Print

Doctors and providers who treat this condition

  

La hepatitis C: conozca la realidad

Muchas personas desconocen la realidad acerca de la hepatitis C. Quizás le preocupen algunas informaciones que ha escuchado. A continuación se describen los mitos y relidades sobre la infección por el virus de la hepatitis C (VHC).

Hombre abrazando a su nieto.

La realidad acerca de la infección por VHC

  • Todavía puede tener relaciones sexuales. La hepatitis C puede transmitirse a través de las relaciones sexuales, pero esto es poco común. Su pareja estará más protegida si usted utiliza un condón de látex correctamente cada vez que tenga relaciones sexuales. Si usted está en una relación monógama, tal vez no necesite cambiar sus hábitos. Converse con su pareja y haga lo que le parezca más conveniente para ambos.

  • Los miembros de su familia están protegidos. La hepatitis C sólo puede transmitirse mediante el contacto con sangre o fluidos corporales infectados. Tocar, besar y compartir comida no representan ningún peligro mientras no haya exposición a sangre. Sin embargo, compartir cualquier artículo que pueda contener sangre, tal como un cepillo dental o una máquina de afeitar, agujas u objetos cortantes o punzantes sí constituye un riesgo. Protéjase evitando entrar en contacto con la sangre de otras personas.

  • La mayoría de las personas que tienen hepatitis C no mueren de esta enfermedad. Evitar el consumo de alcohol, bajar de peso y tomar otras medidas para proteger su hígado reducen significativamente las probabilidades de tener problemas hepáticos que puedan poner en riesgo su vida.

  • Las mujeres pueden amamantar igualmente. Si usted se está haciendo un tratamiento contra la hepatitis C, o si sus pezones están agrietados o sangrando, no debe amamantar. De no ser así, amamantar cuando se tiene hepatitis C no implica ningún riesgo.

  • Es posible tener hepatitis C y no sentirse enfermo. La mayoría de las personas que tienen hepatitis C no presentan síntomas evidentes. Los síntomas graves son más comunes en las etapas tardías de la enfermedad, cuando se desarrolla cirrosis.

  • La hepatitis C es curable. Hable sobre las opciones de tratamiento con su proveedor de atención médica.

  • No existe una vacuna contra la hepatitis C, por lo que las personas que se curan pueden volver a contagiarse.

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.