Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Los cálculos renales

Los riñones son órganos en forma de frijol que actúan como purificadores químicos del organismo, filtrando constantemente la sangre para eliminar el exceso de líquidos y las materias de desecho. Los riñones sanos mantienen el equilibrio químico que el cuerpo necesita.

Corte transversal del tracto urinario en donde se muestran cálculos renales. Los cálculos se forman en el cáliz del riñón. Habitualmente, los cálculos coraliformes son consecuencia de una infección. Pueden crecer hasta llenar completamente el riñón. Algunos cálculos desplazan el riñón hacia la pelvis, lo que bloquea el flujo de orina. Los cálculos suelen alojarse en el uréter. Esto irrita el tejido, bloquea el flujo de la orina y es posible que provoque la presencia de sangre en la orina.

¿Qué son los cálculos renales?

Los cálculos renales están compuestos de sustancias químicas cristalizadas que se separan de la orina. Estos cristales se acumulan y forman “piedras” o cálculos en el cáliz renal. Pueden permanecer en el riñón o desplazarse por el tracto urinario.

Por qué se forman los cálculos renales

Los cálculos renales pueden formarse por muchos motivos. Si no bebe suficiente líquido, por ejemplo, no tendrá orina suficiente para diluir los productos químicos, los cuales, en ese caso, pueden cristalizarse y formar cálculos.

  • La pérdida de agua (deshidratación) aumenta la concentración de la orina y puede producir cálculos.

  • Algunos alimentos contienen grandes cantidades de productos químicos que pueden cristalizarse y formar cálculos.

  • Las infecciones renales favorecen la formación de cálculos, ya que dificultan el flujo de la orina y pueden cambiar su nivel de acidez.

  • La historia familiar: Si sus familiares han tenido cálculos renales, es más probable que usted también los tenga.

Dónde se forman los cálculos

Los cálculos comienzan en unas cavidades del riñón llamadas cálices renales. Algunos permanecen en el cáliz donde se formaron y se desarrollan, mientras que otros se desplazan hacia la pelvis renal o bien hacia el uréter, donde pueden atascarse, obstruir el flujo de la orina y producir dolor.

Síntomas

Muchos cálculos renales pueden causar un dolor repentino e intenso y sangre en la orina. En algunos casos pueden producir náuseas, deseo frecuente de orinar y escozor al hacerlo. Los síntomas suelen depender del tamaño de los cálculos y del lugar donde se encuentren. La fiebre puede indicar la presencia de una infección seria. Llame a su médico de inmediato si desarrolla fiebre.

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.