Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Cómo tomar los medicamentos para el dolor

Los medicamentos pueden ayudarle a controlar el dolor y se pueden administrar de muchas maneras, por ejemplo en pastillas, parches o con una bomba especial. A medida que se sienta mejor, es posible que le indiquen cambiar la manera de tomarlos.

Pastillas, tabletas y esprays

Algunos medicamentos deben tragarse enteros, otros se dejan disolver en la boca y otros pueden aplicarse como espray nasal.

Parches y supositorios

Si no puede tomar medicamentos por vía oral, un parche en la piel proporciona medicamentos para varios días. Algunos medicamentos se introducen en el recto.

Sondas intravenosas y bombas PCA

La sonda intravenosa (IV) consiste en un catéter (un tubo estrecho) que envía medicamentos a una vena de la mano o del antebrazo. Con una bomba PCA (“analgésico controlado por el paciente”, por sus siglas en inglés), usted oprime un botón para administrarse una dosis del analgésico (medicamento para aliviar el dolor). En algunos casos, también puede que se utilice una bomba PCA que administra analgésico en forma continua; de ese modo, usted no necesita presionar ningún botón.

Inyecciones

En algunos casos se usan inyecciones para tratar el dolor en una zona determinada. Por ejemplo, una inyección de esteroides en una articulación puede reducir el dolor en esa articulación. En algunos casos, se inyecta medicamento anestésico local en los nervios; esto se conoce como bloqueo nervioso.

Anestesia espinal y epidural

La anestesia espinal y la anestesia epidural se emplean para aliviar el dolor intenso. Los medicamentos se administran cerca del líquido cefalorraquídeo, o directamente en ese líquido, que rodea la médula espinal. Este método también se conoce como “administración intratecal” y, ya sea epidural o espinal, permite bloquear el dolor en una zona del cuerpo, a menudo de la cintura para abajo.

¿Me volveré adicto?

Se considera que la adicción es una enfermedad. Es una forma de enfermedad mental en la que una persona tiene uno o más de los siguientes síntomas: no tiene control (o es muy poco) sobre el uso de drogas, utiliza drogas en forma compulsiva, continúa usando drogas a pesar de que le causan daños, y siente deseos intensos de consumir drogas. Esto puede suceder, aunque no con frecuencia, en pacientes a quienes se les recetan medicamentos opioides. Es muy poco habitual que haya adicción si los medicamentos se usan según las indicaciones. Sin embargo, es normal, que el cuerpo se acostumbre a los opioides. Esto se conoce como dependencia física. Es posible, por ejemplo, que tenga temblores si interrumpe el tratamiento bruscamente. Para evitar esto, le reducirán gradualmente la dosis de opioides cuando ya no los necesite.

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.