Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Las mujeres y la enfermedad cardíaca: Lo que las mujeres deben saber

Quizás le sorprenda enterarse de que la enfermedad cardíaca constituye la principal amenaza para su salud; de hecho, es aún más grave que el cáncer de seno. Pero no sólo peligra la salud de su corazón: los mismos factores que la ponen en riesgo de infarto cardíaco también aumentan sus posibilidades de que tenga un ataque (derrame) cerebral y otros problemas médicos. En lo que a la enfermedad cardíaca se refiere, usted es la que debe tomar las riendas de su salud. Si tiene problemas del corazón, su cuerpo podría enviarle señales de alerta; usted es responsable de darse cuenta de estas señales y comentárselas a su proveedor de atención médica. Su salud—y su vida—podrían depender de ello.

Mujer que se agacha sobre un canasto de ropa para lavar; se la ve afligida.

Aprenda a interpretar las señales

Si su corazón no está recibiendo suficiente oxí geno, quizás usted experimente una sensación denominada angina; aunque no es lo mismo que un infarto cardíaco, sí es una señal de que usted está en riesgo de tenerlo. La angina suele describirse como “dolor de pecho”; pero esta definición podría ser engañosa, porque la angina no siempre va acompañada de dolor ni se siente siempre en el pecho. Muchas mujeres tienen otros síntomas además de dolor o molestias en el pecho, o en vez de ellos. Hable con su proveedor de atención médica si tiene cualquiera de estos síntomas:

  • Molestias, dolores, tirantez u opresión de naturaleza intermitente, que aparecen en la espalda, el abdomen, el brazo, el hombro, el cuello o la mandíbula y, por supuesto, también en el pecho.

  • Sensación de cansancio mucho mayor de lo normal, sin motivo aparente.

  • Falta de aliento durante la realización de una actividad que solía hacer sin problemas.

  • Acidez estomacal, náuseas o sensación de ardor que no parecen estar relacionadas con ninguna comida.

Encuentre la causa del problema

Muchas veces, las mujeres no se dan cuenta de que sus síntomas están relacionados con problemas del corazón; en ocasiones, ni siquiera los médicos establecen esta relación. Si usted siente cualquiera de los síntomas que se mencionan aquí, acuda a su médico y pida que la evalúe para ver si tiene enfermedad cardíaca, aunque no esté segura que esa sea la causa. Ciertas pruebas, como el ecocardiograma de esfuerzo y las imágenes de resonancia nuclear, revelan más información sobre el problema. Si se encuentra que sus síntomas son de origen cardíaco, su médico la hará iniciar un tratamiento.

La terapia hormonal no es la solución

En el pasado, los médicos pensaban que las mujeres de mayor edad podían reducir sus riesgos de enfermedad cardíaca tomando pastillas de hormonas (terapia hormonal, o HT en inglés). Se ha comprobado que eso no es cierto. Al contrario, la HT puede aumentar su riesgo de infarto o ataque cerebral. Hable con su médico sobre los riesgos y beneficios de la HT. Aunque podrían recetársela para otros problemas médicos, no es una terapia indicada para prevenir o tratar la enfermedad cardíaca.

¿Se trata de angina o de un infarto?

Generalmente, la angina desaparece después de unos minutos de descanso. Si cualquiera de los síntomas de angina mencionados más arriba le duran más de unos minutos, o si se le quitan pero le reaparecen, podría ser señal de que le está dando un infarto cardíaco. ¡Llame al 911 de inmediato!

 

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.