Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Pruebas de detección del cáncer colorrectal

El cáncer colorrectal (es decir, en el colon o en el recto) es una de la principales causas de muerte por cáncer en los Estados Unidos. Pero esto no tiene por qué ser así. Cuando este cáncer se detecta y se extirpa a tiempo, las probabilidades de lograr una recuperación completa son muy altas. Ya que el cáncer colorrectal rara vez produce síntomas en sus estadios (fases) iniciales, las pruebas de detección son muy importantes, especialmente para las personas que tienen factores de riesgo de esta enfermedad. Obtenga más información acerca del cáncer colorrectal y sus factores de riesgo, luego hable con su médico para que le hagan las pruebas de detección. Esto podría salvarle la vida.

Factores de riesgo del cáncer colorrectal

El riesgo de tener cáncer colorrectal aumenta si usted tiene:

  • Más de 50 años de edad.

  • Antecedentes familiares o personales de cáncer colorrectal o pólipos adenomatosos.

  • Antecedentes personales de pólipos colorrectales, enfermedad de Crohn o colitis ulcerativa.

  • Antecedentes familiares de múltiples cánceres concurrentes de tumores sólidos.

  • Pólipos colorrectales

El colon y el recto

Los desechos de la comida entran en el colon procedentes del intestino delgado. A medida que se desplazan por el colon, estos desechos (heces o excrementos) van perdiendo agua y haciéndose más sólidos. Los músculos intestinales los empujan hacia el sigmoide (la última parte del colon); de ahí las heces pasan al recto, donde permanecen hasta el momento en que se expulsan del cuerpo durante la defecación.

Cómo se desarrolla el cáncer

Los pólipos son masas de tejido que se forman en el revestimiento del colon o del recto. En su mayoría, los pólipos son benignos, es decir, no cancerosos. Sin embargo, con el tiempo los pólipos pueden volverse malignos (cancerosos); esto sucede cuando las células comienzan a crecer de forma anormal. A la larga, las células malignas van invadiendo una porción cada vez mayor del colon y del recto; el cáncer también puede propagarse a los órganos y ganglios linfáticos cercanos, así como a otras partes del cuerpo. La detección y extirpación de los pólipos puede prevenir la formación de cáncer.

Sus pruebas de detección

Las pruebas de detección tienen la finalidad de determinar si existe un problema médico antes de que aparezcan los síntomas. Durante sus pruebas de detección del cáncer colorrectal, el médico le hará preguntas sobre sus antecedentes clínicos y un examen, y ordenará una o varias pruebas.

Historia clínica y examen

  • Antecedentes clínicos: El médico le hará preguntas sobre sus antecedentes clínicos; al contestar, mencione si algún miembro de su familia ha tenido cáncer de colon o pólipos. Mencione también todos los problemas médicos que usted haya tenido en el pasado.

  • Tacto rectal: En este examen, el médico introduce un dedo enguantado y lubricado en el recto para detectar si hay masas allí o en el ano. Este examen tarda menos de un minuto en realizarse y no causa dolor.

Posibles pruebas

  • Prueba de sangre oculta en las heces: Esta prueba permite determinar si hay sangre fecal que no se ve a simple vista. La presencia de sangre oculta puede ser señal de pólipos o cáncer de colon. Se analiza una pequeña muestra de heces en un laboratorio, para ver si contiene sangre. Normalmente usted recoge esta muestra en su casa usando un kit de materiales que le entrega el médico; siga las instrucciones del médico al pie de la letra al utilizar este kit. Evite ciertos alimentos y medicamentos antes de la prueba, según le indiquen.

  • Enema de bario con medio de contraste: Esta prueba utiliza rayos X para obtener imágenes de la totalidad del colon y el recto. Se requiere una preparación del intestino el día anterior a la prueba. Usted estará despierto durante la prueba, pero podrían darle un sedante para mantenerlo relajado. Al comienzo de la prueba, un radiólogo (médico que se especializa en las pruebas de imágenes) le inserta un tubo delgado en el recto. Este tubo se utiliza para llenar el colon con un líquido de contraste (bario). El líquido ayuda a que el colon se vea claramente en las radiografías.

  • Colonoscopia virtual: Este examen utiliza una serie de radiografías para crear una vista tridimensional del colon. Durante este procedimiento, usted estará tendido en una mesa que hace parte de un equipo especial de rayos X denominado máquina de MRI. Se le insertará en en el recto un pequeño tubo. Luego la mesa se moverá hacia la máquina y se tomarán las radiografías de su colon. Una computadora combinará estas radiografías para crear una imagen tridimensional.

  • Exámenes de exploración

    • Colonoscopia: Esta es la mejor prueba de que disponen los médicos para detectar y extirpar los pólipos colorrectales. El día anterior a la prueba, usted tendrá que hacer una preparación del intestino para limpiar el colon. Le darán instrucciones sobre cómo hacerlo. Inmediatamente antes de la prueba, le administrarán un medicamento que le dará sueño; a continuación le introducirán suavemente en el recto un tubo largo, flexible e iluminado, denominado “colonoscopio”, que se hará conducir por todo el colon. En un monitor de video aparecen imágenes del colon. Cualquier pólipo que se descubra se extirpa y se envía a un laboratorio para examinarlo. Si no es posible extirparlo, se toma una muestra del tejido y el pólipo se saca más adelante por cirugía.

    • Sigmoidoscopia: Esta prueba es similar a la colonoscopia, pero se concentra sólo en el colon sigmoide. Al igual que para la colonoscopia, es necesario preparar el intestino el día anterior a la prueba. Usted permanecerá despierto durante el procedimiento, pero es posible que le den medicamentos para ayudarle a relajarse. Durante la prueba, el médico guía un tubo delgado, flexible y con luz (llamado sigmoidoscopio) por el recto y la parte inferior del colon. Las imágenes se muestran en un monitor. Los pólipos se extirpan, si es posible, y se envían a un laboratorio para examinarlos.

Riesgos y complicaciones de los exámenes con colonoscopio

  • Sangrado

  • Perforación o desgarro en el colon

  • Riesgos relacionados con la anestesia

  • Pólipos que pueden pasar desapercibidos

Cuándo debe llamar al médico después de una prueba

Llame a su médico si tiene alguno de estos síntomas después de una prueba de detección:

  • Sangrado

  • Fiebre de más de 101°F

  • Dolor abdominal

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.