Print

Doctors and providers who treat this condition

  

El sexo y los adultos mayores: hablemos de sexo

A juzgar por las revistas y la televisión, parecería que solamente los jóvenes tuvieran relaciones sexuales. Pero usted sabe bien que no es así. Con el paso de los años, es posible que su vida sexual cambie. Sin embargo, no significa que termine.

Hombre y mujer mayores juntos, en la cama.

¿Por qué hablar de sexo?

Hablar con su pareja puede ayudarle a mejorar su relación mutua y su vida sexual. Y hablar con su proveedor de atención médica es la única manera de obtener tratamiento médico para los problemas que quizá estén afectando su vida sexual. Es posible que sea incómodo hablar sobre sexo, pero usted puede hacerlo. Intente escribir las preguntas o inquietudes que tenga. Esto puede ayudarle a comenzar a hablar del tema. Y se alegrará de haberlo hecho.

Su salud puede afectar su vida sexual

Algunas veces la edad puede acarrear problemas de salud. Y las afecciones como enfermedad del corazón, diabetes, menopausia, depresión, artritis y presión sanguínea alta pueden causar cambios que alteran su vida sexual. Determinados medicamentos también pueden afectar sus relaciones sexuales. Sea franco y sincero con su proveedor de atención médica acerca de los problemas que está teniendo. Es posible que su proveedor de atención médica pueda ayudarle si usted:

  • Tiene dolor durante el acto sexual.

  • Tiene lubricación insuficiente. 

  • No consigue tener erecciones.

  • No consigue tener orgasmos.

  • Le ha surgido un problema sexual después de empezar a tomar un nuevo medicamento.

  • Tiene algún problema físico que le impide disfrutar del sexo.

  • Falta de deseo sexual.

Existen muchos tratamientos potenciales para esas causas médicas. Incluyen lubricantes o estrógenos para la sequedad vaginal, que es la causa más común de problemas sexuales en las mujeres mayores. Otras opciones son los medicamentos para la disfunción eréctil, que es la causa más frecuente en los hombres. Los medicamentos o la consejería también pueden ayudar con la falta de deseo sexual y otras inquietudes sobre el sexo. 

Hable con su pareja

Si tiene algún problema en su vida sexual, esto afecta también a su pareja, por lo que es importante que hablen del tema. A veces, conversar francamente sobre un problema puede significar un gran paso para resolverlo. Estos son algunos de los temas sobre los que puede ser útil que hablen:

  • Qué cosas le gustan y cuáles no.

  • Cómo manejar un problema físico.

  • Maneras de tener relaciones íntimas sin practicar el coito (acto sexual).

  • Si debe buscar atención médica para algún problema.

  • Cómo los condones pueden proteger a ambos de las enfermedades de transmisión sexual (ETS).

¿Soltero otra vez?

No es infrecuente en la actualidad que un adulto mayor se encuentre soltero otra vez. Si la última vez que estuvo soltero fue hace muchos años, tal vez se pregunte si han cambiado las reglas del juego. Es cierto que algunas cosas han cambiado. Cuando usted era joven, es probable que no pensara demasiado en la posibilidad de contraer enfermedades de transmisión sexual, incluido el VIH/SIDA. Sin embargo, hoy en día, una persona sexualmente activa necesita estar bien informada sobre las ETS y saber cómo evitarlas. Esto incluye usar condón si tiene más de un compañero sexual. Por otra parte, algunos aspectos no han cambiado. Como siempre, es usted quien decide lo que hará y lo que no, y esto incluye la decisión de tener o no relaciones sexuales, y en qué condiciones.

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.