Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Síndrome de la espinilla dolorosa

El dolor que aparece en el frente de la parte baja de la pierna a menudo recibe el nombre de “síndrome de la espinilla dolorosa” (o en inglés, “shin splints”). Una causa frecuente de este dolor es la tendinitis o inflamación de los tendones (unas bandas de tejido resistente y fibroso que conectan el músculo al hueso). Cuando se inflaman los tendones de los músculos cercanos a la tibia (hueso de la espinilla), el dolor se siente a lo largo de toda la espinilla. El síndrome de la espinilla dolorosa suele afectar a deportistas y corredores, y, generalmente, se debe al exceso de uso. Otra causa menos común es tener pie plano con un arco bajo.

Síntomas del síndrome de la espinilla dolorosa

Los síntomas del síndrome de la espinilla dolorosa tienden a comenzar en forma de un dolor sordo que empeora con el tiempo. El dolor también puede ser agudo o punzante. Con frecuencia, los síntomas suelen aliviarse descansando las piernas. El dolor puede surgir tanto durante la actividad como después. Más adelante, el dolor puede volverse continuo con casi cualquier actividad.

Su evaluación

Su médico le hará preguntas sobre sus actividades y su historia clínica. Asegúrese de mencionar al médico todas las lesiones que ha tenido. El diagnóstico suele hacerse basado en la historia clínica y un examen físico. No hay pruebas específicas para el síndrome de la espinilla dolorosa, pero quizás el médico decida hacerle algunos exámenes para descartar la posibilidad de que usted tenga una fractura por sobrecarga en la tibia. Estos exámenes pueden incluir una radiografía, una gammagrafía ósea (exploración del hueso) o una resonancia magnética (abreviada MRI por sus iniciales en inglés).

Hombre recostado en un sofá, leyendo, con las piernas apoyadas sobre almohadas. Tiene compresas de hielo en la parte delantera de las pantorrillas. Tratamiento del síndrome de la espinilla dolorosa

Siga estas instrucciones y cualquier otra indicación que le den.

  • Reposo: Disminuya el tiempo que pasa corriendo y haciendo deportes de alto impacto o evítelos del todo, para dejar que sus piernas descansen y la lesión se cure.

  • Hielo: Póngase hielo en las zonas adoloridas. Use una compresa de hielo o una bolsa de chícharos (arvejas) congelados. Coloque un paño delgado entre la fuente de frío y la piel. Aplíquese el hielo durante 15 minutos cada tres horas.

  • Medicamentos: Tome antiinflamatorios no esteroides (AINE), como ibuprofeno, siguiendo las instrucciones del médico.

Prevención del síndrome de la espinilla dolorosa

Para prevenir el síndrome de la espinilla dolorosa en el futuro:

  • Caliente antes de comenzar. Realice suaves ejercicios de estiramiento de las pantorrillas.

  • No se exceda al ejercitarse.

  • Evite correr en superficies duras.

  • Si tiene pie plano o los arcos bajos, considere la posibilidad de usar una ortesis o plantillas para corregir ese problema.

Asegúrese de usar calzado diseñado especialmente para correr, que brinde buen soporte y tenga suelas acolchonadas.

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.