Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Instrucciones de alta: Cómo administrarse antibióticos intravenosos

Su médico le ha recetado antibióticos intravenosos para que se los administre usted mismo en su casa. Los antibióticos son medicamentos que ayudan al organismo a combatir las infecciones. Su eficacia es mayor cuando se administran por vía intravenosa. Prepare e inspeccione siempre los suministros necesarios antes de administrarse medicamentos por vía intravenosa, y asegúrese de que su médico esté informado de las alergias que usted pueda tener. Le han enseñado a administrarse sus antibióticos intravenosos en el hospital. Esta hoja le ayudará a recordar los pasos necesarios cuando esté en su casa.

El nombre de su antibiótico intravenoso es:

_____________________________________________________

Pautas generales

  • Siga las indicaciones de la hoja de información que viene con su medicamento donde se explica cuándo y cómo debe administrárselo. Si no recibió esta hoja, solicite que le den una.

  • Preste atención a todas las advertencias e indicaciones sobre efectos secundarios.

  • Lea la etiqueta del medicamento antes de administrárselo. Asegúrese de que su nombre, el nombre del medicamento y la dosis sean correctos.

  • No utilice el medicamento si ya ha pasado la fecha de vencimiento o si ve que contiene partículas.

  • No utilice una bolsa para sonda intravenosa que tenga grietas o rasgaduras.

  • Asegúrese de que todos los materiales para la administración del medicamento por vía intravenosa estén en envases herméticamente cerrados. Si alguno de los envases estériles viene abierto, deseche su contenido.

  • Guarde el antibiótico en un lugar fresco y oscuro. Mantenga el antibiótico en el refrigerador si así lo indican las instrucciones del envase.

  • Antes de utilizar el antibiótico, deje que su temperatura se aproxime a la temperatura ambiente. No lo caliente.

  • Adminístrese el antibiótico por vía intravenosa con la frecuencia que le hayan indicado.

  • Ponga todas las agujas y jeringas usadas en una caja especial (resistente a las perforaciones) para el desecho de objetos afilados o puntiagudos. Asegúrese de obtener dicha caja junto con sus suministros.

  • Cuando haya terminado la administración del antibiótico, ponga los materiales usados en una bolsa de plástico. Selle la bolsa y tírela a la basura.

Instrucciones para la administración de los antibióticos intravenosos

Una enfermera de cuidados a domicilio u otro proveedor de atención médica le ayudará a administrarse los antibióticos intravenosos. Con el transcurso del tiempo, es posible que pueda administrárselos usted mismo. Haga siempre lo siguiente:

  • Limpie la superficie donde va a colocar los materiales necesarios para administrarse los antibióticos intravenosos. Utilice alcohol o jabón y agua.

  • Ponga los materiales sobre un paño limpio o en una toalla de papel limpia.

  • Lávese las manos frotándolas durante 1 minuto con agua tibia y jabón líquido. Lave bien el espacio entre los dedos y enjuague con agua abundante.

  • Séquese las manos con una toalla de papel limpia y utilice la toalla para cerrar la llave del agua sin tocarla directamente. Ponga de lado la toalla de papel y deséchela cuando haya terminado de administrarse el medicamento intravenoso.

  • Antes de inyectarse, frote con alcohol la zona de la inyección.

  • Cuelgue la bolsa para la sonda (o catéter) intravenosa. La cámara de goteo debe estar a una altura mínima de 18 pulgadas por encima de su cabeza.

  • Limpie la zona de salida de la sonda con una toallita de alcohol con la frecuencia que le hayan indicado.

  • Enjuague la sonda con solución salina o heparina, según le hayan indicado.

  • Conecte el tubo a la sonda y fíjelo con cinta.

  • Comience la administración del medicamento según le haya indicado el médico.

Cuándo debe llamar a su proveedor de atención médica

Llame de inmediato a su médico o a su enfermera de cuidados a domicilio si nota cualquiera de estos síntomas o problemas:

  • Erupción cutánea o urticaria

  • Fiebre de 100.4°F o más, o escalofríos

  • Enrojecimiento en la zona de salida de la sonda o en cualquier lugar a lo largo de la línea de la sonda

  • Hinchazón en el brazo, el cuello o el pecho cerca de la línea de la sonda

  • Supuración en la zona de salida de la sonda

  • La sonda se desliza o se sale de su sitio

  • El líquido intravenoso no fluye bien a través del tubo

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.