Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Instrucciones de alta: respiración diafragmática (controlada)

Si tiene problemas pulmonares, es posible que le resulte difícil respirar en forma profunda. Aprender a hacer una respiración controlada permite que llegue y salga más aire de sus pulmones, lo cual le ayudará a aliviar la dificultad para respirar. La respiración diafragmática o abdominal le ayuda a respirar usando su diafragma, que es un músculo grande que cumple una función importante en la respiración. Está ubicado debajo de sus pulmones y separa su pecho de su abdomen (barriga).

Cuidados en la casa

Siga estos pasos para usar la respiración controlada:

  • Siéntese en una silla cómoda o acuéstese boca arriba con una almohada debajo de su cabeza y las rodillas flexionadas.

  • Relaje los músculos de su cuello y hombros.

  • Coloque una mano sobre su abdomen, la zona de su estómago, y coloque la otra mano en la parte superior de su pecho.

  • Inhale lentamente por la nariz lo más profundo que le sea posible. Cuente hasta 2. A medida que inhale, su abdomen deberá empujar su mano. Su pecho debe permanecer quieto.

  • Exhale lentamente con los labios como diciendo la letra "u" (labios fruncidos) mientras cuenta hasta  4. Deberá sentir que los músculos de su estómago se mueven hacia adentro.

  • Repita los pasos anteriores hasta que se sienta relajado y no tenga dificultad para respirar.

Hombre sentado en una silla.

Hombre que inhala a través de la nariz mientras cuenta hasta 2.

Hombre que exhala a través de la boca con los labios semicerrados mientras cuenta hasta 4.

Visitas de control

  • Programe una visita de control según le indique el personal médico.

 

Cuándo debe llamar al médico

Llame a su médico de inmediato si nota cualquiera de estos síntomas:

  • Falta de aliento que no mejora con los ejercicios de respiración controlada ni el  medicamento

  • Respiración con silbidos o tos

  • Aumento de mucosidad

  • Mucosidad amarillenta, verdosa, con sangre u olor desagradable

  • Fiebre o escalofríos

  • Tensión en el pecho que no se alivia con el medicamento normal

  • Ritmo cardíaco irregular

  • Tobillos hinchados

  • Dificultad para continuar con sus actividades habituales

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.