Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Cirugía de un tumor en la boca o la garganta

Puede ser necesario realizar una cirugía para extraer ya sea tumores benignos o cancerosos. Su equipo de atención médica le dirá qué puede esperar y le explicará los posibles riesgos y complicaciones de la operación, así como sus beneficios, otras opciones de tratamiento si las hay y cuál es el personal que participará de su tratamiento.

Primer plano de dos cirujanos en un quirófano con instrumentos y equipos de fondo.

El plan quirúrgico

Su operación puede tardar de varios minutos a varias horas. En primer lugar, le pondrán anestesia para que no sienta ninguna molestia. Dependiendo del tamaño y la ubicación del tumor, la cirugía puede incluir:

  • Extracción del tumor. Si el tumor es benigno, es posible que no necesite ningún otro tratamiento después de la operación; pero si es canceroso, tal vez tenga que hacerse también radioterapia o quimioterapia.

  • Asistencia respiratoria durante la extracción del tumor. Para esto podrían hacerle un pequeño agujero en la parte delantera de la garganta, por el cual le insertarán una cánula de traqueostomía que le ayudará a respirar.

  • Extraer algunos ganglios linfáticos de su cuello si su tumor es canceroso. Este procedimiento (denominado disección del cuello) se realiza si el tumor se ha propagado a los ganglios linfáticos del cuello a fin de ayudar a prevenir que el cáncer se propague. La información que se obtenga durante el procedimiento ayudará a determinar los pasos siguientes en el tratamiento.

  • Opciones reconstructivas para el defecto quirúrgico. Esto podría incluir que se use tejido del antebrazo, el muslo, el pecho, la espalda u otro sitio para reemplazar el tejido que le extrajeron durante la cirugía. En caso de ser necesitarlo, esto puede ayudarle a recuperar mejor el uso de la boca, la garganta o el cuello después del tratamiento.

Riesgos y complicaciones

Entre los riesgos y las complicaciones de la cirugía se incluyen:

  • Infección

  • Sangrado

  • Dificultades para hablar o deglutir

  • Dolor o falta de sensación en el sitio de la incisión

  • Pérdida del tono muscular o la amplitud de movimientos en la cara, el cuello o el brazo

  • Disminución del gusto, el olfato o el tacto

  • Cambio de aspecto físico

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.