Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Después de una cirugía de la mano

Mientras mejor se cuide a sí mismo, y especialmente a la mano, después de su operación, más rápido sanará. Siga las instrucciones de su cirujano. Procure no golpearse la mano, y no mueva ni levante nada mientras tenga puestos los vendajes, una férula o un yeso.

Cuídese la mano

  • Los primeros días después de la operación, mantenga la mano elevada por encima del nivel de corazón para disminuir la hinchazón y el dolor.

  • Para prevenir infecciones y acelerar la curación, tome precauciones para evitar que el yeso o los vendajes se mojen.

Alivie su dolor según las indicaciones

Su cirujano podría recetarle medicamentos para el dolor o recomendarle que tome un antiinflamatorio. Quizás le indiquen también aplicarse hielo (u otra fuente de frío) a la mano. Si usa cubitos de hielo, colóquelos en una bolsa plástica y luego póngase la bolsa sobre los vendajes. Déjese puesta la fuente de frío sobre la mano mientras le brinde comodidad. Haga esto varias veces al día los primeros días después de su operación. Es posible que tenga que esperar varios minutos hasta sentir que el frío haya penetrado el yeso o los vendajes.

Vaya a las visitas de control con su cirujano

Durante la visita de control después de la operación, su cirujano comprobará sus progresos y quizás le quite los puntos, los vendajes, la férula o el yeso, o le ponga un nuevo yeso o férula. Si la mano ha cicatrizado lo suficiente, el cirujano podría recetarle algunos ejercicios.

Haga los ejercicios que le receten para la mano

Es posible que su cirujano le recomiende hacer ejercicios, posiblemente bajo la supervisión de un fisioterapeuta. Los ejercicios le fortalecen la mano, la ayudan a recobrar la flexibilidad y restablecen su buen funcionamiento. Haga los ejercicios según las indicaciones.

Llame a su cirujano si tiene…

  • Fiebre por encima de 100°F.

  • Efectos secundarios de los medicamentos, como náuseas por mucho tiempo.

  • Un vendaje mojado, suelto o demasiado apretado.

  • Sangrado excesivo.

  • Dolor o adormecimiento continuo y cada vez mayor.

  • Indicios de infección (como calor o enrojecimiento) en la zona de la incisión.

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.