Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Prueba de esfuerzo pulmonar con ejercicio

Esta prueba indica cuánto aire entra y sale de los pulmones cuando hace ejercicio. Durante la prueba, tendrá que caminar sobre una cinta rodante o montar en una bicicleta estacionaria. Esta prueba puede servir para diagnosticar el origen de sus problemas respiratorios. Pueden empezar en los pulmones, en el corazón o en ambos. Los resultados de la prueba también pueden mostrar qué nivel de actividad es seguro para usted.

Antes de la prueba

Llegue por lo menos 30 minutos antes para registrarse. Prepárese para la prueba siguiendo las instrucciones que recibió. Es posible que le pidan algo de lo siguiente:

  • Deje de comer y beber líquidos a partir de tres horas antes de la prueba. Si usted tiene diabetes, consulte qué puede comer o beber antes de la prueba.

  • Deje de fumar por lo menos entre ocho y doce horas antes de la prueba.

  • Deje de tomar ciertos medicamentos antes de la prueba.

  • Use zapatos cómodos para caminar, como calzado deportivo.

  • Si usa dentadura postiza, llévela para la prueba. 

Hombre con cables sujetos al pecho camina sobre una cinta rodante. Los cables se conectan a la máquina que se encuentra junto a la cinta rodante. Un proveedor de atención médica vigila la máquina. El hombre tiene un tubo en la boca y la nariz tapada. Un proveedor de atención médica toma la presión arterial del hombre.

Durante el examen

Le colocarán pequeñas almohadillas (electrodos) en la parte superior del cuerpo para controlar su frecuencia cardíaca. Un dispositivo que se sujeta a su dedo medirá la cantidad de oxígeno de su sangre. También tendrá un broche en la nariz y respirará a través de una boquilla:

  • Antes de comenzar a hacer ejercicio, es posible que le hagan una prueba llamada espirometría. Con ella, se mide la cantidad de aire que puede inhalar y exhalar en situación de reposo.

  • Mientras hace ejercicio, se controlan su frecuencia cardíaca, respiración y presión de la sangre. Siga con el ejercicio tanto como resista. Al acabar la prueba, déjese la boquilla en la boca hasta que le digan que puede quitársela.

  • Durante todo el proceso, podrían extraerle muestras de sangre. Esto se hace para medir la cantidad de oxígeno y dióxido de carbono presentes en la sangre al hacer ejercicio.

Después de la prueba

Puede volver a su dieta, actividades y medicamentos normales. Si le dijeron que dejara de tomar los medicamentos antes de la prueba, pregunte si debe volver a tomarlos ahora. El médico le comentará los resultados durante la visita siguiente.

Riesgos y complicaciones

Como sucede con muchos exámenes, esta prueba conlleva algunos riesgos que pueden incluir:

  • Dificultad para respirar o silbidos

  • Aumento o caída de la presión arterial

  • Desmayo, mareo o fatiga (cansancio)

  • Latidos o frecuencia cardíaca anormal

  • Ataque al corazón o ataque cerebral (muy poco frecuente)

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.