Print

Doctors and providers who treat this condition

  

La meningitis vírica en los niños

La meningitis es una infección de la membrana y el líquido que rodea el cerebro y la médula espinal. La meningitis vírica se produce a consecuencia de una infección vírica y a menudo comienza como una enfermedad diferente, por ejemplo una “gripe estomacal”. La mayoría de los casos de meningitis vírica ocurren en niños menores de 5 años de edad. La meningitis vírica suele ser leve y a menudo desaparece sin necesidad de tratamiento. Es mucho menos grave que la meningitis bacteriana.

Niño afligido en una cama. Mujer que apoya la mano sobre el hombro del niño. Síntomas de meningitis

Basándose únicamente en los síntomas, es difícil determinar si un niño tiene meningitis bacteriana o vírica. Debido a que la meningitis bacteriana requiere tratamiento lo antes posible, llame de inmediato al 911 o al servicio de emergencias si el niño tiene alguno de los siguientes síntomas:

  • Fiebre de más de 100.5°F

  • Dolor de cabeza grave que no desaparece

  • Cuello rígido (espalda o cuello arqueado en los bebés)

  • Náuseas o vómitos con dolor de cabeza

  • Somnolencia; dificultad para despertarse

  • Irritabilidad; no le gusta que lo toquen

  • Erupción con moretones o manchas en la piel

  • Sensibilidad a la luz

Nota: Si un recién nacido o un bebé se muestra muy irritable, somnoliento o apenas come, llévelo al médico de inmediato.

Diagnóstico de la meningitis

Se realizan pruebas para diagnosticar la meningitis y determinar si la infección es bacteriana o vírica. Entre estas pruebas se encuentran las siguientes:

  • Punción espinal: se toma una muestra del líquido espinal de la parte inferior de la espalda para ver si hay señales de bacterias o de virus. Esta es la prueba definitiva para el diagnóstico de la meningitis.

  • Cultivo faríngeo: con un palillo de algodón se toma una muestra de las secreciones de la garganta para analizarla y determinar si contiene bacterias.

  • Pruebas de diagnóstico por imagen: entre estas pruebas se encuentran las radiografías y la tomografía computarizada (TC) para examinar las áreas donde hay hinchazón e inflamación.

Tratamiento de la meningitis vírica

La meningitis vírica suele desaparecer por sí sola al cabo de 10 días aproximadamente. En caso necesario, su médico podrá recomendar ciertos medicamentos para que el niño tenga menos molestias. Una vez que el niño se haya recuperado, es posible que el médico le pida que haga visitas de control para comprobar si tiene algún problema de la vista, audición, movimiento o funciones mentales.

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.