Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Cómo hacer frente a las convulsiones en los niños

Los niños con epilepsia pueden tener convulsiones solo de vez en cuando, o bien tenerlas todos los días. Aunque las convulsiones pueden ser muy inquietantes para los padres y las personas que cuidan niños, no son dolorosas y suelen ser cortas.

 

Qué hacer si su niño tiene convulsiones

Si el niño muestra señales de que está teniendo una convulsión (también llamada “crisis de gran mal”):

  • Conserve la calma.

  • Asegúrese de que el niño esté respirando.

  • Haga rodar al niño para que quede de costado.

  • Póngalo en el suelo, en un lugar seguro.

  • Aleje del alcance del niño todos los objetos con los que pueda golpearse.

  • Afloje la ropa alrededor del cuello y la cabeza del niño.

  • Permanezca al lado del niño hasta que haya terminado la convulsión.

Observe para poder describir luego lo que pasó antes, durante y después de la convulsión.

 

Lo que no debe hacer durante una convulsión o después

  • No intente restringir los movimientos del niño.

  • No ponga nada en la boca del niño.

  • No despierte al niño si se queda dormido después de una convulsión.

  • No le dé al niño nada de comer ni de beber hasta que esté despierto y alerta.

 

Cuide la seguridad de su hijo

  • Haga una lista de medidas de seguridad con su médico para evitar que su hijo se lesione cuando tenga convulsiones.

  • Vigile atentamente al niño cuando esté nadando o bañándose para mantenerlo fuera de peligro en caso de que tenga una convulsión.

  • Informe de la enfermedad del niño a las otras personas que lo cuidan. Explíqueles cómo deben responder en caso de que tenga una convulsión.

  • Si el niño está tomando medicamentos, asegúrese de que los toma siguiendo exactamente las instrucciones del médico.

  • Lleve la cuenta de la cantidad de pastillas y recetas para resurtido que le quedan. Si le quedan pocas, llame a su médico para que le haga una nueva receta.

 

 

 

Llame al 911 o a un servicio de emergencias si su hijo:

  • Tiene dificultad para respirar.

  • Tiene la piel azulada.

  • Tiene un problema de corazón.

  • Se lastima durante la convulsión.

  • Tiene una convulsión que dura más de cinco minutos

  • Tiene una convulsión que parece diferente a lo usual.

  • Permanece inconsciente o confundido, o no responde durante más de cinco minutos después de una convulsión.

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.