestino, ocasionando inflamación. El flujo de sangre hacia esa parte del intestino grueso puede verse reducido, provocando su ruptura o atrofia. En el caso de los varones, el suministro de sangre a un testículo podría disminuir, produciendo daño o atrofia del testículo.

¿Es necesario aplicar un tratamiento?

No siempre. Una hernia inguinal suele exigir tratamiento, mientras que una hernia umbilical puede sanarse por sí sola. Esto puede tomar 1 ó 2 años. El médico la observará durante este período para asegurarse de que la hernia no se estrangule. Si la hernia llega a estrangularse, debe operarse de inmediato. En algunos casos, es posible que el médico quiera operar antes de que se le dé de alta al bebé, aun cuando la hernia no se haya estrangulado todavía.

¿Cuáles son los efectos a largo plazo?

Una vez que la hernia desaparece o es tratada, muchos bebés no presentan ningún problema prolongado. Sin embargo, si la hernia se estrangula y se interrumpe el flujo sanguíneo, tanto el intestino como los testículos pueden sufrir daños. Consulte con su médico acerca de la situación particular de su bebé.

Signos de estrangulamiento de una hernia

Observe los siguientes signos para saber si la hernia de su bebé se ha estrangulado. Si observa alguno de estos indicios, consulte con su pediatra o enfermera.

  • La hernia no se retrae hacia el abdomen

  • Llanto inconsolable (este suele ser un indicio de que el bebé siente dolor)

  • Llanto o inquietud al tocarle la hernia

  • Enrojecimiento o decoloración azul en la ingle o el escroto

  • Vómito

  • Abdomen inflamado o redondo (indicio de que no está pasando suficiente sangre hacia el intestino)

 

 

 

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.