Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Instrucciones de alta para un ataque isquémico transitorio

A usted le dieron un diagnóstico de ataque isquémico transitorio (TIA, por sus siglas en inglés). Este tipo de ataque es temporal o como un miniataque, es decir, la sangre no pudo llegar a una parte de su cerebro momentáneamente. Al contrario de un ataque cerebral, los TIA generalmente no causan daños duraderos. Si cree que tiene síntomas de un AIT o un ataque cerebral,busque atención médica de inmediato, incluso si los síntomas desaparecen. 

 

Cuándo buscar atención médica

Llame al 911 de inmediato si tiene cualquiera de los síntomas siguientes:

  • Debilidad, cosquilleo o pérdida de sensación en un lado de su cara o su cuerpo

  • Repentina visión doble o dificultad para ver con uno o los dos ojos

  • Problema repentina para hablar o habla arrastrando las palabras

  • Problemas para comprender lo que otros dicen

  • Dolor de cabeza muy fuerte y repentino

  • Mareo, pérdida del equilibrio o sensación de caerse o de que todo le da vueltas

  • Desmayos o convulsiones

Prevención

  • Tome sus medicamentos exactamente según lo indicado. No se saltee ninguna dosis.

  • Aprenda a medir su presión arterial. Lleve un registro de esos valores para mostrarle a su médico.

  • Modifique su dieta si su médico le indica hacerlo. Es posible que su médico le sugiera reducir su consumo de sal. Si ese es el caso, aquí tiene algunas sugerencias:

    • Limite el consumo de alimentos enlatados, envasados y las comidas rápidas.

    • No agregue sal a las comidas en el momento de comerlas.

    • Sazone las comidas con hierbas en lugar de usar sal al cocinar.

  • Mantenga un peso saludable. Busque ayuda para bajar los kilos de más que pueda tener.

  • Comience un programa de ejercicios. Pida a su médico que le aconseje cómo empezar. Actividades simples, como caminar o trabajar en el jardín, pueden serle de mucho beneficio.

  • No beba más de dos tragos de alcohol al día.

  • Conozca cuál es su nivel de colesterol. Siga las recomendaciones de su médico sobre cómo mantener su nivel de colesterol controlado.

  • Si fuma, deje de hacerlo. Inscríbase en un programa antitabaco para tener mayores probabilidades de lograrlo. Hable con su médico para ver qué medicamentos o qué otros métodos pueden ayudarle a dejar de fumar.

  • Su proveedor de atención médica le dará información sobre los cambios en la dieta que probablemente necesite hacer según su situación. Probablemente le recomiende que consulte a un dietista certificado para que le ayude con esos cambios. Los cambios pueden incluir:

    • Reducir el consumo de grasas y colesterol

    • Reducir el consumo de sodio (sal), especialmente si tiene la presión arterial alta

    • Comer más verduras y frutas frescas

    • Comer proteínas magras, de fuentes tales como pescado, carne de ave y legumbres (frijoles y chícharos o arvejas) y comer menos carnes rojas y procesadas

    • Consumir productos lácteos con menos contenido de grasa

    • Consumir aceites vegetales o de nueces en cantidad moderada

    • Limitar los dulces y los alimentos procesados tales como las papas fritas (chips), las galletas o los alimentos panificados

  • Si tiene sobrepeso u obesidad, su proveedor de atención médica colaborará con usted para que baje de peso y reduzca su índice de masa corporal (BMI, por sus siglas en inglés) hasta un nivel normal o cercano a la normalidad. Hacer cambios en la dieta y aumentar su nivel de actividad física puede ayudar.

  • Comience un programa de ejercicios. Consulte con su médico sobre la forma en que puede comenzar y qué cantidad de actividad le recomienda que haga por día o por semana. Actividades simples, como caminar o trabajar en el jardín, pueden serle de mucho beneficio.

  • Limite su consumo de bebidas alcohólicas. Es recomendable que los hombres no tomen más de dos copas diarias y que las mujeres no tomen más de una por día.

  • Conozca cuál es su nivel de colesterol. Siga las recomendaciones de su médico sobre cómo mantener controlado su nivel de colesterol.

  • Si fuma, deje de hacerlo. Inscríbase en un programa antitabaco para tener mayores probabilidades de lograrlo. Hable con su médico para ver qué medicamentos o qué otros métodos pueden ayudarle a dejar de fumar.

  • Aprenda técnicas de manejo del estrés que le ayudarán a sobrellevar la tensión del hogar y del trabajo.

Visitas de control

  • Algunos medicamentos requieren análisis de sangre para ver cuál es su avance o si surge algún problema. Cumpla las citas de control para hacerse los análisis de sangre ordenados por sus médicos.

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.