Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Tratamiento de las enfermedades respiratorias víricas en los niños

Las enfermedades respiratorias víricas incluyen los catarros, la gripe y el virus respiratorio sincitial (VRS). El tratamiento se concentra en aliviar los síntomas del niño y asegurar que la infección no empeore. Los antibióticos no sirven para combatir los virus. Consulte siempre con un médico si el niño tiene dificultad para respirar.

Niña sentada en la cama, tomando agua. Ayude a su niño a sentirse mejor

  • Dele de beber abundantes líquidos claros, como agua o jugo de manzana, a la temperatura ambiente.

  • Asegúrese de que el niño guarde mucho reposo.

  • Si se trata de un bebé, manténgale la nariz desatascada utilizando un dispositivo de succión manual con perilla de goma para extraer el moco.

  • Eleve ligeramente la cabeza del niño con almohadas para que respire mejor.

  • Utilice un humidificador o vaporizador de aire fresco en la habitación del niño para mantener el aire húmedo y las fosas nasales desatascadas.

  • No permita que nadie fume cerca del niño.

  • Trate la fiebre del niño con acetaminofén infantil (Tylenol para niños). Para los bebés de 6 meses o más, puede usar a cambio ibuprofeno (Motrin para niños) para ayudar a reducir la fiebre. (Nunca le dé aspirina a niños menores de 18 años, ya que podría causar una enfermedad rara pero seria llamada síndrome de Reye.)

Cuándo debe llamar al médico

La mayoría de los niños se recuperan de los catarros y la gripe a su propio ritmo, con el reposo y el cuidado adecuados. Si el niño muestra alguno de los siguientes síntomas, es posible que necesite atención médica. Llame a su médico si el niño:

  • Tiene fiebre que sobrepasa los 100.4°F (38°C) oral o 101.4°F (38.5°C) rectal o más alta, o como le indique el proveedor de atención médica.

  • Tiene náuseas o vómito; no logra retener ni siquiera pequeñas cantidades de líquido.

  • Hace más de 6 horas que no orina, o la orina tiene un color o un olor fuerte.

  • Tiene una tos seca o persistente; produce un sonido sibilante o tiene dificultad para respirar.

  • Tiene mucho dolor o aumento del dolor.

  • Tiene una erupción en la piel.

  • Está muy cansado o aletargado.

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.