Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Lesión de la médula espinal

ADVERTENCIA

No traslade a una persona con una lesión en la médula espinal a menos que sea para salvarle la vida. Llame al 911 y espere ayuda.

La médula espinal es un haz largo de fibras nerviosas que se extiende desde la base del cráneo hasta más abajo de la cintura; está protegido por los huesos de la columna. Los nervios de la médula espinal transportan mensajes entre el cerebro y el resto del cuerpo. Por esta razón las lesiones a la médula espinal son muy graves, pudiendo causar falta de sensibilidad en las zonas inferiores al área lesionada (adormecimiento) o la pérdida de la capacidad de movimiento (parálisis). El tratamiento de emergencia puede ayudar a prevenir daños permanentes o reducir la gravedad de la lesión.

Vista posterior de una persona en donde se ve la médula espinal.

¿A qué se deben las lesiones a la médula espinal?

Los accidentes automovilísticos, las caídas, lesiones por deportes y heridas de bala son los factores que causan la mayoría de los daños a la médula espinal. Las descargas eléctricas también pueden lesionar la médula. Todas las personas son susceptibles a lesionarse la médula, pero los afectados con mayor frecuencia son los hombres jóvenes que tienen entre 15 y 25 años de edad.

Cuándo debe acudir a la sala de emergencias ("ER" por su sigla en inglés)

Una lesión de la médula espinal es una emergencia médica extrema. Para cualquier persona que pueda tener una lesión en la espalda o el cuello, llame al 911 o a los servicios de emergencia de inmediato. No trate de mover a la persona afectada, porque esto podría causarle aún más daños.

Qué puede esperar en la ER

Los médicos y enfermeras que atienden a la persona afectada actuarán con rapidez. Usted puede ayudar respondiendo preguntas sobre la lesión. Mientras tanto, se examinará a la persona afectada y se le medirá la respiración, la frecuencia cardíaca y la presión arterial. Para ayudarla a respirar, podrían administrarle oxígeno a través de una máscara o colocarle un tubo endotraqueal en la garganta. Para ayudar a determinar la gravedad de la lesión, podrían hacerse una o más pruebas:

  • Radiografías, para descubrir los daños a la médula.

  • Una tomografía computarizada ("CT" por su sigla en inglés), que combina radiografías y exploraciones efectuadas por computadora. El resultado es una imagen detallada de la columna espinal.

  • Una prueba de imágenes por resonancia magnética ("MRI" por su sigla en inglés), que utiliza imanes potentes y ondas de radio para producir imágenes claras de la médula y los nervios.

  • Análisis de sangre, para ayudar a determinar si hay derrames o hemorragias.

  • Análisis de muestras de orina, para ver si hay señales de problemas en los riñones o la vejiga.

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.