Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Convulsiones febriles

Las convulsiones ocurren cuando el cerebro envía señales eléctricas anormales al cuerpo. Un tipo común de convulsiones en los niños son las llamadas convulsiones febriles. Estas convulsiones pueden presentarse cuando el niño tiene una fiebre muy alta, especialmente si la fiebre aumenta de forma muy rápida. Ponga especial atención cuando su niño tenga un resfriado o fiebre, y controle la fiebre utilizando acetaminofén para niños (como Tylenol). NO LE DÉ aspirina al niño o a un bebé de 6 meses de edad o menos ibuprofeno. Las convulsiones suelen ocurrir cuando el niño está enfermo debido a trastornos tales como infecciones, gripe o varicela. Aunque las convulsiones febriles pueden ser muy alarmantes para los padres y las personas que cuidan al niño, normalmente son de corta duración y no causan problemas.

Mujer con su bebé y sentir su frente para la fiebre

Síntomas de convulsiones febriles

Las convulsiones febriles pueden durar desde algunos segundos hasta muchos minutos. Son frecuentes en niños con una fiebre de 102°F o superior. Los síntomas más comunes de convulsiones febriles son los siguientes:

  • Contracciones musculares involuntarias

  • Pérdida del conocimiento

  • El niño se muerde el interior de la mejilla o la lengua

  • Aprieta fuerte los dientes o las mandíbulas

  • Pérdida del control de la vejiga o del intestino

  • Cambios en el ritmo de la respiración

Después de las convulsiones, los niños están a menudo soñolientos o confusos. Pueden tener dolor de cabeza y es posible que no recuerden las convulsiones.

Qué hacer si su niño tiene convulsiones

Si el niño muestra señales de que está teniendo convulsiones febriles:

  • Conserve la calma.

  • Asegúrese de que el niño respira.

  • Coloque al niño de costado.

  • Aleje del alcance del niño todos los objetos con los que pueda golpearse.

  • Afloje la ropa alrededor del cuello y la cabeza del niño.

  • Permanezca al lado del niño hasta que hayan terminado las convulsiones.

Llame al médico e infórmelo de las convulsiones. Es importante que sepa describir lo que pasó antes, durante y después de las convulsiones.

Lo que no debe hacer durante las convulsiones

  • No trate de restringir los movimientos del niño.

  • No ponga nada en la boca del niño.

  • No le dé al niño nada de comer ni de beber hasta que esté despierto y alerta.

Llame al 911 o vaya a la sala de emergencias si el niño:

  • Tiene fiebre que sobrepasa los 104°F.

  • Está teniendo convulsiones por primera vez.

  • Tiene convulsiones durante más de 5 minutos.

  • Tiene dificultades para respirar.

  • Tiene una coloración azulada en la piel.

  • Tiene un trastorno cardíaco diagnosticado previamente.

  • Tiene el cuello rígido o se siente muy débil o cansado.

  • Se lesiona durante las convulsiones.

  • Permanece inconsciente, confuso o no responde al estímulo durante más de 5 minutos después de las convulsiones.

  • Vuelve a tener convulsiones poco después de haber tenido el primer episodio.

  • Se sacude o tiene temblores después de las convulsiones.

  • Vomita durante el ataque.

Llame a su médico

Llame al consultorio del médico si su niño sano tiene alguno de los signos o síntomas que se describen a continuación:

  • En un bebé menor de 3 meses, una temperatura rectal de 100.4 ° ​​F (38.0 º C) o más.

  • En niños de 3-36 meses, una temperatura rectal de 102 ° F (39.0 º C) o más.

  • En un niño de cualquier edad que tiene una temperatura de 103 ° F (39.4 º C) o más.

  • Una fiebre que dura más de 24 horas en un niño menor de 2 años de edad o durante 3 días en un niño mayor de 2 años.

  • Una convulsión causada por la fiebre.

Tratamiento de las convulsiones febriles

El tratamiento de las convulsiones febriles suele requerir la reducción de la fiebre con acetaminofén para niños. Humedecer la piel del niño con una esponja mojada en agua tibia puede ayudar a reducir la temperatura. Si el niño tiene otro problema médico, como una infección de oídos, el tratamiento de ese problema con medicamentos puede prevenir futuras convulsiones. Un niño que ha tenido convulsiones febriles suele seguir teniéndolas. En la mayoría de los casos, la tendencia a tener convulsiones febriles desaparece después de los 6 años de edad.

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.