Instrucciones de alta para el cáncer del cerebro - Fairview Health Services
 
Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Instrucciones de alta para el cáncer del cerebro

A usted le han diagnosticado cáncer del cerebro, el cual consiste en el crecimiento anormal e incontrolado de las células en el cerebro. El tratamiento para el cáncer del cerebro puede incluir cirugía, quimioterapia, radioterapia o una combinación de estas tres. Las recomendaciones que se presentan aquí son para el cuidado general. Pida al médico que le dé información adicional relacionada con su condición específica.

Cuidados en la casa después de la cirugía

La cirugía es el tratamiento primario para el cáncer de cerebro. Le han hecho un procedimiento llamado “craneotomía”, que consiste en la apertura quirúrgica del cráneo para que el médico pueda operar el cerebro. La recuperación después de una craneotomía varía según los motivos por los que se lleve a cabo el procedimiento. Esto es lo que debe hacer en casa después de la cirugía.

  • Aumente su actividad lentamente.

  • No conduzca hasta que su médico le diga que puede hacerlo.

  • Dúchese cuando sea necesario, pero mantenga su herida seca. Puede lavarse el pelo con jabón suave una vez que le hayan quitado los puntos o grapas. Séquese la cabeza dando toques suaves. No aplique aceites, talcos, lociones ni cremas sobre la herida.

  • No levante nada que pese más de 10 libras (4.5 kg) hasta que le indiquen que puede hacerlo.

  • Tome los medicamentos exactamente según lo indicado.

Cuidados en la casa después de la quimioterapia

Esto es lo que debe hacer en casa después de la quimioterapia para el cáncer de cerebro. 

Prevenga las lesiones en la boca

Muchas personas tienen lesiones en la boca durante la quimioterapia. No se desanime si a usted también le ocurre esto, aun cuando esté siguiendo todas las instrucciones del médico. Haga lo siguiente para ayudar a prevenir las lesiones en la boca o aliviar las molestias.

  • Cepíllese los dientes con un cepillo de cerdas suaves después de cada comida.

  • No use hilo dental si su conteo de plaquetas es menor de 50,000. Su médico o enfermera le dirán si ese es su caso.

  • Use un hisopo oral o un cepillo especial suave si sus encías sangran durante el cepillado normal.

  • Use el enjuague bucal que le hayan dado según le indiquen.

  • Si usted no puede tolerar los métodos regulares, use sal y bicarbonato de sodio para limpiarse la boca. Mezcle una cucharadita de sal y una cucharadita de bicarbonato de sodio en un vaso de ocho onzas (237 cc) de agua tibia. Enjuague y escupa.

  • Revise su lengua y su boca para ver si hay manchas blanquecinas. Esta es una señal de infección causada por hongos, un efecto secundario común de la quimioterapia. Asegúrese de decirle a su médico sobre esas manchas. Puede que le indiquen algún medicamento para combatir la infección causada por los hongos.

Cómo controlar otros efectos secundarios

Aquí tiene algunas sugerencias:

  • Trate de hacer ejercicio. El ejercicio le dará fortaleza y mantendrá activos su corazón y sus pulmones. Camine hasta donde pueda sin marearse o debilitarse.

  • No se sorprenda si su tratamiento le causa pequeñas quemaduras en la piel. Algunos medicamentos usados en dosis elevadas pueden hacer que esto suceda. Pida una crema que le ayude a aliviar las quemaduras y proteja su piel.

  • Hágales saber a su médico si le duele la garganta. Puede que tenga una infección que requiere tratamiento.

  • Recuerde que muchos pacientes se sienten enfermos y pierden su apetito durante el tratamiento. Coma pequeñas cantidades de comidas varias veces al día para mantenerse fuerte.

    • Escoja alimentos suaves con poco sabor u olor si está teniendo reacciones fuertes a la comida.

    • Asegúrese de cocinar bien todos los alimentos para matar las bacterias y ayudar a prevenir infecciones.

    • Escoja alimentos blandos, ya que es menos probable que le causen irritación estomacal.

  • Manténgase limpio. Durante el tratamiento su cuerpo no puede luchar muy bien contra los gérmenes.

    • Tome baños de tina cortos o duchas con agua tibia. Evite el agua muy fría o muy caliente.

    • Use jabón humectante. El tratamiento puede resecar mucho su piel.

    • Aplíquese loción humectante varias veces al día para ayudar a aliviar la piel reseca.

Cuidados en la casa después de la radioterapia

Esto es lo que debe hacer en casa después de la radioterapia por cáncer de cerebro.

Cuidado de la piel 

Sugerencias para el cuidado de su piel:

  • No se frote ni use jabón en la zona tratada.

  • Pregúntele a su equipo de terapia qué loción puede usar.

  • Evite el sol en las zonas tratadas. Pregúntele a su equipo de terapia qué protección solar puede usar.

  • No se quite las marcas de tinta a menos que el radioterapeuta se lo indique. No se frote ni use jabón en las marcas cuando se lave. Aplique agua abundante y luego seque con una toalla dando toques suaves.

  • Proteja su piel del frío o el calor. Evite jacuzzis, saunas, compresas calientes y compresas frías.

  • Use ropa suave y holgada para evitar que su piel se roce.

  • Evite las piscinas y los jacuzzis durante el tratamiento.

Otros cuidados en la casa

A continuación, verá sugerencias de otras cosas que puede hacer en su casa:

  • Compre y guarde alimentos fáciles de preparar.

  • Coma alimentos ricos en proteínas y calorías.

  • Beba abundante cantidad de agua y otros líquidos a menos que le indiquen otra cosa.

  • Consulte al médico antes de tomar cualquier tipo de vitaminas.

  • Prepárese para la caída del cabello en la zona tratada.

  • Si su boca o su garganta se resecan o se irritan, beba agua fría. También pueden ayudarle unos trocitos de hielo.

Cuándo debe llamar a su médico

Llame a su médico de inmediato si nota alguno de los siguientes síntomas:

  • Señales de infección alrededor de la herida quirúrgica (enrojecimiento, secreción, calor, dolor)

  • Incisión que se abre o se separa

  • Confusión o alucinaciones

  • Desmayos o pérdida del conocimiento

  • Pérdida de la memoria o dificultad para hablar

  • Visión doble o borrosa; pérdida parcial o total de la visión

  • Adormecimiento, hormigueo o debilidad en la cara, brazos, piernas o pies

  • Rigidez en el cuello

  • Fiebre de 101°F (38.3°C) o más, o escalofríos

  • Sensibilidad severa a la luz (fotofobia) o dolor de cabeza intenso

  • Convulsiones

  • Problemas para controlar sus intestinos o su vejiga

  • Dolor de cabeza persistente o que empeora

  • Cansancio excesivo

  • Náuseas o diarrea persistentes

  • Salpullido nuevo

  • Dolor o hinchazón de las piernas

 

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.