Print

Doctors and providers who treat this condition

  

La gastroenteritis viral en los niños

La gastroenteritis viral se llama a veces “gripe intestinal” pero en realidad no tiene nada que ver con la gripe. Se trata de una irritación del estómago y del intestino debida a una infección viral. La mayoría de los niños con gastroenteritis mejoran a los pocos días sin necesidad de tratamiento médico. Debido a que un niño con gastroenteritis puede tener dificultad para retener el líquido, corre riesgo de deshidratación y debe vigilarse estrechamente su estado.Un niño y una niña lavándose las manos.

Síntomas de la gastroenteritis viral

Los síntomas de gastroenteritis incluyen diarrea (excrementos sueltos o líquidos) acompañada a veces de náuseas y vómito. Es posible que el niño tenga cólicos o dolor en la zona del estómago. También puede tener fiebre o dolor de cabeza. Los síntomas suelen durar aproximadamente 2 días, pero pueden tardar hasta 10 días en desaparecer completamente.

¿Cómo se transmite la gastroenteritis viral?

La gastroenteritis viral es muy contagiosa. Los virus que causan infecciones se transmiten a menudo de una persona a otra por medio de las manos (cuando éstas se dejan sin lavar). Los niños pueden contraer el virus en la comida, los utensilios de comer o los juguetes. Las personas que han tenido la infección pueden contagiar el virus a otros aún cuando ya se sientan mejor. En algunos casos, una persona puede tener el virus sin manifestar síntomas. Como consecuencia de todos estos factores, los brotes de gastroenteritis son comunes en las guarderías y otros lugares donde hay agrupamiento de niños.

Tratamiento

La mayoría de los casos de gastroenteritis viral se alivian sin necesidad de tratamiento. (Los antibióticos NO sirven para combatir las infecciones virales.) El objetivo del tratamiento es hacer que el niño esté cómodo y prevenir la deshidratación. Los siguientes consejos pueden ser útiles:

  • Asegúrese de que el niño guarde mucho reposo.

  • Para prevenir la deshidratación:

    • Dele a su niño abundantes líquidos tales como agua o caldos. También puede darle una solución hidratante oral como Pedialyte, la cual puede conseguir en una tienda de alimentos o farmacia. Inicialmente, haga que el niño tome pequeños sorbos del líquido para evitar las náuseas.

    • No le dé a su niño bebidas que contengan mucha azúcar ya que pueden empeorar la diarrea. Tampoco le dé bebidas para deportistas, las cuales no tienen la mezcla adecuada de agua, azúcar y minerales, y podrían empeorar los síntomas.

  • Cuando su niño pueda volver a comer:

    • Dele sus comidas habituales.

    • Pregúntele al médico de su hijo si debe evitar algunos alimentos mientras se recupera de la gastroenteritis.

Cómo prevenir la gastroenteritis viral

Las siguientes precauciones pueden ayudar a reducir las probabilidades de que usted o su niño contraigan gastroenteritis viral o la transmitan a otros. 

  • Lávese las manos a menudo con agua caliente y jabón, especialmente después de ir al baño o cambiar el pañal del niño, y antes de preparar la comida, servirla o sentarse a comer.

  • Dígale al niño que se lave las manos a menudo.

  • Mantenga limpias las áreas donde prepara la comida.

  • Lave la ropa sucia sin demora.

  • Utilice pañales que tengan una capa exterior impermeable, o ropa interior de plástico.

  • Evite que el niño tenga contacto con personas enfermas.

  • Si su niño está enfermo, no lo lleve a la guardería.

  • Pregúntele a su proveedor de atención médica si su hijo debe recibir la vacuna contra el rotavirus. Esta vacuna protege a los bebés y niños pequeños contra la infección del rotavirus, la cual causa la gastroenteritis viral.

Obtenga atención médica de inmediato si el niño:

  • Es un bebé menor de 3 meses de edad, una temperatura rectal de 100.4 ° ​​F (38.0 º C) o más

  • Es un niño de 3-36 meses, una temperatura rectal de 102 ° F (39.0 º C) o más

  • Es un niño de cualquier edad, que tiene una temperatura de 103 ° F (39.4 º C) o más

  • Tiene fiebre que dura más de 24 horas en un niño menor de 2 años de edad o durante 3 días en un niño mayor de 2 años

  • Ha tenido una convulsión causada por la fiebre

  • Hace más de 6 horas que vomita y tiene diarrea.

  • Tiene diarrea sanguinolenta (con sangre).

  • Está aletargado.

  • Tiene dolor de estómago muy fuerte.

  • No logra retener ni siquiera pequeñas cantidades de líquido.

  • Muestra señales de deshidratación, como orina muy oscura o escasa, sed excesiva, boca seca o mareo.

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.